Público
Público

Violencia sexual en la infancia Diputadas catalanas piden que se revisen cientos de informes realizados por un hospital sobre abusos sexuales a menores

Durante años, la Unidad Funcional de Abusos al Menor (UFAM) del hospital Sant Joan de Déu produjo informes en los que se descartaban abusos hacia menores y se culpabilizaba a las madres. A muchas de ellas se les ha quitado la custodia de sus hijos e hijas. Ahora se pide examinar esos informes.

Abuso sexual
Abuso sexual a menores / EFE

Marisa kohan

Laura acudió a Urgencias del hospital Sant Joan de Déu en junio de 2013 preocupada por síntomas y verbalizaciones de que su hija podía haber sufrido abusos sexuales por parte de su pareja. La pediatra que la atendió entendió que había sospechas de abuso sexual y la derivó a la UFAM (siglas con las que se conoce la Unidad Funcional de Abusos al Menor de dicho centro).

Un mes más tarde y sin que ningún psicólogo del equipo evaluara a la menor, el personal de la UFAM descartó cualquier abuso y escribió en el informe que la madre sufría una "preocupación mórbida". Un eufemismo con el que se suele enmascarar el Síndrome de Alienación Parental (SAP), una patología no reconocida por ninguna institución y que es considerada junk science (ciencia basura). Estipula que son las madres las que lavan el cerebro a sus hijos para que rechacen al padre.

Años más tarde, Laura sabría que ya el primer informe pediátrico contenía esa advertencia sobre ella. En base a ese informe un juez concedió al padre la tenencia de la menor (que entonces no tenía 4 años) durante 15 días al mes con pernocta. Y ante nuevas denuncias de la madre por posibles malos tratos hacia la menor por parte del padre (esta vez avalados por el hospital del Niño Jesús de Madrid), el juzgado de Barcelona decidió archivarlas y en 2018 quitarle la custodia de la menor a la madre y dársela al padre, retirándole a ella también la patria potestad de poder llevar la niña a un médico o psicólogo privados. Esta situación continúa hasta el día de hoy.

Durante años el hospital Sant Joan de Déu de Catalunya ha sido un centro de referencia y casi único al que se derivaban los casos de posibles abusos sexuales hacia menores. Pero desde hace años, también, la UFAM ha estado en el foco de las críticas de madres, organizaciones y hasta del Parlamento catalán, que en 2017 admitió irregularidades en los métodos utilizados y en los informes elaborados por dicha unidad. El entonces consejero de Sanidad, Toni Comín, aseguró que CatSalud asumiría un papel más activo y vigilante sobre este servicio. 

La sospecha de que de forma extendida los informes de la UFAM culpabilizaban a las madres y desechaban los posibles abusos hacia los menores sin una metodología apropiada tomó fuerza.

"Fui a hablar con los miembros de la UFAM y lo que conocí me horrorizó. Reconocían que sólo con mirar a la cara las madres sabían si mentían o no"

La voz de alarma la dio en el Parlament durante la legislatura pasada la entonces diputada de Catalunya Sí que es Pot Gemma Lienas, que ante la avalancha de denuncias y relatos sobre irregularidades en dicho servicio decidió indagar e investigarlo. "Fui a hablar con los miembros de la UFAM y lo que conocí me horrorizó", explica a Público Lienas, que hoy no tiene responsabilidades políticas. "Me horrorizó, no sólo porque usaran el SAP (y todos los eufemismos con que se esconde este engendro) como criterio diagnóstico, sino porque entre otras cosas reconocían que sólo mirando a la cara a las madres sabían si mentían o no". 

"La moción que presenté en julio de 2017 en el Parlament pedía que la UFAM desapareciera y que se crearan unidades de referencia en distintos lugares, porque no sólo los métodos eran cuestionables: los tiempos de espera eran larguísimos y no existía visión de género".

Que se revisen alrededor de 400 informes de la UFAM

Esta semana, mientras la Comisión de Infancia del Parlament debatía una propuesta de resolución por la que se insta al Govern a avanzar en un cambio de modelo en la valoración de abusos sexuales a la infancia y a crear cuanto antes en todo el territorio las Unidades Integrales de Atención a los Abusos Sexuales, varias diputadas volvieron a hacer mención a la necesidad de acometer cambios urgentes a este respecto.

Una de las más rotundas fue Marta Ribas, de en Común Podem, que afirmó que sigue habiendo madres que pierden la custodia de sus hijos tras denunciar abusos sexuales hacia éstos porque se les aplica el SAP. "Es importantísimo que la prioridad sea siempre el bien superior del menor, por lo que debería ser evaluado por servicios sociales diferentes si no se los cree y cerrar la UFAM de una vez".

"Hay que cerrar los servicios sociales que hacen informes" utilizando el SAP

"Hay que cerrar los servicios sociales que hacen informes en este sentido. Y que se reviertan todos aquellos informes que ahora están en casos judiciales contra aquellas madres y por los que se ha dado la custodia de los niños a los padres que hayan abusado de ellos y en contra de la madre que ha denunciado abusos", añadió Ribas en la comisión.

Más específica fue la diputada socialista en el Parlament, Beatriz Silva, que exigió un cambio de modelo urgente y que se investigaran alrededor de 400 informes emitidos por la UFAM en los últimos años.

"Se ha reconocido que la UFAM ha cometido errores gravísimos durante mucho tiempo. Debe haber como 400 expedientes que tendrían que revisarse. Porque habría que determinar si utilizaban un inexistente síndrome para culpabilizar a las madres y porque funcionaban como si fueran informes periciales, cuando la UFAM no estaba capacitada para ello. El problema es que los jueces decidían en base a estos informes sin cuestionarlos", explica Silva a Público.

Esta diputada recuerda que en el caso de la UFAM se reconoció que "no había ningún protocolo para revisar los cientos de informes que se hicieron cuando había irregularidades" y en los que se descartaron casos de abusos y se entregaron los niños a los abusadores. "No se han revisado siquiera para saber qué ha sido de esos niños y si seguían en manos del abusador, lo que es una grave dejadez de la Administración pública, y además puede derivar en que cuando cumplan los 18 demanden a la Administración por negligencia".

Los fallos que se puedan haber cometido en los informes están ocasionando la retirada de custodia de muchas madres en la actualidad en los juzgados

Silva resalta, además, que los fallos que se puedan haber cometido en los informes están ocasionando la retirada de custodia de muchas madres en la actualidad en los juzgados. De hecho esta parlamentaria tiene sobre su mesa muchos casos de madres que se encuentran en esta situación en estos momentos por informes elaborados hace ya años por la UFAM. También tiene sobre la mesa los casos de muchas, como Laura, que llevan años con retirada de custodia y sin poder ver a sus hijos en base a informes de esta unidad.

"Aparentemente la UFAM ha cambiado y a quienes hacían esos informes, pero lo cierto es que el modelo sigue siendo erróneo y no sabemos hasta qué punto siguen elaborando informes que incluyan el SAP. En el fondo siguen haciendo algo parecido, que es dudar de la madre y arrastrando malas prácticas que son difíciles de cambiar. 

Algunas de las personas consultadas para esta información resaltan el hecho de que detrás de la UFAM está la Iglesia católica y es muy poderosa. Incluso afirman haber recibido presiones de sectores de la Iglesia cuando debatieron sobre este tema en el Parlament. Esta unidad lleva funcionando alrededor de un cuarto de siglo dentro del hospital Sant Joan de Déu, que como su propia web afirma forma parte de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, una institución católica cuyo origen se remonta al siglo XVI y que está presente en 55 países de los cinco continentes.

Urge un cambio de modelo

La comisión de Infancia del Parlament del pasado 18 de febrero tenía como objetivo aprobar una propuesta de resolución para agilizar la creación de las Unidades de Integrales de Atención a los Abusos Sexuales. Un modelo conocido como Barnahus, que se aplica en algunos países nórdicos y cuya creación está contenida en la ley de Infancia de Catalunya desde 2010.

Se trata de espacios centralizados multidisciplinares para tratar a niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso sexual y maltrato, con profesionales y coordinados que trabajan en un mismo espacio con todos los recursos para disminuir la victimización de las víctimas. Es un modelo, además, por el que apuestan organizaciones como Save the Children.

En Catalunya existe un proyecto piloto en Tarragona, pero "es necesario extender este modelo lo antes posible a toda la región", afirma Silva. Esta política denuncia que se está avanzando muy lentamente en esta iniciativa clave, pero que se están impulsando, en cambio, otras unidades llamadas EFE, que son un modelo más parecido al sistema de UFAM que al de Barnahus.  

"Mucho nos tememos que estas unidades que están intentando implantar en distintos lugares en lugar de avanzar más rápido con el modelo Barnahus, usan el mismo esquema de la UFAM, y que incluso los profesionales de esta unidad puedan estar formando a las nuevas unidades que se quieren poner en marcha", comenta Silva. La comisión de Infancia no acordó una hoja de ruta para implantar los nuevos centros integrales. 


Más noticias de Política y Sociedad