Público
Público

El Gobierno ofrece una rebaja energética a la industria pesada para proteger el empleo

El Consejo de Ministros aprueba un decreto ley con medidas dirigidas a evitar decisiones empresariales como las de Alcoa.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra Portavoz Isabel Celaá, la ministra de Trabajo Magdalena Valerio, y la ministra de Industria Reyes Maroto (d), durante la rueda de prensa celebrada en el Palacio de la Moncloa tras el Consejo de Ministros. EFE/Zipi

El Gobierno español aprobó el viernes un real decreto con medidas de apoyo a la industria a cambio de que las empresas mantengan su actividad a fin de evitar futuros cierres y despidos como los acontecidos recientemente en el norte del país.

Entre las medidas propuestas, dirigidas especialmente a las empresas con mayor consumo energético, figuran la creación de redes eléctricas internas en los principales polos industriales, el establecimiento de un estatuto de consumidor electrointensivo y el pago inmediato de las compensaciones por los costes derivados de las emisiones de CO2.

"Vamos a crear redes de distribución eléctrica cerradas en zonas industriales como Tarragona o Huelva, entre otras, redes que van a permitir a las empresas de estas áreas industriales tener una reducción de los costes de la energía", dijo la ministra de Industria, Reyes Maroto, durante la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.

Maroto no entró en el detalle de las medidas y dijo que su contenido se determinaría en un plazo de seis meses, aunque apuntó que el apoyo estaría condicionado a que las empresas se comprometan a la continuidad tanto de la actividad como el empleo.

"Les vamos a obligar a que mantengan la actividad productiva durante al menos un periodo de tres años con una decisión de mantener el 85% de la plantilla en caso que hubiera una decisión de despido colectivo", dijo Maroto, que reconoció, sin mencionar nombres, que las medidas iban dirigidas a evitar decisiones empresariales como las de Alcoa.

El gigante siderúrgico estadounidense anunció en octubre anunció el cierre de sus plantas de Avilés y A Coruña, que supondrán el despido de casi 700 trabajadores. (Información de Jose Elías Rodríguez, editado por Rodrigo de Miguel)