Público
Público

Wikileaks La Justicia británica abre la puerta a extraditar a Julian Assange a Estados Unidos

La decisión llega después de que un juez del Tribunal Superior de Justicia de Londres pusiera en duda el deterioro de la salud mental y el riesgo de suicidio del fundador de Wikileaks si fuera entregado a Washington.

Partidarios de Julian Assange a las afueras del Tribunal Superior de Londres, este viernes.
Partidarios de Julian Assange a las afueras del Tribunal Superior de Londres, este viernes. ANDY RAIN / EFE

El Tribunal de Apelación de Londres ha dado luz verde este viernes a la entrega del fundador de Wikileaks, Julian Assange, a Estados Unidos. El tribunal ha dado la razón a Washington en su recurso contra un fallo del pasado enero que había denegado la extradición del activista al considerar que presenta riesgo de suicidio.

EEUU pide al Reino Unido la entrega del periodista australiano para que sea juzgado por 18 delitos relacionados con la Ley de Espionaje y la piratería informática por las revelaciones de WikiLeaks sobre los abusos norteamericanos en las guerras de Irak y Afganistán. Los podrían suponerle al fundador de Wikileaks hasta 175 años de condena.

Este atropello a la libertad de prensa llega en la misma jornada en la que se conmemora el día Internacional de los Derechos Humanos y cuando los periodistas Maria Ressa y Dmitry Muratov reciben el Nobel de la Paz 

Los jueces de Londres han concluido que el Gobierno estadounidense ha ofrecido suficientes garantías de que Assange recibirá el trato adecuado para proteger su salud. Esta decisión llega después de que el pasado 11 de agosto el juez del Tribunal Superior de Justicia de Londres Timothy Holroyde, cuestionara la decisión de su homóloga Vanessa Baraitser de negarse a la extradición para salvaguardar la salud mental de Assange y ante el riesgo de suicidio si es condenado finalmente en Estados Unidos, donde, según la jueza, su ingreso en una prisión sería un duro "confinamiento".

Este atropello a la libertad de prensa llega en el mismo día en el que se conmemora el día Internacional de los Derechos Humanos y cuando los periodistas Maria Ressa y Dmitry Muratov reciben el Nobel de la Paz

La postura de Holroyde fue un duro revés para Julian Assange, que lleva encarcelado en Reino Unido desde abril de 2019. Fue detenido en un asalto a la embajada de Ecuador en Londres, donde llevaba refugiado siete años y hasta ahora se ha escudado en su deteriorada salud mental para evitar su entrega a Estados Unidos, acreditada por un informe forense del psiquiatra Michael Kopelman.

Aunque la defensa puede recurrir esta decisión, los pasos a seguir ahora serán que el caso regrese a la inferior Corte de Westminster para luego remitirlo a la ministra británica del Interior, Priti Patel, que es quien tiene potestad para ordenar la extradición, según informa Efe cintando a fuentes judiciales. Hasta que termine este proceso, Assange seguirá detenido en la cárcel de alta seguridad londinense de Belmarsh, donde cumple prisión preventiva.

Un peligroso precedente contra la libertad de prensa

La defensa del periodista tiene claro el peligroso precedente que supondría su extradición: "Permitiría a la Justicia de EEUU perseguir a periodistas críticos por todo el mundo". Así lo relataba el abogado Aitor Martínez a Público. "El poder judicial de Reino Unido debe tener en cuenta que no se encuentra frente a un caso que afecte a una persona, Julian Assange, o a un medio, Wikileaks, se trata de un caso que afecta a la libertad de prensa en el mundo", explicaba Martínez el pasado mes de octubre.

Ante la posibilidad de la entrega a Washington, la profesión alzó la voz y tildó la ofensiva del Ejecutivo de Biden como una guerra total contra el periodismo de investigación. De hecho, el relator especial de la ONU sobre la Tortura, Nils Melzer, señaló que "si Julian Assange es condenado, será una sentencia de muerte para la libertad de prensa".

La extradición de Assange supondría al menos tres violaciones del derecho internacional

Lo cierto es que la extradición de Assange supondría al menos tres violaciones del derecho internacional. Así lo pusieron de manifiesto en una carta abierta al Gobierno del Reino Unido 186 profesionales del Derecho y legisladores eminentes junto a 21 asociaciones de juristas de todo el mundo. A su juicio, el encarcelamiento y la extradición del líder de Wikileaks violan "su derecho a estar libre de tortura, de detención arbitraria y de persecución política".

Entre las numerosas revelaciones de Wikileaks destacan las violaciones a los derechos humanos por parte de Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán. Además, Público informó en exclusiva en España un amplio número de documentos secretos sobre las relaciones internacionales del rey emérito en la última etapa del franquismo y en los inicios de su reinado.

Más noticias de Internacional