Público
Público

Pulso entre Roma y Bruselas La UE vigila la liquidez de la banca italiana

Las comprobaciones afectan tanto a los depósitos de los clientes como al mercado interbancario y de momento "no se han detectado señales de alarma"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las sedes de los bancos italianos Intesa San Paolo, Unicredit, Carige e Monte dei Paschi. REUTERS

Los supervisores bancarios europeos han aumentado sus labores de vigilancia de los niveles de liquidez en los bancos italianos tras el fuerte aumento en los rendimientos de la deuda pública del país, aunque no hay motivo de alarma, dijo el martes una fuente de la UE.

La fuente dijo a Reuters que la monitorización se estaba llevando a cabo "más intensamente de lo habitual" debido a la agitación en los mercados en los últimos días.

Las comprobaciones afectan tanto a los depósitos de los clientes como al mercado interbancario que los bancos utilizan para prestarse entre sí sin solicitar garantías, dijo la fuente, agregando que "no se han detectado señales de alarma".

Tanto el Banco de Italia como el Banco Central Europeo, supervisor único de la banca en la zona euro, declinaron hacer comentarios.

El BCE, junto con los supervisores nacionales, examina regularmente las condiciones de liquidez de las entidades de crédito y realiza ajustes en sus tareas de vigilancia, incluidas la frecuencia y la profundidad, durante períodos de estrés o volatilidad del mercado, dijo una fuente en el BCE.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una comparecencia tras la cumbre de la UE de junio de 2018, en Bruselas. REUTERS/Eric Vidal

El choque presupuestario entre el Gobierno populista de Roma y las autoridades de la Unión Europea elevó el martes el coste de la deuda de referencia a 10 años de Italia al 3,72%, el nivel más alto desde febrero de 2014.

El mes pasado, la coalición gobernante en Italia (integrada por el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga) estableció un objetivo de déficit de 2,4% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2019, una cifra que triplica la meta anterior para la endeudada nación, lo que ha desconcertado a los inversores y ha provocado duras críticas de la Comisión Europea.

Los bancos italianos son vulnerables a los problemas de deuda soberana porque tienen alrededor de 375.000 millones de euros en bonos nacionales, o el 10% de sus activos, y el aumento en los rendimientos, al dañar el valor de esas inversiones, afecta a sus niveles de capital.

Las acciones en los bancos del país han caído fuertemente en los últimos meses y el coste de asegurar la deuda de los principales bancos contra un posible incumplimiento ha aumentado