Público
Público

Mueren otros cuatro opositores en Siria

Se trata de tres civiles y un soldado desertor abatidos durante los enfrentamientos en la provincia de Homs

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro personas murieron hoy en la ciudad central de Homs y en la provincia septentrional de Idleb, principales feudos de la oposición al régimen de Bachar al Asad, en una nueva jornada de masivas protestas, según grupos opositores.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó, en un comunicado, de la muerte de dos civiles y de un soldado desertor en Homs, así como de otro ciudadano fallecido en la localidad de Arija en Idleb.

Una de las víctimas civiles de Homs pereció por los disparos efectuados por francotiradores en la calle El Cairo, una de las más importantes de la ciudad, mientras el resto perdió la vida en la ofensiva lanzada por las fuerzas de seguridad.

Los también opositores Comités de Coordinación Local confirmaron los fallecimientos de Homs e indicaron que las tropas leales a Al Asad invadieron el barrio de Al Bayada con vehículos blindados y armamento pesado.

En esta ciudad, que desde el principio ha sido uno de los principales focos de la revuelta y objeto de una dura represión, tienen lugar campañas de arrestos y varias manifestaciones multitudinarias.

En la provincia de Homs, según un informe publicado hoy por la organización Human Rights Watch (HRW), el régimen sirio ha cometido crímenes contra la Humanidad. Además, según los grupos opositores, los militares y las fuerzas de seguridad se han desplegado en el barrio damasceno de Berza y disparan en Deir el Zur (este) y Hama (centro) para dispersar las protestas.

Hoy, como es habitual los viernes después de la oración del mediodía, miles de personas han salido a las calle para pedir la caída de Al Asad en distintas zonas de Siria, entre ellas las provincias de Idleb, Alepo (norte), Latakia (noroeste), Deraa (sur) y los alrededores de Damasco.

Ayer murieron al menos 39 personas, entre ellas seis menores de edad, en lo que ha sido una de las jornadas más sangrientas de las últimas semanas, según los denominados Comités de Coordinación Local. Los disparos del ejército y las fuerzas de seguridad leales al régimen de Damasco tuvo lugar en distintas zonas de Siria, la mayoría en la provincia de Homs.