Público
Público

Raúl (González) se sorprende de la pasión futbolística de Cuba

El exjugador del Real Madrid llega a la isla para jugar un partido histórico entre su equipo, el Cosmos de Nueva York, y la selección de Cuba. 

Yenier Marquez, Pele y Raúl Gonzalez entrelazan sus manos tras ofrecer una rueda de prensa en La Habana. / ENRIQUE DE LA OSA (REUTERS)

FERNANDO RAVSBERG 

LA HABANA.- Esta semana el Presidente cubano dejó de ser la persona a la que se refieren los habitantes de la isla cuando dicen "llegó Raúl", "vi a Raúl" o "me hice una foto con Raúl". Desde que llegó a Cuba el exjugador del Real Madrid, hoy capitán del Cosmos de Nueva York, no se habla de otra cosa.

El propio Raúl no esperaba que tanta gente lo identifica en las calles de La Habana. "Para mí ha sido una gran sorpresa la cantidad de gente que me ha reconocido, que me ha parado, que ha querido hacerse una foto conmigo. Mucha gente del Real Madrid, mucha gente también del Barcelona. Es una país que vive el fútbol con pasión, sobre todo la liga española la siguen con mucho interés", dijo el jugador español en conferencia de prensa.

"Para mí ha sido una gran sorpresa la cantidad de gente que me ha reconocido, que me ha parado, que ha querido hacerse una foto conmigo"

En Cuba las ligas europeas de fútbol se ven por la televisión en trasmisión directa, sin necesidad de pagar por ello. Esta ha sido una de las razones por las que este deporte ha calado tan hondo entre los más jóvenes.

También la crisis económica los ha empujado hacia un deporte más barato que el béisbol, donde hace falta comprar bates, guantes y una gran cantidad de accesorios para poder practicarlo. Si el fútbol no se ha expandido más es porque las autoridades le dedican muchos más recursos al béisbol. En Cuba ni siquiera hay un estadio de
fútbol en condiciones.

Por la mañana del lunes el NY Cosmos entrenó en el estadio Pedro Marrero, el cual en realidad es una instalación en muy malas condiciones a pesar de ser la mayor del país. Fue inaugurado en 1930 por el propietario de una cervecería, aún conserva la pantalla del marcador manual y el pasto natural. Los directivos del equipo neoyorquino no lo criticaron abiertamente pero pidieron que se recortara un poco el césped antes del partido. Sin embargo, pudieron percibir el entusiasmo de las personas que rodeaban el estadio para ver los entrenamientos aunque fuera a la distancia, dado que solo la prensa tuvo acceso.

Raúl parecía encantado: "Ojalá que en Cuba los niños empiecen a jugar mucho más fútbol y sea un deporte muy importante. Para mi es una gran experiencia, no me lo esperaba poder venir con el NY Cosmos y poder vivir estos momentos, quiero disfrutarlos al máximo y hasta el miércoles intentaré poder estar con la gente, ver lo que pueda de este país y conocer su cultura".

Curiosamente dos grandes del fútbol como Pelé y Raúl nunca antes habían estado en Cuba, "es mi primera oportunidad, por eso estoy muy ilusionado. Y no he podido hablar con otros compañeros ni con Casillas de cuando han estado", expresó antes incluso antes de salir de Nueva York y en La Habana agregó que "es un partido histórico, el fútbol y el deporte en general une. Esperemos que este partido sea un paso más para que las relaciones sean mucho mejores".

Realmente se trata de un partido histórico, no llegaba un equipo de fútbol de los EEUU a Cuba desde que en 1978 el Chicago Sting inició una serie amistosa contra la isla. El encuentro no es casual, entra dentro del contexto del 17 de diciembre, cuando Washington y La Habana hicieron pública su decisión de restablecer los lazos diplomáticos y negociar a más largo plazo la normalización de las relaciones bilaterales.