Público
Público

Caso máster El TSJM investigará si hubo alguna irregularidad en el acceso de Cifuentes al juzgado por el garaje

Fuentes jurídicas señalan que fue una "clara maniobra de distracción" de la exdirigente del PP, que aprovechó sus contactos en la Delegación del Gobierno y la Policía Nacional, sin contar con la autorización de la decana en funciones.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Cristina Cifuentes en una comparecencia. EFE/Archivo

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) investigará si hubo alguna irregularidad el pasado lunes cuando la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, accedió y salió por el garaje de los Juzgados de Plaza de Castilla para declarar por el caso Máster.

En rueda de prensa para presentar la memoria judicial del TSJM, su presidente, Francisco Javier Vieira, ha señalado que no había tenido conocimiento directo del asunto, aunque ha precisado que tratará de averiguarlo de inmediato. "Si veo que eso puede tener algún contenido de alguna irregularidad o actuación irregular, sería cuestión de trasladarlo a la Sala de Gobierno" del TSJM, ha manifestado Vieira.

Fuentes jurídicas han explicado a Efe que existe un gran malestar tanto en el decanato de los Juzgados como en la seguridad privada del edificio, por cargar contra ellos al acusarles de ser complacientes con Cifuentes.

Para las fuentes, lo que se produjo el pasado lunes fue una "clara maniobra de distracción" de la exdirigente del PP, que aprovechó sus contactos en la Delegación del Gobierno y la Policía Nacional para acceder al edificio por un garaje y salir por otro, sin contar con la autorización de la decana en funciones, Carmen Valcárcel, pese a los rumores que apuntan que fue ella la que dio su visto bueno.

Cifuentes llegó puntual a su cita del lunes a las 16.30 horas para declarar como investigada ante la titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid por los delitos de falsedad documental, cohecho y prevaricación administrativa.

Pero ningún reportero gráfico logró captar imagen alguna ni de su llegada ni de su salida pese a la amplia presencia de cámaras y fotógrafos que cubrían las entradas al edificio para el público, porque la exdirigente popular empleó el garaje de los juzgados.

Según las fuentes consultadas por Efe, Cifuentes hizo uso de la escolta que circunstancialmente puede emplear como expresidenta regional, a lo que sumó un coche oficial de la Policía.

No obstante, había un segundo coche oficial oscuro y con lunas tintadas que fue empleado "como maniobra de distracción" para salir por un garaje donde estaba la prensa situada y permitir a la expresidenta abandonar por otro el edificio, despistando a los periodistas y reporteros.

Esta maniobra pilló por sorpresa al personal de seguridad privada del edificio, que no había recibido ningún oficio ni comunicación que permitiera la entrada de Cifuentes en esas circunstancias, por lo que el asunto quedó en "manos amigas" de la expresidenta, añaden las fuentes.