Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones 28-A Sánchez ubica al PSOE como única opción “cabal y sensata” de cara al 28-A y asegura que “el futuro no está escrito”

El presidente pide a los socialistas que convenzan de que el voto al PSOE es el voto del “sentido común” y avisa a la derecha y a la ultraderecha: "Quien quiera expulsar de la política a las mujeres, será expulsado de la política por las mujeres"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

José Entrena, Susana Díaz, Pedro Sánchez y Paco Cuenca, este lunes en Granada. Europa Press

El mismo día en que quedaron disueltas las Cortes que se renovarán el próximo 28 de abril, cuando se celebren las elecciones generales, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se dirigió a Granada, donde reivindicó, en una línea propia de su épica, que el “futuro no está escrito”, sino que depende “de la orientación” que se le quiera dar con el voto y ubicó al PSOE como la única “opción cabal y sensata”, frente a esa fusión de la derecha, de PP y Ciudadanos, con la ultraderecha, que representa Vox.

“Lo que hacen [PP y Ciudadanos] es fundirse con la ultraderecha. Lo estamos viendo en Andalucía y también en el resto de España.. Me preocupa que la ultraderecha le gane el discurso al PP y a Ciudadanos. Ellos tendrían que estar combatiendo el discurso homófobo, xenófobo y machista que tiene la ultraderecha en este país”, dijo Sánchez.

Andalucía es el territorio que mejor representa la idea con la que quiere jugar el presidente en esta precampaña electoral, después del batacazo del PSOE de Susana Díaz en las pasadas elecciones autonómicas, que dio paso a la alianza de Vox, PP y Ciudadanos. Así la expresó Sánchez: “Nunca como ahora, después del 2D -día de los comicios en Andalucía- sabemos lo que nos jugamos. Solo hay dos opciones. Nos jugamos el país, el modelo de sociedad, una España que regrese 40 años atrás o que mire al futuro. Aquí estamos entre progresistas, entre gente de izquierdas, pero tenemos que trascender lo que representamos, a toda la gente que tiene sentido común, que tienen que apostar por el PSOE. Es el único proyecto cabal, sensato que tiene ahora mismo el país”.

Sánchez reivindicó la historia gubernamental del PSOE y apeló al orgullo de ser una organización con 140 años de historia. Hubo referencias a Felipe González, a José Luis Rodríguez Zapatero, a María Teresa Fernández de la Vega, a Ernest Lluch. “Algunos dicen que van a poner un cordón sanitario al PSOE”, dijo el presidente. “Al partido que puso en pie la lucha contra la violencia, la sanidad pública, conquistando derechos y libertades. La España constitucional no se construyó con cordones sanitarios, se construyó a base de diálogo y generosidad, que es lo que aporta el PSOE”, agregó.

Derechos de las mujeres

La primera parte de su intervención la dedicó Sánchez a profundizar en su idea: el 28-A o se vota al PSOE o se vota a la alianza de Vox, PP y Ciudadanos. “Si ya ha dicho Casado cuál es su modelo de país. Yo no sé qué le pasa a la derecha con las mujeres. Para que las pensiones se revaloricen, no se recortan los derechos de nadie y mucho menos de las mujeres”. A continuación, el presidente se lanzó a combatir el flanco por el que la derecha y la ultraderecha le van a atacar una y otra vez a lo largo de esta campaña. La unidad de España. El presidente se preguntó qué España quieren: “Ya no se trata solo de la cuestión ideológica. La unidad de España. ¿Qué unidad quieren con ciudadanos de primera y ciudadanas de tercera?”, dijo Sánchez.

“Si lo pensamos en términos electorales, es el siglo de las mujeres. Quien quiera expulsar de la política a las mujeres, será expulsado de la política por las mujeres. Este, el 8M es muy importante. Aquellos que hacen listas negras a trabajadoras y aquellos que blanquean a quienes hacen listas negras, les decimos que queremos una España en igualdad. Esa es la España que va a salir a manifestarse el próximo 8 de marzo”, abundó el presidente.

Gobernar hasta el último minuto

Sánchez opuso su proyecto para España al de la derecha: “Andan molestos enfadados, porque hemos aprobado el decreto, un real decreto en favor de la igualdad laboral. Andan molestos. El problema que tienen es que gobierna el PSOE. Vamos a gobernar hasta el último minuto de esta legislatura”.

“¿Están o no están de acuerdo con la igualdad, con elevar el permiso de paternidad, con publicar las diferencias salariales, que es lo que explica que las mujeres tengan un 31% menos de jubilación que los hombres? ¿Están o no de acuerdo en el decreto de vivienda? La tasa de desahucio ha aumentado. Tendrán que decirnos si están o no de acuerdo en regular el precio de las viviendas en el centro de las ciudades. Si están de acuerdo o no en el estatuto de los investigadores en formación”, reivindicó el presidente.

Sánchez remachó el argumento, y prometió una ley de eutanasia y “arreglar” la reforma laboral, si obtiene mayoría suficiente: “Ha habido cosas que hemos hecho y otras que no por el bloqueo”. Sí hemos revalorizado las pensiones, aunque PP y Cs no nos hayan apoyado".

El presidente reivindicó que la próxima legislatura iba a ser la de la “educación pública”. “Será el mandato de la educación pública y de la ciencia en nuestro país. La educación pública es el eje del cambio personal y social, el eje del cambio que necesitamos. El 28% de los niños y niñas en nuestro país están en riesgo de exclusión. Vamos a impulsar la educación de 0 a 3 años universal y gratuita en nuestro país, a reducir la ratio de alumno por profesor, a poner fin a la LOMCE y aprobar una ley educativa. Destinaremos el 5% del PIB a la educación, a la FP, a las universidades. Se tiene que crecer y se tiene que redistribuir el crecimento. La juventud necesita de las administraciones públicas. Tenemos que rebajar en 8 puntos la tasa de abandono escolar, del 18% al 10%, para situarnos en la media europea. Desde la política se pueden hacer muchas cosas”, remachó el presidente.

Unidad contra el "trifachito"

Sánchez hizo suyas en su intervención, al inicio, las palabras de José Entrena, secretario general del PSOE de Granada, quien había dicho que “juntos y juntas somos más felices y somos más fuertes ¿Os dáis cuenta?”. Susana Díaz, la secretaria general del PSOE de Andalucía, también abogó por la unidad, “al lado de Pedro”, y abrochó un discurso en el que llamó a la movilización general, a huir de la abstención para combatir al “trifachito”. “Cuando no vamos, la derecha viene, se une y forma un trifachito. Hay que movilizar a la gente y pedirle a todos los progresistas que aprendan de lo que pasó en Andalucía”, dijo la expresidenta de la Junta.

Díaz reivindicó las políticas de memoria histórica. “Lorca simboliza libertad, memoria democrática. No vamos a permitir que se canjee por ningún presupuesto. Queremos justicia, verdad, descanso, reparación. Lorca representa libertad para vivir como uno quiere”.

Díaz prologó el discurso del presidente y su idea de dos opciones, o PSOE o la fusión de las derechas con la ultraderecha: “El 28-A este país se juega muchas cosas. Nos jugamos que España consolide una etapa de derechos y de avances y que lo que ha pasado aquí no se vuelva a repetir. [Fueron] a Colón para señalar a mejores españoles y peores españoles. Siempre queremos lo mejor para España. Nunca nos enfrentaremos a españoles. Ellos fueron a Colón a señalar la bandera. Ellos se envuelven en banderas. Nosotros cogemos las banderas para arropar a quienes más nos necesitan”.

Díaz reivindicó el próximo 8 de marzo como el “primer hito de una primavera que va a ser muy importante para este país” y cargó contra Ciudadanos: “El feminismo y la democracia no necesitan apellidos. Cuando se le ponen apellidos se les debilita siempre. Tampoco tienen que decidir sobre nuestro vientre”. “El 8 de marzo vamos a salir a reivindicar igualdad y respeto”, cerró.

Más noticias en Política y Sociedad