Público
Público

Open Arms El Open Arms zarpa hoy después de que el temporal retrasase su viaje a Samos y Lesbos

El Gobierno ha autorizado al buque a navegar hacia Grecia para transportar material humanitario después de 100 días "de bloqueo". El permiso permite solo descargar material, no entrar en la región de búsqueda y rescate del Mediterráneo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Operarios de Open Arms supervisan la carga de ayuda humanitaria al buque tras recibir la autorización para zarpar del puerto de Barcelona./ Alejandro García (EFE)

El barco de rescate humanitario Open Arms zarpará finalmente este martes a las 15.00 horas del puerto de Barcelona después de que las restricciones portuarias por el fuerte temporal obligasen al buque a retrasar su viaje a las islas griegas de Samos y Lesbos. El barco tenía previsto zarpar entre el pasado viernes y el sábado hacia las islas, pero la ONG Proactiva Open Arms anunció que el temporal de levante obligaba al barco a quedarse en el puerto unos días más de lo previsto.

El Gobierno central autorizó al barco Open Arms para navegar hacia Samos y Lesbos para transportar material humanitario tras 100 días "de bloqueo" en el Puerto de Barcelona. Aunque esta autorización no les permite operaciones de salvamento, el fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Oscar Camps, aseguró que éstas no son un objetivo, sino "una obligación legal y moral y un imperativo ineludible".

La autorización de despacho Capitanía Marítima de Barcelona —que depende del Ministerio de Fomento— permite solo descargar material, pero no para entrar en la región de búsqueda y rescate (zona SAR) del Mediterráneo central, e impide realizar operaciones de salvamento con la excepción de las que sean "de carácter espontáneo u ocasional", y en coordinación con la autoridad de la zona SAR.

El Open Arms se encuentra en Barcelona desde enero después de que Capitanía le denegara el permiso para zarpar hacia el Mediterráneo, donde realiza operaciones de salvamento de inmigrantes que navegan a la deriva, porque consideraba que incumplía normativa europea al rescatar refugiados y porque el buque no tenía certificado para llevar a tantas personas.

El Aita Mari, a la espera de viajar a Libia

El buque de rescate 'Aita Mari', de la ONG Salvamento Marítimo Humanitario, se encuentra repartiendo material humanitario entre 12.000 refugiados de las islas griegas de Quíos y Lesbos, a la espera de que le concedan permiso para viajar hacia la ruta migratoria "más mortífera del mundo", la de Italia-Libia. La embarcación vasca logró atracar este pasado lunes en Lesbos para distribuir ayuda sanitaria entre las personas migrantes que residen en los campos de la isla. 'Aita Mari', de la asociación Salvamento Marítimo Humanitario (SMH), llegó procedente de Quíos, tras casi una semana de travesía por aguas del Mediterráneo y cargado con medicinas, ropa y otros bienes de primera necesidad a bordo, para repartir entre los miles de refugiados que se encuentran en Grecia.

"El Ejecutivo bloquea a nuestro buque para realizar labores de salvamento en el Mediterráneo central. En este tiempo, más de 250 personas han perdido la vida mientras intentaban llegar a Europa"

La ONG ha informado, en un comunicado, de que más de 12.000 personas recibirán las medicinas, productos sanitarios, higiénicos, mantas y ropa que llevaban en su bodega. Éste ha sido el final de un primer viaje humanitario, a la espera de que el Gobierno de España permita al buque navegar hacia la ruta migratoria "más mortífera del mundo: Italia-Libia". "Desgraciadamente, desde hace ya tres meses, el Ejecutivo bloquea a nuestro buque para realizar labores de salvamento en el Mediterráneo central. En este tiempo, más de 250 personas han perdido la vida mientras intentaban llegar a Europa", ha apuntado.

Salvamento Marítimo Humanitario ha recurrido esta decisión en los tribunales y ante la Dirección general de la Marina Mercante, pero todavía no ha recibido "ninguna respuesta". "Hoy en día, en Libia se está produciendo una guerra que toca ya las puertas de Trípoli. Las últimas noticias apuntan, además, que los autoproclamados guardacostas libios, entrenados y financiados con dinero europeo, han amartillado las patrulleras que Italia les regaló, y las están usando como unidades de guerra en este conflicto", ha destacado.

Más noticias en Política y Sociedad