Público
Público

Tercera ola El adelanto del toque de queda igualaría el 'confinamiento nocturno' de España al de otros países de Europa

La mayoría de las comunidades autónomas piden cambiar el estado de alarma para tener la posibilidad de ampliar el toque de queda. Es una medida que podría ser positiva para frenar la expansión del coronavirus, pero podría llegar afectar de forma muy desigual a la población.

Imagen de Sevilla completamente vacía esta noche después de que el Gobierno aprobara el estado de alarma y decretara confinamiento nocturno modulable en toda España, salvo Canarias, desde las 11 de la noche hasta las 6 de la mañana. EFE/José Manuel vidal
Imagen de Sevilla completamente vacía después de que el Gobierno aprobara el estado de alarma y decretara confinamiento nocturno modulable en la segunda ola. EFE/José Manuel vidal.

beatriz asuar gallego

El toque de queda fue una de las medidas que se extendió por Europa durante la segunda ola con el objetivo de frenar la expansión del virus. Es un tipo de 'confinamiento nocturno' que en España se ha aplicado de forma más laxa que en otros países europeos. El estado de alarma permite que las comunidades marquen la hora de inicio entre las 22.00 horas y las 24.00 horas, pero el Consejo Interterritorial de Salud del próximo miércoles debatirá si hay que ampliar el horario. La mayoría de las comunidades están a favor.

El debate público empezó este viernes cuando Castilla y León anunció el toque de queda a las 20.00 horas. Una medida que el Gobierno central ha recurrido por considerar que vulnera el Real Decreto que regula el estado de alarma en el que se determinó que el horario se fijaría entre las 22.00 horas y las 05.00 horas.

Aunque el debate sea público desde el viernes, varias comunidades plantearon la ampliación del horario del toque de queda la semana pasada en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. El Gobierno no se mostró partidario pero Castilla y León lanzó el órdago tras explicar que sus servicios jurídicos de la Junta avalan la medida. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, han insistido este lunes que la forma de resolver esto es por "consenso" el próximo miércoles.

Todo apunta a que habrá adelanto porque cada vez más comunidades van posicionándose a favor del cambio. Euskadi ha pedido también de forma pública margen legal para adelantar el toque de queda a las 18.00 horasAndalucía, Castilla-La Mancha, Asturias, Cantabria, Canarias, Galicia, Catalunya, Baleares y Madrid también se ha mostrado a favor de tener esta opción. Es decir, aunque Castilla y León ha sido la única que ya ha adelantado la hora, al menos diez comunidades apoyan ya la ampliación del horario.

Esta es una medida bien vista por los expertos. De hecho, desde el primer momento varios epidemiólogos advirtieron de que era adecuado que este tipo de 'confinamiento nocturno' empezara antes para poder cortar la actividad no esencial. Ya cuando el Gobierno lo estudiaba en octubre, los epidemiólogos pensaban que un toque de queda a medianoche sería demasiado laxo. "Si intentamos disminuir la posibilidad de los contactos, no tiene sentido que sea después de las 21.00 o 22.00 horas", explica María Sainz, experta en Medicina Preventiva y Salud Pública y portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH).

El adelanto que ahora se propone equipararía la aplicación de esta medida en España con otros países de Europa. El planteamiento de octubre fue que si ya la hostelería tenía restringida su horario no tenía sentido poner toques de queda tardíos. Una situación que se repite ahora y que se refleja en que ya prácticamente la totalidad de comunidades han fijado el toque de queda en las 22.00 horas.

De hecho, los países europeos también han adelantado sus toques de queda ante la tercera ola. Francia lo endureció esta semana y lo ha puesto a las 18.00 horas mientras que Italia estudia adelantarlo aunque ahora lo tiene a las 22.00 horas. Portugal ha ordenado el cierre de toda la actividad no esencial aunque antes impuso un toque de queda a las 13.30 los fines de semana. Alemania también tiene ya un confinamiento adaptado pero en regiones como Baviera también hay toque de queda a las 21.00 horas.

El toque de queda nos igualaría así en una parte a las restricciones más severas que han impuesto otros países sin llegar al confinamiento domiciliario, una medida aún más dura que el Gobierno rechaza y que no cuenta con el respaldo de la mayoría de las comunidades ni de parte de los expertos.

Las dificultades del toque de queda por el uso del tiempo

Pese a que la mayoría de las comunidades apoyan tener esta posibilidad, la medida también plantea otros problemas. Según los últimos datos de Eurostat, los españoles son de los ciudadanos de Europa que más tarde terminan de trabajar. La media se estima en las 20.00 horas, una hora que coincidiría con el inicio del toque de queda. Según estos mismos datos, Italia termina de trabajar a las 18.00 horas, Francia a las 17.00 horas y Alemania a las 16.00 horas.

Lo mismo ocurre con el inicio del trabajo. Los españoles son los que empiezan más tarde en la franja de 9.00 a 10.00 horas. Italia, Francia y Alemania en torno a las 8.00 horas. También se cena más tarde en España que en el resto de países: de 21.00 a 22.00 horas frente a franjas que van desde las 17.00 hasta las 20.00 horas.

Aunque el toque de queda permite los desplazamientos al trabajo y al domicilio, este medida podría incluso generar dificultades en los personas que no teletrabajen pasando prácticamente la totalidad de su día dedicada al trabajo sin tener tiempo a hacer compras o poder dar un paseo. En ese sentido, y teniendo en cuenta el uso del tiempo en el resto de Europa, adelantar el toque de queda hasta las 18.00 horas podría llegar a ser negativo para parte de la población y fijarlo en la franja de 20.00 a 22.00 horas sería lo que más se ajustaría.

Más noticias de Política y Sociedad