Público
Público

Pensiones Rajoy y Rivera enseñan su zanahoria para los jubilados en el pleno de pensiones

El debate monográfico en el Congreso de los Diputados se ha convertido en un bazar de propuestas de futuro incierto, menos las de PP y Ciudadanos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, camino a la tribuna del Congreso de los Diputados, para su primera intervención el en debate sobre las pensiones. REUTERS/Sergio Perez

Hoy, en los corrillos en los pasillos del Palacio del Congreso de los Diputados de minutos antes del inicio del pleno, alguien del Gobierno decía que esperaba que fuera “un debate serio” y “no un bazar”. Pero esperaba mal, porque no ha habido acuerdos, ni a la vista, entre nadie con nadie y, en consecuencia, cada uno ha venido a demostrar que propone algo propio.

Bueno, no hay acuerdos menos los ya sabidos, porque Ciudadanos y PP, a pesar de que Albert Rivera se ha empeñado en que no lo pareciera, siguen siendo amiguitos y más en este tema en particular.

Mariano Rajoy no ha querido entrar al trapo del líder naranja que se ha subido al estrado a seguir dándole fuerte. Rivera le ha llamado “triunfalista” y le ha recordado que prometió en 2011 subir las pensiones y que no lo ha hecho y que “prometer cosas que no se pueden cumplir frustra”.

Rivera ha llegado a insinuar que hay algo que no se dice de las cuentas del Gobierno: si todo va bien y cada vez hay menos dinero en la hucha o algo no va bien o se han gastado el dinero en otra cosa, ha venido a decir.

Los escaños de Ciudadanos, aplauden al líder de su partido, Albert Rivera, tras su intervención en el pleno del Congreso sobre las pensiones. EFE/ Ballesteros

A lo que Don Mariano solo le ha contestado agachando la cabeza y subrayando que le gustan sus propuestas, en particular, la bajada del IRPF a los pensionistas con rentas de entre 12.000 y 17.000 euros al año (el 22% de los pensionistas de este país) y que pondría en sus bolsillos entre 30 y 60 euros al mes de manera inmediata, en cuanto se aprueben sus presupuestos azules-naranjas.

Don Mariano, previamente, había anunciado en su discurso: “En el proyecto de Presupuestos plantearé concentrar las ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias, así como una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad”.

Así que esto es todo. Eso es lo que ofrecen y no va a haber nada más porque no podrían apuntarse el tanto y quitaría brillo a su medalla.

Gobierno y Ciudadanos ya votaron ayer juntos en contra de volver a revalorizar las pensiones en función del IPC, a pesar de que la Constitución diga que hay que proteger el poder adquisitivo de los pensionistas y a pesar de las movilizaciones en la calle. Del factor de sostenibilidad, que va a bajar con seguridad y con carácter general las pensiones de todos los nuevos pensionistas a partir de 2019, nada de nada.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la sesión plenaria del Congreso sobre las pensiones. EFE/ Ballesteros

Mientras, la ministra de Empleo, Fátima Bañez, sigue haciendo malabares para no dar las cifras reales de lo que ocurrirá el año que viene (la última vez dijo que no se podían anticipar hasta que no sepamos el número de defunciones de este año).

PP y Ciudadanos acuerdan mejorar lo que los pensionistas recibirían ahora, si se volviera al IPC, por vía fiscal; y con ese parche de 30 euros esperan resolver un problema crucial no resuelto y frenar la oleada de protestas hasta la próxima.

Habrá que ver si nuestros pensionistas se contentan o no.