Público
Público

Elecciones generales 10-N Casado coloca en las listas del Congreso al alcalde que hizo un escrache a los políticos del 'procés' junto a Hogar Social Madrid

Casado se ha mostrado muy crítico ante los escraches sufridos por su partido en el pasado. En mayo aseguró que estaba volviendo a las calles "el radicalismo", llegando a pedir al Gobierno que se aplicara la Ley de Partidos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

El alcalde de Boadilla, Javier Úbeda Liébana, en la protesta en Atocha contra los miembros de la Mesa del Parlament. Fuente: La Sexta

El 'popular' Javier Úbeda Liébana fue elegido alcalde de Boadilla del Monte tras los comicios del 26-M. Su candidatura fue aupada por el anterior alcalde de la localidad madrileña, Antonio González Terol, vicesecretario de política territorial, y persona de la absoluta confianza del líder del PP, Pablo Casado. En esta nueva repetición electoral, Génova han querido que sean los alcaldes de la región quienes cierren la lista de Madrid, por lo que Úbeda concurre como número 34.

En el PP poco ha influido el hecho de que en enero de 2018 las cámaras de La Sexta le pillasen participando junto a los ultraderechistas de Hogar Social Madrid en un escrache en la estación de Atocha a políticos catalanes de la Mesa del Parlament que iban a declarar ante el Tribunal Supremo. La entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, anunció medidas disciplinarias contra él, pero finalmente no fue sancionado.

Úbeda era todavía concejal y defendió que no tenía vinculación con la organización fascista y justificaba su presencia como una acción para "protestar y expresar la indignación por el daño causado por los golpistas". En declaraciones a La Sexta, aseguró que no llegó a "gritar" porque "llegó tarde" y que acudía a la convocatoria de Fundación DENAES -una fundación vinculada a Vox- no de Hogar Social Madrid.

El alcalde de Boadilla decidió acudir a la protesta "movido por la rabia" y aseguró que no lo hizo "porque fuesen políticos" sino porque, a su juicio, "eran golpistas". Casado se ha mostrado muy crítico ante los escraches sufridos por su partido en el pasado. En mayo aseguró que estaba volviendo a las calles "el radicalismo" y que el Gobierno debía de adoptar medidas para pararlo.

En este contexto, llegó a pedir que se aplicase la ley de partidos para ilegalizar a aquellos que apoyan la violencia. "Estamos a favor de la seguridad, la libertad y la moderación"; no puede ser que "tengamos que ir escoltados a hacer campaña, con problemas de seguridad, y el PSOE se mantenga equidistante", aseguró el candidato a la presidencia del Gobierno.

Sin embargo, estas mismas actitudes "violentas" en sus propias filas han pasado desapercibidas. Incluso se han premiado. En la carta de despedida de González Terol del ayuntamiento de Boadilla aseguró: "Este equipo estará encabezado y liderado por mi amigo Javier Úbeda, que ama y conoce esta localidad tanto o más que yo. Una confianza que os pido le otorguéis tanto a él como a las personas que le acompañarán, pues no se me ocurre personas mejor cualificadas para seguir llevando a cabo los proyectos que Boadilla del Monte necesita".

Más noticias en Política y Sociedad