Público
Público
Únete a nosotros

Crisis en Podemos Claves de la cumbre de Podemos para lograr la unidad antes de las elecciones del 26-M

El Consejo Ciudadano que se celebra este miércoles servirá para mandar un mensaje de tranquilidad a militancia y direcciones autonómicas. No se descarta que Pablo Iglesias e Íñigo Errejón acudan al cónclave.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Imagen de archivo de una reunión del Consejo Ciudadano de Podemos / PODEMOS

La historia reciente entre Íñigo Errejón y la actual dirección de Podemos viene atravesada en cada una de sus fases por una palabra que lo sigue marcando todo: unidad. Fue lo que los inscritos presentes en el escenario de Vistalegre II le gritaron a los dirigentes del partido tras el enfrentamiento entre las diferentes corrientes en las primarias.

También ahora la unidad es la consigna de cada uno de los actores supervivientes del terremoto político que ha causado la integración en la plataforma Más Madrid del que llegó a ser número dos de Podemos. La dirección del partido pide unidad; Errejón pide unidad; Izquierda Unida pide unidad.

El Consejo Ciudadano que el partido celebrará este miércoles no podía quedar fuera de la fórmula. El máximo órgano de Podemos entre asambleas se convoca, aseguran fuentes de la dirección, para “escuchar y lanzar un mensaje de unidad a todos los territorios y a toda la militancia”.

La unidad de la que se habla ahora es concretamente la de la candidatura que pretende aglutinar a las fuerzas de la izquierda bajo una candidatura. Pero antes de eso, en el partido son conscientes de hay que cerrar varios escenarios que preceden al preelectoral.

Antes de perseguir que el terremoto cese entre las fuerzas madrileñas, hay que reforzar los cimientos orgánicos. Antes de pedir unidad entre ajenos, hay que garantizar la propia. Por eso, el Consejo Ciudadano pretende ser el bálsamo reparador con el que Podemos pueda volver reconfortado a unas negociaciones que, cuanto menos, serán complejas.

Por un lado, está la responsabilidad política de poder lograr una candidatura única beneficiosa para todas las partes y a la que el electorado pueda responder de forma positiva. Por otro, la dificultad de que las negociaciones sean entre dos partes que han protagonizado una ruptura reciente, calificada por algunos miembros de Podemos de “golpe” de un compañero. En medio, el Consejo Ciudadano, que buscará fortalecer al partido de cara al escenario preelectoral, y que ofrece varias claves e incógnitas.

La preocupación de los líderes autonómicos

Diez secretarios generales autonómicos de Podemos se reunieron en Toledo el viernes de la pasada semana para llamar a la “unidad y responsabilidad” en la formación tras el anuncio de Errejón. Aunque la lealtad a la organización no parece estar en juego, las direcciones de los diferentes territorios se mostraron preocupadas porque el conflicto en la Comunidad de Madrid pudiera perjudicar la confianza de la militancia en el resto de autonomías.

Por eso, pusieron sobre la mesa la necesidad de que haya “una idea muy clara de ser responsables con los mandatos que han hecho los inscritos en los documentos y en las votaciones”. Los líderes autonómicos han pedido un rumbo fijo y certezas, y el Consejo Ciudadano, explican fuentes de la dirección, pretende mandar un mensaje de tranquilidad en este sentido.

Atajar la incertidumbre de los territorios, alimentada por las últimas encuestas electorales y por el batacazo andaluz, es uno de los objetivos necesarios antes de afrontar definitivamente el caso de Madrid.

El respaldo de la militancia

No solo se buscará apaciguar la situación orgánica en los diferentes territorios, sino que el Consejo Ciudadano también quiere incluir en ese mensaje tranquilizador a los inscritos de Podemos. Los miembros de la dirección se han mostrado preocupados en los últimos días por la imagen que el conflicto generado con el anuncio de Errejón haya podido provocar en una militancia que también corre el riesgo de dividirse.

Esto, unido a la advertencia de los secretarios generales autonómicos de la necesidad de respetar los mandatos de los inscritos para no perjudicar su confianza, condicionará sobremanera la planificación y el desarrollo del cónclave.

El futuro de las confluencias

Más allá de las cuestiones pendientes de resolver en Podemos, en el partido son conscientes de que el espacio común y las relaciones establecidas con otras fuerzas en las confluencias también se han visto salpicados por los acontecimientos de las últimas semanas.

Desde Izquierda Unida muestran preocupación por la situación de Madrid, y su coordinador federal, Alberto Garzón, ha insistido en pedir una candidatura unitaria para resolver la crisis política. A su vez, IU Madrid explora acuerdos tanto con los de Iglesias como con los de Errejón, a través de reuniones que han mantenido en los últimos días, y también con el objetivo de facilitar la unidad de en una sola candidatura.

El responsable de relaciones políticas de Izquierda Unida en Madrid, Álvaro Aguilera, aseguró el pasado lunes que no veía “viable” la marca Unidos Podemos en la Comunidad. Unas palabras a las que no se sumó Garzón, que restó importancia a las siglas e insistió en la relevancia de la unidad.

Al igual que IU, en Podemos asumen que tendrán que negociar con el Más Madrid de Errejón, pero su objetivo es hacerlo después de cerrar una candidatura con las fuerzas con las que ya existen acuerdos, sobre todo Izquierda Unida y Equo. En el cónclave, Madrid tendrá un lugar esencial, y, aunque no se aborde de forma concreta la estrategia a seguir (Podemos Madrid apenas retomó su actividad negociadora el lunes, a través de un equipo técnico, tras la dimisión de Ramón Espinar), sí que se buscará asentar y reforzar las relaciones ya construidas en las confluencias.

¿Acudirán Iglesias y Errejón?

Es la incógnita simbólica del cónclave. También lo es la posibilidad de que uno acuda y el otro no, o de que se encuentren en el mismo espacio. Sin embargo, todavía no se sabe si el Consejo Ciudadano va a contar con su presencia. En el caso del secretario general de Podemos, estas reuniones suelen comenzar con un discurso inicial de Iglesias, previo al debate de los asistentes.

Si finalmente el líder de la formación no acude, podría optar por lanzar algún tipo de mensaje por otras vías, algo que ya hizo hace unas semanas cuando Errejón anunció su decisión de integrarse en Más Madrid, momento en el que mandó un audio.

El de Errejón es un asunto más complejo. La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, aseguró hace unos días que creía que el candidato de Más Madrid no debía acudir “por responsabilidad” y porque, a su juicio, tenía que “dejar debatir” al partido antes de comenzar cualquier negociación. Lo que está claro es que el Consejo Ciudadano constituirá la primera propuesta de soluciones de futuro a una crisis que la dirección de Podemos no esperaba.

Más noticias en Política y Sociedad