Público
Público

Junqueras se marcha entre silbidos de la manifestación independentista contra la cumbre hispano-francesa

Miles de personas llenan la avenida Maria Cristina en la primera concentración unitaria del independentismo en meses, aunque las diferencias han emergido con las críticas a ERC, presente dentro y fuera de la reunión entre Estados. 

Las protestas contra la cima hispano-francesa en Montjüic a 19 de enero de 2023
Las protestas contra la cima hispano-francesa en Montjüic a 19 de enero de 2023. Aina Martí / ACN

La cumbre hispano-francesa en Barcelona ha logrado lo que no había conseguido ni el quinto aniversario del 1-O ni la última Diada: la unidad del independentismo en una manifestación convocada por todos los partidos (ERC, Junts y CUP) y entidades, con Òmnium Cultural, ANC y el Consell per la República a la cabeza. Esta recuperación de la unidad, sin embargo, ha quedado en el plano simbólico cuando la comitiva de ERC, liderada por Oriol Junqueras, ha abandonado la concentración en medio de silbidos y abucheos.

Esto ocurría minutos antes que, unos metros más arriba, el president de la Generalitat, Pere Aragonès, hiciera la salutación oficial a los dos mandatarios. El hecho de que ERC estuviera presente tanto dentro como fuera de la cumbre había despertado malestar en un movimiento acostumbrado ya a las contradicciones.

Ni la comitiva política ni los manifestantes se veían unos a otros, aunque desde todos lados se escuchaba la macrosilbada que los concentrados han dedicado a Sánchez y Macron durante varios minutos. La alcaldesa Ada Colau también estaba presente durante el recibimiento a las puertas del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC).

Miles de independentistas han madrugado este jueves para encontrarse a las nueve a los pies del museo, donde ha tenido lugar la reunión entre Estados. Pese a unas temperaturas gélidas, el rechazo a la cita de Pedro Sánchez y Emmanuel Macron ha movilizado a unas 6.500 personas según la Guardia Urbana, y 30.000 para los organizadores.

Los manifestantes, distribuidos desde lo alto de la fuente de Montjuïc hasta las torres venecianas de plaza España, han denunciado lo que consideran una "provocación", especialmente tras las palabras de Pedro Sánchez, que afirmó que "el Procés se ha acabado".

En respuesta a ello, el lema de la convocatoria era "Aquí no s'ha acabat res" (Aquí no se ha acabado nada). Pese a la diversidad de organizaciones convocantes, el perfil mayoritario era el mismo de las últimas citas del independentismo. Gente mayor unida bajo el grito "Puigdemont, el nostre president" y ataviada con mucha ropa de abrigo, estelades, bocadillos para pasar la mañana y hasta alguna silla. Aunque muchos han llegado en transporte público, también había varios autobuses provenientes de distintos puntos de Catalunya para la ocasión.

"Ni França, ni Espanya, Països Catalans" y "Sánchez, Macron, som una nació" han sido también algunos de los lemas más coreados. El manifiesto unitario ha defendido que "en los Países Catalanes no hay normalidad sino un conflicto político no resuelto".

"Una foto provocativa no convertirá a España o Francia en estados más democráticos sino más hipócritas", seguía el manifiesto, que han leído Pere Manzanares, teniente de alcaldía del ayuntamiento de Elna (Catalunya norte), y Gemma Pera, "represaliada" por las movilizaciones de apoyo al rapero Pablo Hasél.

La unidad en la convocatoria no ha conseguido limar del todo las asperezas surgidas en los últimos meses entre independentistas, con una marcada hostilidad hacia ERC. Algo que ya se plasmó en los abucheos a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, durante el quinto aniversario del 1-O, donde los republicanos no mandaron una comitiva oficial.

Este jueves, Junqueras también ha sido objeto de silbidos y abucheos. Fuentes de ERC niegan sin embargo que ello haya sido el motivo de su marcha y alegan que tenía otro compromiso más tarde. Pese a esto, se ha escuchado algún grito de "Junqueras, traïdor, et volem a la presó" que demuestra el alto voltaje entre los distintos actores independentistas

Aun así, la convocatoria -quizás más masiva de lo esperado- parece que ha conseguido mostrar a los altos mandatarios lo que se proponía: que sigue habiendo un conflicto en Catalunya que hay que resolver por vías democráticas, con la amnistía y el ejercicio a la autodeterminación como principales reivindicaciones del movimiento.

Más noticias