Público
Público

Pateras en el Estrecho Malestar en Salvamento Marítimo por la falta de espacios para los migrantes: "Nos obligan a ser parte de su custodia policial"

Fuentes de CGT lamentan la falta de recursos por parte de la Administración para desembarcar a las personas rescatadas en las costas andaluzas, que tiene que pasar la noche o largas horas a bordo de los barcos de rescate. "Nos obligan a ejercer la custodia de personas por falta de espacio en dependencia policiales".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de personas rescatadas por Salvamento Marítimo pasan la noche en suelo de la cubierta de un barco, en el puerto de Algeciras, ente la falta de espacio en tierra para desembarcarlos.- FOTO CEDIDA POR CGT

La imagen cada vez está siendo más habitual en las ciudades andaluzas donde Salvamento Marítimo (Sasemar) traslada a las personas rescatadas de las pateras en el mar. Ante el colapso de las dependencias policiales y también de los pabellones polideportivos que se están habilitando día sí y día también en lugares como Tarifa, Algeciras o Motril por el aumento de las llegadas de migrantes, cientos de recién rescatados tienen que pasar la noche o largas horas del día en los barcos de Salvamento Marítimo.

"Llegamos a puerto y la Guardia Civil no nos deja desembarcarlos porque no tienen sitio donde meterlos", denuncia Manuel Capa, delegado sindical de Sasemar por CGT, el sindicato mayoritario en este departamento del Ministerio de Fomento, que alerta de los riesgos que supone esta situación tanto para los rescatados como para las tripulaciones de las embarcaciones de rescate. "Nos obligan a tomar parte y a asumir responsabilidades de custodia de estas personas, y esa no es nuestra tarea, somos personal civil y no estamos preparados para custodiar a nadie", expone.

El pasado lunes, más de 200 migrantes rescatados en el Estrecho de Gibraltar tuvieron que dormir a bordo del barco que les llevó a puerto. Según apuntaron fuentes policiales, en la mañana de este miércoles había 300 personas en el pabellón habilitado en la zona de El Saladillo en Algeciras y otras 134 en dependencias policiales de la comisaría, por lo que no había sitio físico para que estas personas pasaran en tierra firme las primeras 72 horas de custodia policial a las que obliga la Ley de Extranjería. En ese tiempo son identificados, se les incoa una orden de expulsión, se les deriva a Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) o se procede a la devolución en algunos casos.

Varias personas rescatadas por Salvamento Marítimo pasan la noche en suelo de la cubierta de un barco, en el puerto de Algeciras, ente la falta de espacio en tierra para desembarcarlos.- FOTO CEDIDA POR CGT

Al día siguiente fueron casi 50 los rescatados que tuvieron que pernoctar en la embarcación, en el muelle del puerto de Algeciras. "Estamos hablando de barcos de rescate, no están preparados ni siquiera para que duerma la tripulación, que es de tres o cuatro personas", advierte Capa. El sindicalista afirma que la situación es menos complicada cuando se trata de personas de origen subsahariano, que "tienen más posibilidades de quedarse en España y son tranquilos y calmados", pero teme que se produzcan problemas con rescatados de otros nacionalidades, como los marroquíes, cuya devolución a Marruecos es rápida y prácticamente segura. "Pueden producirse episodios de tensión y cualquier tipo de problemas", alerta.

Al mismo tiempo, explica, esta situación hace que los barcos de rescate queden inmovilizados durante largas esperas sin poder seguir rescatando. "No pasa sólo por la noche. Muchas veces llegamos a puerto y tenemos que esperar varias horas allí hasta que hay sitio para desembarcar. Son horas que estas personas, recién sacadas del mar en una situación de riesgo, pasan en la cubierta expuestos a altas temperaturas. Lo único que podemos haces es poner una lona para tapar el sol", afirma. De la misma forma, Capa denuncia que las tripulaciones apenan tienen tiempo para descansar antes del próximo turno debido a estos contratiempos.

El Gobierno prepara un centro amplio en Algeciras

El Gobierno central anunció este semana que ha desarrollado un plan de choque para hacer frente a esta situación que se traducirán en más fondos para la acogida y la ayuda humanitaria que gestionan las ONG, aunque sin precisar plazos ni cifras. Acusa al Gobierno de Rajoy de falta de previsión ante un fenómeno que se veía venir desde hace varios años y lamenta que las partidas presupuestarias ya están cerradas.

Sindicatos policiales también ha denunciado la falta de personal y de espacios para cumplir los protocolos de extranjería. Por eso, el Gobierno trabaja desde hace días en la preparación de una centro de recepción de migrantes en Campo de Giblartar que el Gobierno denomina "Centro de Atención de Extranjeros (CATE)".

Según explican fuentes de la Delegación del Gobierno de Andalucía, se trata de una instalaciones en el puerto de Algeciras en las que la Unidad Militar de Emergencias está instalando unas 300 literas separadas por celosías para los recién llegados. Estará custodiado por agentes de policía y Guardia Civil, tendrá comedor, duchas y atención de ONG, aunque aún no hay un plazo exacto de cuándo empezará a funcionar. Con este dispositivo, el Gobierno espera aliviar el colapso de comisarías y pabellones deportivos.