Público
Público

Ayuso, al choque contra Feijóo

La presidenta madrileña dinamita el giro del PP en el apoyo al impuesto a las energéticas. "No puedo estar esperando que salga el teletipo de Feijóo para ver cómo me posiciono", asegura.

Feijóo
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, e Isabel Diaz Ayuso, en la clausura de la XXV Interparlamentaria del partido el fin de semana pasado. EFE/Ismael Herrero

Isabel Diaz Ayuso le complica a Alberto Núñez Feijóo el giro en el apoyo al impuesto a las energéticas y eleva día a día el tono contra la propuesta europea que la dirección nacional del PP apoya "sin fisuras". La presidenta madrileña ha pasado de decir que no le "gusta" y que es una "improvisación de última hora" a tacharla de "tremendo error". Génova trata de evitar el choque y defiende en público que la "pluralidad de opiniones" entre sus filas es un sello de identidad, pero, en privado, miembros de la dirección no esconden cierto malestar e insisten en que las posiciones las marca el presidente. 

El Partido Popular renunció la semana pasada a uno de los pilares de su proyecto político y económico para España ("de entrada, subir impuestos no") y, empujados por el pronunciamiento de la Comisión Europea, asumió gravar los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas. Génova hizo equilibrios en el discurso para ocultar el cambio de posición y Feijóo se colocó detrás de la líder conservadora Úrsula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, para defender el impuesto en los términos propuestos por Bruselas, consciente de que no puede permitirse enfrentarse a la Comisión.

Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid sí, y eso ha hecho. El pasado domingo, en plena interparlamentaria del PP, una cita que congregó a todos los diputados y senadores del partido para trabajar en común su proyecto político para las elecciones de 2023, Díaz Ayuso sorprendió con una entrevista en el diario La Razón en la que contradecía la decisión de la dirección nacional de apostar por el impuesto a las energéticas dejando claro que a ella no le gustaba.

En ese momento, varios miembros de la cúpula de Génova, incluido el mismo Núñez Feijóo, habían mostrado de forma explícita su apoyo al impuesto y, aún así, a Ayuso no le importó romper el discurso oficial del PP.

Sus declaraciones llegaron un día después de que diese plantón a sus compañeros de partido durante la Interparlamentaria que se celebró en Toledo. Estaba previsto que el sábado Ayuso presidiese una de las mesas de trabajo convocada para esa jornada pero la presidenta madrileña se fue al terminar su intervención, sin quedarse tampoco a la comida que tuvo lugar ese día entre Feijóo y otros dirigentes del PP. Desde la Puerta del Sol restaron importancia a su ausencia y justifican motivos de agenda, a pesar de que Génova anunció solo tres días antes que Ayuso estaría durante toda la jornada.

Pero lejos de quedarse en esas declaraciones, Ayuso ha elevado las críticas al impuesto. En otra entrevista este lunes en Onda Cero, dijo de forma clara que le parece "un tremendo error" gravar los beneficios de las energéticas e instó a Bruselas a "aclarar" su política energética "a largo plazo". 

Esta salida de Ayuso pilló desprevenida a la secretaria general del PP, Cuca Gamarra, que, preguntada este martes en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, puso en duda que la líder de su partido se pronunciase estos términos. Ante la insistencia de la prensa, Gamarra defendió que el PP es "el partido de la libertad" y que "una de nuestras grandezas es poder decir en cada momento lo que creemos". 

Ayuso no espera al "teletipo de Feijóo"

Esa es la respuesta comodín de la dirección nacional para no confrontar con Ayuso. Antes del choque por el impuesto energético, Feijóo tuvo que recurrir a ella también en la cuestión del aborto, cuando la líder del PP de Madrid salió a decir que ella estaba a favor de que las menores de 18 años pudiesen interrumpir su embarazo de forma voluntaria sin permiso paterno, en contra de lo que defendían desde Génova. Un pronunciamiento que generó polémica y arrastró al presidente del PP a un debate que quería evitar.

Lejos de intentar silenciar las diferencias, como desearían en el equipo de Feijóo, Ayuso ha dejado cuál sigue siendo estilo. "No puedo estar esperando que salga el teletipo de Feijóo para ver cómo me posiciono", zanjó. Estas palabras sorprendieron entre los dirigentes de la cúpula nacional, aunque también señalan que es un modus operandi habitual y que no erosiona el fuerte liderazgo de un Núñez Feijóo que no soltará fácilmente la batuta. 

Más noticias