Público
Público

Salarios España es el segundo país europeo donde se perdió más salario por la pandemia

Según el informe global sobre salarios de la Organización Internacional del Trabajo, la pérdida de salario fue más acentuada entre las mujeres que entre los hombres, aumentando así la brecha salarial.

Una trabajadora limpia una habitación. EFE/Alonso Cupul/Archivo
Una trabajadora limpia una habitación. EFE/Alonso Cupul/Archivo.

público | agencias

La crisis del coronavirus se ha cebado de manera particularmente intensa con los trabajadores españoles. España es el segundo país de la Unión Europea, por detrás de Portugal, con más pérdida de salario por el impacto de la pandemia en la economía, según el informe global sobre salarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Esa pérdida se elevó al 12,7% entre el primer y segundo trimestre del año, aunque la principal razón no ha sido la supresión de puestos de trabajo, sino la reducción de las horas trabajadas.

El primer factor representa el 3% de la pérdida de ingresos para los trabajadores, mientras que al segundo corresponde el 9,7%, según los datos que la OIT incluye en su informe.

La principal razón de la pérdida no ha sido la supresión de puestos de trabajo, sino la reducción de las horas trabajadas.

"Como habíamos mostrado en informes anteriores, España es uno de los países donde hay más desigualdad salarial en el conjunto europeo. Con la covid, la realidad es que los subsidios que se dieron en España han ayudado mucho a que no hubiese un colapso del promedio de los salarios", dijo la autora principal del informe, Rosalía Vazquez-Alvarez,

Los otros países más afectados –según un análisis que ha tenido en cuenta a la UE de Veintisiete más Noruega– han sido Irlanda, donde la pérdida de salario fue del 10,9% y Francia, con -10%.

Portugal, el país más perjudicado de todos, registró una pérdida de remuneraciones del 13,5 %, según los datos proporcionados por las autoridades nacionales a la OIT.

La pérdida de salario fue mayor entre las mujeres

Por género, la pérdida de salario fue más acentuada entre las mujeres en España (-14,9 %) que entre los hombres (-11,3 %).

En nuestro país los datos sobre la desigualdad laboral en lugar de mejorar, empeoran. Según datos de Eurostat divulgados por el sindicato UGT, la brecha salarial hace que de media las mujeres en nuestro país cobren 55 días menos que sus colegas varones.

A nivel europeo, España se se encuentra por debajo de la media (16%) con un 15,1%, pero ha crecido en 2017, último año del que se tienen datos.

Vazquez-Alvarez explicó que el impacto de la pandemia ha sido mucho mayor en los salarios más bajos y ha provocado que la distancia que los separa de los mejores salarios haya crecido.

"Esto ha creado una brecha salarial incluso más grande de la que había antes, cuando era aproximadamente del 24%, mientras que ahora es del 36%, es decir ha habido un gran aumento", analizó la experta.

 "Enorme presión" a la baja sobre los ingresos a nivel mundial

La crisis sanitaria ha golpeado a España después del primer año (2019) en el que se observaba el incremento de salarios más alto de los últimos seis a siete años, y que alcanzó el 1,2 % en términos reales.

La OIT ha advertido en la presentación de su informe de que las consecuencias económicas de la pandemia durarán y ejercerán una "enorme presión" a la baja sobre los ingresos a nivel mundial. 

La OIT estima que los subsidios que se han dado a los trabajadores en muchos países han compensado hasta el 40% de la pérdida total de salarios

En ese contexto, los salarios mínimos y los subsidios a los trabajadores son considerados las principales armas para evitar una crisis social todavía peor.

"Estimamos que los subsidios que se han dado a los trabajadores en muchos países han compensado hasta el 40% de la pérdida total de salarios", dijo este miércoles el director general de la OIT, Guy Ryder.

"Debido a que estos subsidios benefician sobre todo a los trabajadores con menores ingresos, es probable también que estas políticas ayuden a contener la tendencia a un aumento de la desigualdad", agregó

Los datos confirman que la pandemia provocó que los salarios se redujeran o crecieran más lentamente en dos de cada tres países del mundo en lo que va del año.

Ocupaciones de gran valor social tienen salarios bajos

Las trabajadoras del hogar denuncian ser las olvidadas en esta crisis del coronavirus. Si la situación ya era precaria antes de la pandemia, ahora diversas asociaciones reclaman más fuerte la necesidad de poner freno a prácticas abusivas de empresas de intermediación laboral, que reducen el salario de las cuidadoras. 

Según los datos sobre condiciones de trabajo de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2018, solo 407.587 de  628.800 trabajadoras del hogar de nuestro país están afiliadas a la Seguridad Social. Unas cifra que muestran que hay un gran número de mujeres que no cotizan ninguna de las horas trabajadas

Desde la OIT sostienen que para reconstruir pensando en un futuro mejor, también hemos de plantearnos cuestiones incómodas "como por qué con tanta frecuencia las ocupaciones de gran valor social, como la de cuidadores, cuidadoras y personal docente son sinónimo de sueldo bajo"

Garantizar el salario mínimo

Según la organización, el 90% de los Estados Miembros de la OIT tiene establecida alguna modalidad de salario mínimo, aunque, incluso antes de comenzar la pandemia, a nivel mundial, 266 millones de personas –el 15% de todas las personas asalariadas del mundo– percibían una remuneración inferior a la del salario mínimo por hora, ya fuera a causa del incumplimiento de la normativa pertinente o porque su ocupación estaba excluida de la misma.

"Un salario mínimo adecuado pone al trabajador a salvo de una remuneración baja y reduce la desigualdad", señala Rosalía Vázquez Álvarez, una de las autoras del informe, para quien lograr la efectividad de las políticas de salario mínimo exige un conjunto exhaustivo e inclusivo de medidas.

"Significa lograr un mayor cumplimiento, ampliar la cobertura a más trabajadores, y establecer un salario mínimo a un nivel adecuado e ir actualizándolo, a fin de que el trabajador y su familia puedan tener un mejor nivel de vida", añade.

Más noticias de Economía