Público
Público

Sanidad cortará la financiación pública de los fármacos de acción lenta para la artrosis

El ministerio quiere ahorrar los 36 millones euros anuales que implican la financiación de medicamentos conocidos como Sysadoa, una de las alternativas de tratamiento cuya eficacia está en entredicho. No obstante, asociaciones de pacientes, la industria farmacéutica y la Sociedad Española de Reumatología se oponen a esta medida. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ministerio de Sanidad. EFE

Los enfermos de artrosis en España se van a quedar sin una de las alternativas actualmente disponibles para paliar esta afección incurable. Los fármacos conocidos como Sysadoa ya no van a ser financiados por el Ministerio de Sanidad, que ha dejado de financiarlos después de que su eficacia esté puesta en entredicho por la comunidad médica, aunque pacientes, farmacéuticas y la Sociedad Española de Reumatología (SER) se oponen a dicha decisión. 

Desde la institución pública apuestan por la retirada argumentando que "llevan años cuestionados debido a su baja utilidad terapéutica", aprovechando así para ahorrar los 36 millones de euros anuales que conllevan su financiación, tal y como informa El País. Con ello, se cierra la vía pública a una de las cuatro alternativas que existen para paliar los síntomas de esta afección incurable: los mentados fármacos conocidos como Sysadoa, los antiinflamatorios no esteroideos, los opioides y los analgésicos. Los Sysadoas son fármacos sintomáticos de acción lenta que le confieren mínimos efectos secundarios y cuyo tratamiento beneficia a pacientes con artrosis que ya están tomando otra medicación paralela.

La decisión llega pese a la división de la comunidad médica al respecto, pues algunos estudios, desde una perspectiva más asociada a la medicina tradicional, equiparan su efectividad al placebo, mientras otros lo alzan al nivel de los antiinflamatorios. Fruto de esta medida, el coste de estos medicamentos será ahora de 20 euros mensuales para los pacientes. Aunque el gasto no sea excesivamente alto, desde la SER aseguran que este podría suponer una carga importante para aquellos que lo complementan con más tratamientos. 

El doctor Josep Vergés, presidente de la Osteoarthritis Foundation Internacional y afectado de artrosis, pide al Ministerio de Sanidad que escuche "la voz de todos los pacientes, ya que más de un millón sufren esta patología y pueden verse afectados sin tener otra alternativa terapéutica".

A su juicio, estos medicamentos "deberían de continuar siendo accesibles ya que tienen buenos resultados y escasos efectos secundarios en grupos de pacientes con determinadas características".Más allá del debate abierto sobre su efectividad y la oposición de diversos sectores afectados, la decisión ya está tomada y se materializará en unos meses

Más noticias en Política y Sociedad