Publicado: 17.12.2015 21:35 |Actualizado: 17.12.2015 21:41

Alberto Garzón desborda Málaga en busca del escaño que le aupó a primera línea política

El líder de Unidad Popular-IU llena tres salas del Palacio de Congresos en el mitin "más especial" de la campaña porque esta provincia le convirtió en el diputado más joven del Congreso. Hoy, apela a los indecisos: "con unos pocos de vosotros aseguramos el grupo parlamentario de la izquierda"

Publicidad
Media: 4.92
Votos: 13
Comentarios:
Alberto Garzón, durante su mitin en Málaga. JOSÉ CAMÓ-IU

Alberto Garzón, durante su mitin en Málaga. JOSÉ CAMÓ-IU

Ficha: Palacio de Congresos de Málaga
Intervinientes: El candidato a La Moncloa, Alberto Garzón; el cabeza de lista por la provincia, Paco Guzmán, y la número dos, Laura Requena.
Asistentes: Sobre de 4.000 personas
Incidencias: El lugar se ha quedado muy pequeño. La cola para entrar era de más de cien metros media hora antes del comienzo. Se ha habilitado una sala anexa y el hall para seguir el acto a través de pantallas para. Aún así, mucha gente se ha quedado fue.

MÁLAGA- Asegura el dicho que nadie es profeta en su tierra, pero este jueves ha parecido lo contrario. Hoy Alberto Garzón jugaba en casa y nadie ha salido decepcionado. Ni el candidato por Unidad Popular-IU, que ha protagonizado el mitin más nutrido de lo que va a de campaña, ni los asistentes, que han visto la mejor versión del político. Se sentía querido en la Málaga que le vio crecer, y se ha notado.

Garzón ha conseguido reunir a cerca de 4.000 personas en el Palacio de Congresos malacitano, ha llenado la sala principal, ha metido a más de mil personas en una sala contigua y ha congregado a otros tantos en el hall del edificio. Había expectativas en Málaga, la provincia que lo convirtió en el diputado más joven del Congreso y la que le vio nacer como político. Tanto se esperaba del paisano que la cola para entrar era de cientos de metros a media hora del comienzo. Hay gente que se ha quedado fuera. Pero los que estaban dentro le han recibido con el mismo calor que hoy hacía el todo el sur de la Península, al grito de "España, mañana, será republicana". Había más personas de que las reunió el excoordinador de IU Julio Anguita en su mitin de campaña durante las autonómicas.



A Garzón le salen las cuentas a la perfección. Si hace cuatro años estaba aquí, pidiendo el voto, y llenó una sala; hoy que ha llenado varias significa que también. "Tranquilo, Paco, que si sacamos diputado entonces, tu escaño lo sacamos el domingo", le ha dicho al cabeza de lista por Málaga, Francisco Guzmán.

El candidato ha recordado que en esta tierra aprendió a luchar, que aquí tomó conciencia social y empezó a fijarse en las injusticias antes de ser diputado. Por eso se lo ha agradecido a todos, al mismo tiempo que lanzaba una claro mensaje a Podemos y sus críticas a IU: "Gracias a vosotros soy lo que soy, vosotros sois mi mochila, esa con la que construimos el futuro", ha gritado entre aplausos y gritos de "el pueblo unido jamás será vencido".

"Vamos a dar la sorpresa a Botín, a Rosell, a Koplowitz"

Ya sea porque ha repuesto fuerzas durante la comida en Rincón de la Victoria, su pueblo, o porque cada acto reúne a más gente, hoy a Garzón se ha visto más enérgico y entregado. Más soñador incluso. "Mañana está muy cerca, y tenemos una oportunidad histórica para cortocircuitar la operación de la derecha, la de continuar recortándonos la vida y los derechos", ha clamado.

"Vamos a dar la sorpresa a Botín, a Rosell, a Koplowitz; a la oligarquía que sueña con un país sin izquierda", ha augurado. Y la responsabilidad la deposita en los ciudadanos, no en los partidos ni en los líderes. "No tenemos que esperar a salvadores, la lucha la hace el pueblo. Esperemos a ese pueblo convencido, valiente, honesto y coherente, que se levante y construya un mundo de justicia y dignidad. Eso es lo que queremos hacer el domingo", ha resumido.

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, pasea junto a padre, Alberto, por la playa de la localidad malagueña de Rincón de la Victoria donde ha vivido desde su niñez. EFE/Carlos Díaz

El malagueño clama en cada acto pidiendo los votos que garanticen el mantenimiento de su grupo parlamentario. Hoy ha llamado a los indecisos, aunque no a todos. Garzón se conforma con "una pequeña parte", la "suficiente" para "garantizar un grupo de izquierdas en el Congreso". Pero por si no le hacen caso, esta tarde se ha atrevido a pedírselo incluso a los cristianos "de corazón". También a los ateos.

Ha recordado que sólo su candidatura propone ir a un proceso constituyente en lugar de "reformas de la Constitución parciales", como proponen los otros cuatro partidos. "Sólo con una Constitución nuevo nos aseguramos que el pueblo, los de abajo, toman la palabra. Y cuando el pueblo toma la palabra, seguro que quiere blindar los derechos sociales, al contrario de los que hicieron con el artículo 135", ha recordado.

También ha dejado claro a los demás partidos que no piensan en pactar por pactar, y ha reivindicado la postura de Anguita, el "programa, programa, programa". "Los que el día 21 quieran nuestro apoyo para gobernar, que empiecen a estudiarse nuestro programa. Nosotros no pensamos en la politiquería, sino en las propuestas", ha insistido. El auditoria ha cerrado su intervención con una larga ovación seguida de un silencio breve. El justo para levantar el puño y entonar el "Andaluces, levantaos" de su himno regional.