Público
Público

Material médico Garzón no descarta tener que limitar el precio de más productos sanitarios

Ante el mercado internacional y la especulación sobre el material de prevención del coronavirus, el ministro de Consumo aboga por fijar el precio "más razonable posible". 

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, / EFE
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, / EFE

Público/agencias

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha admitido la posibilidad de que el Gobierno tenga que limitar el precio de otros productos sanitarios como ya ha ocurrido con las mascarillas, geles hidroalcohólicos y guantes.

Ha defendido que el Ejecutivo tratará de fijar el precio "más razonable posible" para evitar los costes "desorbitados" y frenar la especulación en la venta de material de protección frente al coronavirus, y por ello trabaja en una norma que, a su juicio, "conjugará racionalidad económica con sentido común".

El ministro ha explicado que el Gobierno ha detectado en el precio de los productos sanitarios esenciales para la prevención del coronavirus "un proceso especulativo" similar al registrado con las funerarias, pero ha precisado que en el caso de mascarillas, guantes y geles fijar un precio máximo ha sido "más complejo". "Es un sector distinto, que no es solo de producción nacional, sino internacional y, por eso, se ha dado un tiempo suficiente para establecer un coste que sea lo más razonable", ha añadido. 

A consecuencia del incremento de la demanda a nivel internacional, la "mayoría" de países que, como España, no cuentan con una importante producción nacional han sufrido las consecuencias de un mercado internacional "muy volátil y especulativo" y que está concentrado en China, Alemania y Estados Unidos.

En este sentido, aseveró que el Gobierno de España "ya ha hecho un esfuerzo extraordinario e ímprobo, con un sobrecoste evidente por temas de especulación", para adquirir millones de mascarillas en esos mercados. Y distinguió entre esos procesos de oferta y demanda internacional, sobre los que no tiene capacidad de "influir", de los procesos nacionales, en los que sí tiene margen de control al entender que en el contexto de esta crisis sanitaria "no caben procesos especulativos que suban los precios de servicios sin ningún tipo de razonamiento más allá del ansia de beneficio de algunos actores".

Garzón ha señalado que productos como las mascarillas, por las que antes de las crisis "se pagaban 60 céntimos", se han llegado "a pagar a 15 o 20 euros", cantidades que, según ha indicado, "eran indecentes". 

De este modo, la nueva norma, que también permitirá ir "monitoreando" la evolución de los precios de otros productos sanitarios, busca "conjugar" la racionalidad económica con el "sentido común" para evitar que parte de las ayudas extraordinarias que las familias vulnerables van a percibir tengan que destinarse a adquirir productos sanitarios "a un precio desorbitado".

Medidas sanitarias en las empresas

El ministro quiso reconocer la "enorme responsabilidad y conciencia muy elevada" que existe por parte de la "mayoría" de compañías, que está proporcionando "medidas suficientes" a sus trabajadores, pero lamentó que también hay "algunas empresas que, desgraciadamente, esto no lo hacen así". "Eso estamos tratando de perseguirlo y corregirlo de manera muy activa", abundó, al tiempo que advirtió de que el Ejecutivo también intenta "educar" y proporcionar a estas empresas "normas suficientes para que lo garanticen".

Para Garzón, la pandemia ha puesto a España "frente al espejo" para recordar que "no caben las posiciones individualistas" para abordarla y articular una nueva sociedad que se tendrá que "ir reconstruyendo entre todos" y en el marco de una "nueva normalidad".

Más noticias