Público
Público

De Madrid a Oropesa, por unas pensiones dignas

Los pensionistas han vuelto a la calle. Pero esta vez los jubilados madrileños no lo han hecho en la capital sino que se han desplazado hasta la localidad toledana de Oropesa, para unirse a un compañero muy singular, Ángel Oliva, que cada lunes sale en solitario a la plaza del pueblo con una pancarta en defensa de todos los pensionistas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Ángel Oliva (centro) durante la concentración de pensionistas de este lunes en Oropesa. J.G.U.

La lucha de los pensionistas por la defensa del futuro del sistema público de pensiones ha llegado este lunes hasta el pueblo toledano de Oropesa. Allí, unos 200 jubilados se han concentrado en apoyo a Ángel Oliva, un pensionista que cada lunes desde hace dos años sale en solitario a la plaza del Ayuntamiento para manifestarse por unas “pensiones dignas”.

A las nueve de la mañana salían dos autobuses desde Madrid y otro desde Talavera de la Reina. En ellos, decenas de jubilados de Leganés, Alcorcón, Móstoles y gran parte de la zona sur de Madrid, se han desplazado para mostrar todo su apoyo y reconocimiento a la lucha del oropesano.

Ángel tiene 62 años y es pensionista desde hace ocho. Dedicó gran parte de su vida a trabajar de albañil en Madrid, Canarias y Ávila. Junto a su mujer formó una familia y tuvo cuatro hijos.

En Oropesa le reconocen como un hombre valiente y sin prejuicios por salir cada lunes a la plaza del pueblo con una pancarta en defensa de todos los pensionistas. Él lamenta que no quieran unirse más manifestantes a diario, pero asegura que algún día sí ha tenido compañía. En concreto habla del alcalde Juan Antonio Morcillo (PSOE) y de su mujer y su nieta de cuatro años, por la cual le brillan los ojos.

La plataforma de pensionistas de Móstoles, junto a Ángel Oliva. J.G.U.

Achaca la falta de interés a que la gente siente vergüenza de manifestarse en un pueblo de apenas 2.800 habitantes. Pero él no desiste. Entre chascarrillos, Ángel promete que seguirá saliendo a gritar por su pensión todos los lunes “y, si hace falta, también los martes, miércoles, jueves y viernes”.

“Un pequeño guerrero”

Durante la jornada de este lunes, Ángel ha sido vitoreado, aclamado y alabado por todos y cada uno de los visitantes. Le han dedicado cánticos y discursos muy emotivos, como el de Mª Ángeles Poveda en representación de la asociación Jóvenes Pensionistas que entre lágrimas ha agradecido a Ángel su sacrificio. Él se deshacía de todo halago con humildad: “Que vengan desde Madrid es lo máximo que le puede pasar a un pequeño guerrero como yo”, decía Ángel a Público.

“Yo no estoy solo por mí, sino para que los jóvenes tengan un buen futuro”

Asegura haber sido obrero toda su vida pero que nunca se ha movido en el tema político, hasta ahora. Gracias a su smartphone y a las redes sociales, se enteró de las reivindicaciones de los jubilados por toda España y quiso unirse. “Si quieres, puedes. Yo me he informado estos últimos años y he aprendido mucho”.

Luciendo con orgullo una gorra con el lema “pensiones dignas YA”, el oropesano reconoce que le gustaría que la gente estuviese más involucrada en la lucha social. “Yo no estoy solo por mí o mi economía, sino para que los jóvenes tengan un buen futuro”, se sincera ante este medio, y confía en conseguirlo.

“Que viva la lucha de las mujeres”

Entre los discursos ofrecidos en Oropesa este lunes, caben destacar además el de Carmen y Julia, cuyas palabras enarbolan la lucha feminista y visibilizan la brecha de género existente también entre pensionistas. Carmen, una profesora jubilada de Móstoles, ha explicado a los asociados que las mujeres cobran un 37% menos de pensión que los hombres y al grito de “la lucha será feminista o no será”, los congregados han vitoreado sus palabras.

Julia, una de las jubiladas pensionistas que ha dado voz al colectivo este lunes en Oropesa. J.G.U.

Los motivos son diversos ya que las mujeres se incorporaron más tarde en el mercado laboral, se daban de baja por tener que dedicarse a trabajar en el ámbito familiar y cobraban sueldos más bajos. Una menor cotización provoca que hoy en día la brecha salarial se vea reflejada en los pensionistas también. Carmen defendía así la lucha de las mujeres que viven oprimidas por un “sistema capitalista y patriarcal”, dijo ante el público.

Las mujeres cobran un 37% menos de pensión que los hombres.

Por su parte, Julia ha reconocido la dureza de las experiencias que ha tenido que vivir. Ha narrado ante una sala de casi 200 personas cómo tuvo que abandonar su casa para poder tener algo que llevarse a la boca, que más tarde se hizo cargo de cinco hijos porque su marido debía marcharse a trabajar a Alemania pero que no por eso desistió. La lucha la lleva en la sangre y asegura que nadie la va a callar.

Estas palabras han servido para simbolizar el valor de muchos otros pensionistas que no estaban presentes. Además, en reivindicación por el vaciado de la hucha de las pensiones y criticando duramente a políticos que han contribuido a ello, los jubilados han asegurado que su lucha no acaba con un cambio de Gobierno, porque “gobierne quien gobierne, las pensiones de defienden”, y así lo clama su eslogan.