Publicado: 03.12.2015 23:21 |Actualizado: 04.12.2015 07:00

LAS EXPECTATIVAS

El PSOE se aferra al PSOE

Un mal resultado abriría de forma inmediata la sucesión del secretario general y hasta algunos dirigentes hablan de refundación del partido, aunque el líder del PSOE quiere seguir al frente y tener otra oportunidad.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Una simpatizante socialista sostiene un pasquín electoral con la imagen del líder del partido Pedro Sanchez. REUTERS/Susana Vera

Una simpatizante socialista sostiene un pasquín electoral con la imagen del líder del partido Pedro Sanchez. REUTERS/Susana Vera

MADRID.- Casi todas las encuestas vaticinan un resultado desastroso para el PSOE, por debajo de lo que se consideró el suelo de los 110 escaños que obtuvo Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011. Pero en la dirección del PSOE, en el equipo más cercano a Pedro Sánchez, todavía se confía en doblar el pulso a los sondeos y obtener un buen resultado el 20-D.

En Ferraz se ven cuatro factores para revertir los pronósticos: la campaña electoral que creen que les será favorable; los dos debates que restan que también consideran que pueden movilizar a su electorado; la constante presencia en la calle que tendrá Pedro Sánchez durante estos 15 días y, sobre todo, creen que el PSOE sigue siendo mucho PSOE, y que está lejos de quedar como tercera fuerza política ni en votos, ni en número de diputados.

Por ello, al preguntar por pronósticos internos, los dirigentes de la dirección consultados por Público cumplen con la obligación de seguir diciendo que “van a ganar” y recuerdan la encuesta más favorable que han tenido en la que se hablaba de un triple empate. Pero más allá del deseo, los objetivos de verdad de Ferraz se centran en acercarse lo más posible a los 110 diputados, y quedar muy cerca del PP.



El PSOE de Pedro Sánchez cree que conseguirá una amplia representación en las llamadas “provincias pequeñas”, confía en mejorar los resultados en Andalucía, y considera que en unas elecciones generales no habrá tanto derrumbe electoral en las grandes ciudades como ocurrió en las municipales de mayo.

Pero esto sólo lo opinan en Ferraz. En un buen número de dirigentes y barones socialistas hay gran preocupación por lo que pueda pasar el 20-D y confiesan que sus peores temores se pueden cumplir.

De hecho, hay cierre de filas con Sánchez hasta el 20-D porque ya no se teme por el futuro del candidato, sino por el del partido, y hasta no faltan voces que hablan de refundación del PSOE si hay un hundimiento electoral como apuntan algunos sondeos.

Profunda reflexión

Quienes así opinan, cree que un partido desaparecido en Madrid (la última encuesta del CIS le daba cinco diputados, lo que deja fuera hasta a Eduardo Madina), hundido en Cataluña, casi testimonial en el País Vasco o Galicia, y en retroceso en casi toda España, tiene que hacer una reflexión muy profunda que va más allá de un cambio de líder, “y, sobre todo, preguntarse si los ciudadanos siguen necesitando al PSOE”, afirmó un veterano dirigente del partido.

Lo que es seguro es que si se cumplen los pronósticos más desfavorable se abrirá la caja de Pandora en Ferraz. Con un Congreso a la vuelta de la esquina, que estatutariamente se debe convocar en febrero, es más que probable que se plantee la sucesión de Pedro Sánchez, quien ha sido cuestionado por un sector del partido prácticamente desde que llegó.

Algunas fuentes apuntan a que esa misma noche los “barones” podrían pedir o forzar la constitución de una gestora, pero lo más probable es que se plantee la inmediata convocatoria del Congreso.

En Ferraz se dice que, pase lo que pase, Sánchez volverá a aspirar a ser secretario general. Recuerdan que lo eligieron los militantes, que apenas lleva 16 meses al frente del partido, y que la coyuntura política es muy negativa para el PSOE. “Sánchez merece seguir, y otra oportunidad. También perdieron a la primera González, Aznar o Rajoy”, afirma una de sus colaboradoras.

Pero es un secreto a voces que entre los “barones” se mira al Sur y a la figura de Susana Díaz. Otra cosa será que la presidenta andaluza quiere subir a hacerse cargo de un PSOE en la oposición, sin ser diputada y, a buen seguro, con profundas heridas y divisiones internas.

En el PSOE, "ahora toca remar todos juntos”

Uno de los barones más influyentes del PSOE rechazó entrar en estas hipótesis, y aseguró que “ahora toca remar todos juntos”. Apuesta porque el partido se movilice estos quince días “como sólo el PSOE sabe hacerlo”; dijo; y cree que habrá un mejor resultado de lo que dicen en las encuesta.

A eso se aferran en Ferraz, a la fortaleza del propio PSOE. Lo que es seguro es que Pedro Sánchez no se va a rendir y se va volcar hasta el final. Su equipo confía plenamente en su candidato. Y, como suele decirse, “quince días en política son un mundo” y más durante una campaña electoral.