Público
Público

Brexit El Gobierno de May y el Banco de Inglaterra prevén un verdadero caos económico en caso de un brexit duro

Una salida de la UE sin acuerdo el próximo 29 de marzo una reducción del PIB del 10% y un desplome de la libra en caso de que el Reino Unido salga de la Unión Europea (UE) sin acuerdo bilateral el próximo 29 de marzo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El símbolo de la libra en unos mosaicos en la acera frente a la sede del Banco de Inglaterra, en la City londinense. REUTERS/Luke MacGregor

El Gobierno conservador británico y el Banco de Inglaterra predicen una situación de caos económico con una reducción del PIB del 10% y un desplome de la libra en caso de que el Reino Unido salga de la Unión Europea (UE) sin acuerdo bilateral el próximo 29 de marzo.

El Ejecutivo y el Banco de Inglaterra dieron a conocer sendos informes sobre el impacto económico del brexit, en los que analizaron una salida drástica sin pacto o con acuerdos más o menos similares al que propone la primera ministra, Theresa May.

Estos análisis, que prevén graves consecuencias en un escenario de brexit duro, servirán de ayuda a May, que intenta a toda costa reunir apoyos al pacto que ha consensuado con Bruselas antes de que sea votado por la Cámara de los Comunes el 11 de diciembre.

Según el informe gubernamental, una salida sin acuerdo reduciría el producto interior bruto (PIB) un 9,3% en 15 años, mientras que un plan similar al de May limitaría el impacto a un 3,9%.

El estudio elaborado por los ministerios del Tesoro, Empresa y para la salida de la UE, entre otros, reconoce que la economía se resentirá en todos los escenarios posibles del brexit, si bien mantendrá el crecimiento.

El Gobierno comparó la situación como miembro de la UE con los escenarios de no acuerdo, pertenencia al Espacio Económico Europeo (EEE) como Noruega, un pacto de libre comercio al estilo de Canadá y un acuerdo similar al logrado por el Gobierno (en base a sus propuestas del pasado julio).

El llamado Análisis económico a largo plazo indica que, en el mejor de los casos -si el acuerdo pactado por el Ejecutivo asegurara un comercio sin fricciones y los niveles actuales de inmigración- la pérdida económica sería de un 0,6%.

Con un brexit sin acuerdo y sin inmigración neta comunitaria, el impacto sería de ese 9,3% en 15 años, mientras que con un pacto parecido al de May sería del 3,9 % o de solo un 2,5 % si se lograra un comercio sin barreras.

Con la pertenencia al EEE, la reducción agregada del PIB sería del 1,4 %, y del 4,9 % con un acuerdo de libre comercio tipo Canadá, siempre que los niveles de inmigración se mantuvieran estables, o de un 6,7 % si la inmigración neta fuera "cero".

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes, May dijo que este análisis confirma que el pacto aprobado el pasado domingo por los Veintisiete "es el que mejor protegerá el empleo y la economía" de este país.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, apuntó que el propio Ejecutivo "reconoce" que el acuerdo propuesto supondrá una pérdida económica.

Posteriormente, el Banco de Inglaterra publicó su propio análisis sobre el impacto del brexit, a petición de la comisión del Tesoro de los Comunes, ante la cual comparecerá el 4 de diciembre el gobernador de la entidad, Mark Carney.

En el informe, publicado junto con los resultados de las pruebas de solvencia a la banca de 2018, el banco prevé que un brexit sin acuerdo y sin periodo de transición el próximo marzo provocaría una depreciación de la libra de hasta un 25% y dispararía la inflación al 6,5%.

El PIB caería alrededor de un 8% sobre el nivel actual de aquí a 2023, el desempleo subiría al 7,5% y los tipos de interés podrían incrementarse hasta un 5,5%.

En ese escenario de máximo choque, el precio de la vivienda bajaría en torno al 30% y un 48% el de la propiedad comercial, señala la entidad.

Sobre el plan consensuado por May, el banco central explica que, dado que no precisa los términos de la futura relación comercial bilateral, se han asumido varios escenarios.

En el caso de que el Gobierno consiga en próximas negociaciones una Asociación económica "estrecha" con la UE, el PIB aumentaría un 1,75% en los próximos cinco años respecto a la actualidad, pero se reduciría un 0,75% si esa relación fuera "menos estrecha".

En una rueda de prensa, Carney aseguró que el Banco de Inglaterra dará "los pasos necesarios" para estabilizar la economía "cualquiera que sea la senda que toma el brexit, aunque apuntó que las medidas de política monetaria "no serán suficientes para garantizar un desenlace económico específico".

Carney subrayó por otra parte que, como demuestran las pruebas de solvencia al sector bancario, los siete principales bancos del país están bien capitalizados ante un escenario adverso de brexit.