Público
Público

Los versos tomaron la red

El 'boom' de la poesía a través de las redes ha cautivado a miles de jóvenes. Otra forma de difusión que ha conseguido revivir un género y hacerlo accesible a un público poco dado a las rimas. Poetas 2.0 con cientos de miles de seguidores.

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4
Comentarios:

Fotografía extraída de la cuenta de Facebook de la poeta Irene X/ EFE

El ritmo de la red es frenético, inhumano si me apuran. La sucesión de inputs parece no tener fin y los timelines se han convertido en una oda a la entropía. Influencers y youtubers despachan histriónicos su erudición o memez —esto va por barrios—, y el internauta se entrega enajenado a una bacanal de clicks

En ese maremágnum también hay tiempo para los versos, o al menos eso indican las cifras. A modo de sanatorio ante el desquicie generalizado, las rimas y los poetas han ido proliferando de forma inquietante en la red de redes. Según datos de la Federación de Gremios de Editores, en el 2015 el volumen de libros publicados en el apartado de poesía y teatro cerró el año con una subida del 26,5%, si tenemos en cuenta que ese mismo año la variación interanual de los libros de literatura fue del 4,2%, todo indica que algo esta ocurriendo en la red con la poesía.

Brevedad —algunos casi parecen haikus— y cercanía en la temática podría ser el patrón a seguir y parte del secreto del éxito. También el hecho de parar, de frenar un poco; la poesía requiere de un ritmo más lento, un ritmo que nada tiene que ver con la presteza de lo cotidiano. Todo ello sin obviar el componente bluf del asunto; el nivel de expendedores humo es —como en toda actividad que se precie— bastante notable. Confesiones altamente azucaradas en ocasiones, malditismo barato en otras, la red acoge lo mejor y lo peor de casa.

A los miembros del sector más ortodoxo de la lírica, que en algunas ocasiones han criticado a estos nuevos poetas, les han salido unos nuevos competidores cuyos nombres, parece, seguirán resonando en librerías, recitales de poesía y redes sociales. A continuación seleccionamos algunas muestras de este boom poético 2.0. Juzguen ustedes: