Público
Público

Maltrato animal La tauromaquia seguirá dependiendo de Cultura pese a que Iglesias tiene competencias en bienestar animal

La Vicepresidencia de Asuntos Sociales dirigida por Pablo Iglesias contará con una Dirección General de Bienestar Animal que buscará homogeneizar las leyes autonómicas de protección, pero no tendrá competencias en temas taurinos.

Un diestro apunta con las banderillas a un toro herido./ EFE

Alejandro Tena

La tauromaquia no se toca. Los planes del nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos no contemplan poner fin a los festejos taurinos y tampoco cambiar la forma en la que, hasta el momento, se gestionan los asuntos relacionados con esta tradición ligada al maltrato animal. Tanto es así, que, pese a que la Vicepresidencia de Pablo Iglesias tiene competencias en "la protección de los animales", los asuntos relacionados con la tauromaquia seguirán dependiendo del Ministerio de Cultura y Deporte, según han confirmado a Público fuentes de la Vicepresidencia 2ª del Gobierno. 

La cartera de Pablo Iglesias tendrá la capacidad de impulsar medidas que protejan a los animales del maltrato y, según confirman a Público estas fuentes de la Vicepresidencia 2ª, contará con una Dirección General de Bienestar Animal, cuyas capacidades de acción estarán restringidas en materia taurina, manteniéndose así la visión institucional de la tauromaquia como parte del patrimonio cultural de España.

No en vano, la nueva Dirección General de Bienestar Animal tiene un plan ambicioso en materia de derechos de los animales. Según ha podido saber este diario, este organismo tratará de dar homogeneidad a las leyes de protección autonómicas a través de una legislación estatal que, al margen de los espectáculos con toros, consiga hacer que España cumpla con las directivas europeas animalistas

Cada vez menos afición

La tauromaquia, una práctica con protección cultural, cuenta cada vez con menos adeptos dentro de la sociedad española. De hecho, según los datos oficiales del Ministerio de Cultura y Deporte, los eventos taurinos en plazas han experimentado una caída del 58,4% en los últimos doce años.

La mayoría de los festejos que se siguen celebrando (el 77,9%) se realizan en solo cuatro comunidades autónomas: Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid y Andalucía, según la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA). Y casi ocho de cada diez se desarrollan en plazas de “poca o nula calidad”.

La tauromaquía sigue siendo considerada como "patrimonio cultural" . Tanto es así, que hasta el momento ningún Gobierno ha decidido revertir esta situación. Es más, hasta está instaurado el Premio Nacional de Tauromaquia, un galardón que entrega cada año la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Nacional, dotado con 30.000 euros.

Ante esta perspectiva, Unidas Podemos ha sido el único partido que ha puesto sobre la mesa hacer un referéndum para que la ciudadanía decida si quiere prohibir los toros. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, propuso en su día que se debería "preguntar a los ciudadanos en sus pueblos, en sus territorios o en España, si la mayoría quiere toros o no los quiere".