Público
Público

La deuda de la Eurozona baja en 2018, pero en Grecia e Italia escala a niveles récord

El Banco de España, por su parte, revisa en 900 millones a la baja la deuda pública de 2018 y la sitúa en el 97,1% del PIB, una décima menos que en su anterior estimación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Banderas de la Unión Europea en el exterior de la sede de la Comisión Europea, en Bruselas. REUTERS/Yves Herman

La deuda pública en Grecia e Italia, los dos países más endeudados de la Eurozona, creció el año pasado, mientras que el bloque en conjunto registró una disminución general de sus pasivos, según los datos publicados por la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat.

El creciente endeudamiento en Grecia e Italia, aunque esperado, pone a prueba las normas fiscales de la UE, que requieren que los países con deudas elevadas las reduzcan gradualmente.

La deuda total en el bloque monetario de 19 países cayó al 85,1% del PIB el año pasado desde el 87,1% de 2017, dijo Eurostat. En volumen, el endeudamiento de los 19 países de la moneda única se sitúa en los 9,85 billones de euros, frente a los 9,76 billones de 2017, cifra que representa un nuevo máximo histórico.

La caída coincidió con una reducción de la deuda de Alemania desde el 64,5% al 60,9% del PIB.

Sin embargo, en Grecia, la deuda aumentó al 181,1 por ciento del PIB en 2018, la proporción más grande en la zona euro. El aumento de la cifra de Atenas, desde el 176,2% de la registrada en 2017, se debió principalmente al último pago de los préstamos de la Eurozona como parte del tercer programa de rescate del país, que terminó el verano pasado.

El programa de rescate exime a Grecia de la aplicación normal de las normas de la UE, que exigen recortes de un veinteavo de media en un plazo de tres años en la deuda pública que supere el umbral del 60% permitido por la legislación europea.

Italia, cuyo gobierno euroescéptico se embarcó el año pasado en generosos planes de gasto con poco impacto en el crecimiento, ha sufrido un incremento de su deuda desde el 131,4% del PIB el año anterior hasta el 132,2% en 2018.

En España, el nivel de deuda se ha reducido ligeramente, del 98,3% del PIB en 2017, al 97,1% al cerrar el último ejercicio.

Al final de 2018, las menores ratios de deuda pública correspondieron a Estonia (8,4%), Luxemburgo (21,4%), Bulgaria (22,6%), Chequia (32,7%), Dinamarca (34,1%) y Lituania (34,2%), mientras que otros catorce países de la UE superaron el umbral del 60%,

La Eurozona registró su menor déficit en lo que va de siglo (-0,5%) y ocho de sus miembros cerraron el ejercicio con superávit

Por otro lado, Eurostat informó de que el déficit de la Eurozona se situó el año pasado en el 0,5% del PIB, lo que equivale a 60.543 millones de euros, la mitad que en 2017 y el menor desequilibrio presupuestario en lo que va de siglo.

Entre los Veintiocho, un total de 13 países lograron superávit en 2018, incluyendo Luxemburgo (2,4%), Bulgaria y Malta (2% ambos), Alemania (1,7%), Países Bajos (1,5%), Grecia (1,1%), Chequia y Suecia (0,9% ambos), Lituania y Eslovenia (0,7% ambos), Dinamarca (0,5%), Croacia (0,2%) y Austria (0,1%), mientras que Irlanda cerró el ejercicio en equilibrio.

En el lado opuesto, los mayores déficit se registraron en Chipre (4,8%) y Rumanía (3%), únicos países que superaron el umbral marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, mientras que por debajo de este límite se situaron los déficits de España y Francia (-2,5% ambos), Hungría (-2,2%), Italia (-2,1%), Reino Unido (-1,5%), Letonia (-1%), Eslovaquia, Finlandia y Bélgica (-0,7%), Portugal (-0,5%) y Polonia (-0,4%).

De otro lado, el Banco de España ha revisado en 900 millones de euros a la baja el dato de deuda pública en términos absolutos registrado en 2018, hasta los 1,173 billones de euros, con lo que la ratio sobre PIB se situó en el 97,1%, una décima menos que en su anterior estimación. La revisión se debe a las inversiones en autopistas efectuadas por concesionarias del Estado.

No obstante, la ratio de deuda sobre PIB cerró 2018 dos décimas por encima del objetivo marcado por el Gobierno (96,9% del PIB).