Público
Público

Violencia de género Juana Rivas vuelve a denunciar a su expareja por maltrato físico y psicológico a sus hijos

Sus abogados piden la adopción de medidas cautelares urgentes y reclaman la competencia del Estado español sobre la violencia de género "padecida" por la madre granadina, condenada a cinco años de cárcel por sustracción de menores.

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

Juana Rivas, tras recoger la sentencia que la condena a cinco años de cárcel. / PEPE TORRES (EFE)

Juana Rivas ha presentado una nueva denuncia contra su expareja y padre de sus hijos, Francesco Arcuri, por malos tratos físicos y psicológicos a los niños, y ha pedido la adopción de medidas cautelares urgentes, según informan en un comunicado fuentes cercanas a Rivas. 

La última de ellas la interpuso el pasado lunes antes de volar de vuelta a España para recoger la sentencia en el Juzgado de lo Penal nº1 de Granada que la condena a cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores y a seis de inhabilitación de la patria potestad. Es la quinta denuncia que Rivas interpone en Italia contra Francesco Arcuri, pero tal como denuncian su defensa, ninguna de ellas ha tenido la más mínimo efecto ni investigación en el caso que se sigue en juzgado italiano que decide sobre la custodia de los hijos. En todas ellas, Juana ha pedido medidas cautelares ante lo que considera una situación de peligro inminente para sus hijos, que no se han aplicado.

"El padre ya se dirige al niño mayor con 'yo te mato', 'te quito de en medio'. La situación es más que preocupante. No hay respuesta alguna por la justicia italiana", señala el comunicado, que recoge que Juana Rivas tiene que "volver lo antes posible a Italia" y que hay que relanzar de nuevo su campaña de ayuda económica.

Ya en septiembre pasado y ante lo que el entorno de Rivas y organizaciones feministas consideran como una "inactividad absoluta" de los juzgados italianos, los abogados de esta Rivas iniciaron el proceso para reclamar la competencia del Estado español sobre la violencia de género "padecida" por esta vecina de Maracena y sus hijos. Para ello enviaron sendas cartas a todos los grupos políticos con representación parlamentaria, al Gobierno, a las comisiones de Igualdad y del menor del Congreso, así como a diputados de la Junta de Andalucía y del Parlamento Europeo. En el escrito explicaban las irregularidades del caso de Juana Rivas y pidieron su intervención por los cauces legales establecidos para protegerlos.

El pasado 30 de julio, el Fórum de Política Feminista y la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres denunciaron la sentencia del Juzgado de lo Penal 1 de Granada ante organismos de derechos humanos de Naciones Unidas. Esta denuncia supone una ampliación de la información que ambas organizaciones ya habían remitido al Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Ginebra en septiembre de 2017, sobre las irregularidades en el caso de Juana Rivas.

La denuncia resalta la aplicación de estereotipos y prejuicios de género en la sentencia de Rivas y la falta de actuación con "debida diligencia del Estado Español" para "investigar, sancionar y reparar este caso de violencia de género y tomar en consideración el interés superior del menor". 

Si bien en un primer momento se afirmó que una de las organizaciones denunciantes era la Asociación de Mujeres Juristas Themis, fuentes de estas organizaciones han desmentido haber interpuesto tal denuncia. Themis sí afirma que ya el pasado 27 de julio ya expresó su profundo desacuerdo con la sentencia y que se sumó al manifiesto “Somos una multitud irreflexiva y visceral que entiende a Juana Rivas y no al juez que la ha condenado”, firmado por más de veinte organizaciones de mujeres.

Juana Rivas ha presentado una nueva denuncia contra su expareja, Francesco Arcuri. / PEPE TORRES (EFE)

Rivas, que recogió el pasado martes en persona la notificación de la sentencia que la condena a cinco años de cárcel y a seis de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos por permanecer en paradero desconocido con ellos durante casi un mes en verano de 2017, insistió en pedir justicia para que sus hijos no vean que la "apalean" y la castigan.

El fallo la obliga también a pagar las costas procesales, incluidas las de la acusación, y a indemnizar con 30.000 euros a su expareja, condenado en 2009 por maltrato y al que ella volvió a denunciar en 2016.

Por su parte, su expareja y padre de sus hijos, Francesco Arcuri, dijo a través de un comunicado de su equipo jurídico que el "único interés" que lo mueve y moverá es el "superior beneficio" de los menores para que sigan con la "estabilidad y tranquilidad" que tienen ahora en Carloforte (Italia), y cree que las acciones de la madre son la "muestra palpable" de lo opuesto. 

Desde el entorno jurídico de Juana Rivas, han criticado en diversas ocasiones la forma en la que se realizó el peritaje del caso, especialmente el del hijo mayor, que se vio obligado en numerosas ocasiones a contar su experiencia delante de Arcuri, en el juicio que debe decidir sobre su custodia.