Público
Público

Galicia El coronavirus no frena la caza en Galicia

La Xunta ha establecido una serie de condiciones por las que se permite el desplazamiento de personas para la actividad cinegética.

El decreto de la Xunta establece condiciones especiales por las que se permite la caza, especialmente del jabalí, durante el estado de alarma./ Pixabay
El decreto de la Xunta establece condiciones especiales por las que se permite la caza, especialmente del jabalí, durante el estado de alarma./ Pixabay

público

Galicia vive en estado de alarma desde el pasado 14 de marzo. Colegios, bares, librerías y demás comercios se han visto obligados a cesar su actividad por la expansión del coronavirus en toda España, donde ya hay casi 40.000 infectados y 2.696 fallecidos, según el último conteo.

Sin embargo, la caza en territorio gallego no se detiene, al menos totalmente. Así lo ha decidido la Xunta de Alberto Núñez Feijóo, que el pasado 21 de marzo aprobó una resolución que establecía una serie de excepciones por las que la restricción de movimientos no afecte a los cazadores.

De esta forma, el Ejecutivo gallego levanta parcialmente el veto a la caza durante el estado de alarma, expidiéndose "autorizaciones excepcionales" siempre y cuando exista un riesgo de "accidentes de tráfico, daños a la agricultura o a la ganadería y riesgos en sanidad animal (prevención de la entrada de la peste porcina africana)".

La Xunta ponía especial atención en el decreto en la especie de jabalí. Este animal está muy presente en la geografía gallega y en los últimos años ha crecido el número de accidentes de tráfico en los que estaban involucrados ejemplares de esta especie. 

Desde la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo (ASCEL) consideran que estas medidas constituyen un "incumplimiento del estado de emergencia". "En una situación excepcional y grave no es admisible introducir confusión ni tratos de favor", argumentan.

ASCEL ha calificado de un "absoluto sarcasmo" las justificaciones realizadas por la Xunta para permitir la actividad cinegética y apuntan a que con estas disposiciones se está tratando de "contentar a algunos cazadores", estipulando que la caza es una "causa de fuerza mayor o situación de necesidad".

Ante esta situación, ASCEL ha solicitado la anulación del punto séptimo de la resolución aprobada por la Xunta, en el que se establecen estas excepciones, de forma que "ninguna actividad cinegética" quede exenta de las restricciones aprobadas para luchar contra el coronavirus. Además, reclaman que se expediente a los autores de dicha decisión.