Público
Público

Pablo Ibar Nuevo juicio contra Pablo Ibar tras 16 años en el corredor de la muerte

Arranca en el estado de Florida el juicio que podría devolver la libertad a Pablo Ibar, el español que fue condenado a tres penas de muerte en EEUU. Una delegación del Senado estará presente en el tercer juicio a Ibar. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

El español Pablo Ibar junto a su abogado Alan Ross y Fred Haddad durante una audiencia del año 2016. EFE

Tras media vida encerrado en la cárcel, Pablo Ibar, tiene una nueva oportunidad de salir en libertad en el juicio que arranca hoy en el Tribunal del condado de Broward, en el estado de Florida. Tal y como ha afirmado el portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, Andrés Krakenberger, están determinados a sacarle de la prisión de Broward, porque "las pruebas de su inocencia cantan". 

A su vez, Krakenberger ha asegurado que tiene pruebas "sólidas" que demuestran que el acusado "ni siquiera estaba en el lugar del crimen". De esta manera, se ha referido al juicio que este lunes, 1 de octubre, se celebra en el Estado de Florida contra el preso de padre vasco, al que se acusa de matar al dueño de un club nocturno y a dos bailarinas en 1994.

Pablo, quién nació en Florida hace 44 años, es hijo de Cándido Ibar, un pelotari vasco emigrado a EEUU. Tras pasar la mitad de su vida encerrado, un jurado va a dictaminar qué ocurrirá con la tercera parte de su condena. Según ha detallado el representante de la familia, mañana se iniciará la elección de las 12 personas integrantes del jurado, proceso que puede prolongarse durante 4 y 6 semanas, por lo que se prevé que el juicio dure entre 3 y 6 meses.

"El acusado ni siquiera estaba en el lugar del crimen"

El portavoz explica que confía en que éste sea el tercer y último juicio contra su defendido, y que haya un veredicto de no culpabilidad porque "está clarísimo que no es culpable". 

No obstante, advierte de los peligros contra los que se van a enfrentar y asume que "tenemos que pasar por el tamiz de una Fiscalía que realmente lo único que quiere es condenar a muerte a Pablo, y por otro lado, un jurado que, insisto, queremos que sea lo más imparcial posible, pero, a saber si lo conseguimos".

En el proceso se aportarán las pruebas, opiniones y debates que irán reduciendo el caso hasta conducirles a un solo veredicto, decisión que recaerá en un jurado popular.

La Fiscalía contra Pablo Ibar

Andrés Krakenberger, ha sido especialmente duro contra la Fiscalía, a la que ha acusado de no traer nada nuevo contra Pablo Ibar a este nuevo juicio.

"¿Qué trae la Fiscalía en este juicio que no tuviera en el año 2000 en el juicio en el que Pablo fue condenado a muerte?, nada, nada nuevo. ¿Qué dijo el Tribunal Supremo de Florida sobre las pruebas que tenía la Fiscalía con las que le condenó a muerte?, pues que eran pruebas escasas y débiles y, por eso, anuló la condena a muerte y ordenó repetir el juicio. ¿Qué tiene, por tanto, la Fiscalía ahora que no tuviera en el año 2000?, nada, tiene pruebas escasas y débiles", ha resaltado.

"Por mucho que tengas pruebas a tu favor, eso no garantiza nada. Como se vio en el año 2000"

En todo caso, la familia de Ibar no contempla que vaya a haber juicio nulo y se tenga que repetir, ni que se declare un veredicto de culpabilidad porque, en su opinión, tienen "pruebas sólidas" que demuestran que Pablo "no estaba ni siquiera en el lugar del crimen en el momento que se produce".

Por ello, Krakenberger ha sostenido que los familiares de Ibar están "muy animados" por la repetición del juicio, por el que llevan luchando desde el año 2000, pero "comprensiblemente" nerviosos, porque, "por mucho que tengas pruebas a tu favor, eso no garantiza nada", como se vio en el año 2000. No es plato de buen gusto para la familia ni para el propio Pablo, por mucho que sepan a ciencia cierta que es inocente", ha proclamado.

Respecto a la campaña de crowdfunding puesta en marcha para poder costear la defensa de Ibar en el nuevo juicio, Krakenberger ha detallado que, del presupuesto total de 1,3 millones de euros, tienen recaudado el 80%, por lo que aún les falta el otro 20%.

En tan solo unos segundos, el presidente del jurado pronunciará las palabras: culpable o no culpable. Con ello, 24 años de condena quedarán reducidos a un solo veredicto tras lo que, explica el portavoz, el acusado regresará a casa e intentará vivir los años que le quedan en libertad o volverá al corredor de la muerte para esperar a ser ejecutado.