Público
Público

Nombramiento La candidata con más puntos que la hermana de Moreno fue apartada por un conflicto de hace 15 años archivado por falta de pruebas

El testimonio de un inspector jubilado fue clave para que la Junta de Andalucía nombrase a Dolores Moreno, la hermana del presidente andaluz, como directora en funciones de un conservatorio público de danza, a pesar de que tenía menos méritos académicos y profesionales que otra candidata

Publicidad
Media: 2
Votos: 6

Juanma Moreno, presidente de la Junta, se dirige a donar sangre, este verano. Europa Press

Esperanza Utrera, la candidata que acumulaba más méritos académicos y profesionales para dirigir de modo provisional un conservatorio público de danza –Ángel Pericet, en Málaga– fue apartada por la Consejería de Educación con argumentos de tenor subjetivo, por sus “antecedentes”: un conflicto que sucedió en el año 2004, hace 15 años, que se investigó pero que fue archivado por falta de pruebas, según la documentación a la que ha tenido acceso Público.

Este caso antiguo y cerrado sin reproche alguno para la aspirante, junto al testimonio de un inspector educativo hoy jubilado fue el armazón en el que se basó el pasado 14 de junio la Junta de Andalucía para nombrar a Dolores Moreno, la hermana del presidente, Juanma Moreno (PP), a pesar de que Utrera obtuvo más puntos –49,5 por 38,2– en la prueba, objetiva, que la inspección efectuó antes de que la delegada de Educación, Mercedes García, firmase el nombramiento.

Utrera ha llevado el caso a los tribunales y la Fiscalía ha abierto una investigación preliminar para saber si todo se hizo de acuerdo a la legalidad.

Esta prueba, una comprobación de méritos –que no fue un concurso de méritos en el sentido oficial del término–, a la que se presentaron además otras dos candidatas, se hizo a pesar de que no era necesaria, como ha defendido el Consejero de Educación, Javier Imbroda (Ciudadanos), porque la norma habilita para el nombramiento de directores en funciones por jubilación del anterior a la administración a elegir a quien quiera, sin más explicaciones.

“Con la norma en la mano, es la delegada territorial la que procede a nombrar sin que pueda hacerse ningún concurso de méritos”, dijo Imbroda en el Parlamento hace dos meses. La delegada eligió con un informe sobre la mesa que fue elaborado por la Inspección Educativa y que contenía una comprobación de méritos y, en efecto, la propuesta de Dolores Moreno como directora.

Así lo explicó el consejero Imbroda en el Parlamento el mes de septiembre pasado: “¿Ha nombrado la delegada territorial, en este caso de Málaga, a esta señora como directora en funciones? Sí, y lo hizo con fecha 14 de junio de este año, hasta el 30 de junio de 2020. ¿Lo ha hecho de forma arbitraria? Rotundamente no. ¿Y por qué no? Porque, con fecha de 10 de junio de 2019, encima de la mesa de la delegada territorial de Málaga hay un informe firmado por el jefe de servicio de Inspección que dice, y lo leo textualmente: “Adjunto remito propuesta de nombramiento de directora de este centro de Málaga ante la próxima jubilación del actual director el próximo día 13 de junio. Se propone el nombramiento de doña María Dolores Moreno Bonilla como directora de este centro, desde el 14 de junio de 2019 hasta el 30 de junio del 2020”. Firma, el jefe de servicio de Inspección. Por tanto, la delegada nombra a quien le proponen los técnicos con criterios técnicos”.

El PSOE cree que se hizo así para “disfrazar” el nombramiento “con vestigios de legalidad” y, sobre todo, para que el peso de la decisión no recayera sobre la delegada, un cargo político, sino sobre los técnicos. Los socialistas consideran este un caso claro de enchufismo.

“Antecedentes”

En ese informe utilizado para decidir sobre el nombramiento, al que ha tenido acceso Público, la inspección educativa propone a Dolores Moreno como directora provisional hasta final de curso y lo hace tras descartar a Utrera, de quien dice que no es una candidata “adecuada” por sus “antecedentes”, a pesar de haber obtenido mayor puntuación y de tener mejor currículum.

¿Cuáles son estos antecedentes? En el informe del inspector no se aclaran del todo: “Según diversas fuentes, entre las que se encuentra el inspector de referencia del [conservatorio] en aquellos años, el cese se debió a un grave problema generado por su ejercicio de la función directiva que llevó a este inspector, hoy jubilado, a vivir uno de los momentos más desagradables de su carrera. Desde entonces, esta profesora no ha ejercido ningún cargo directivo. […] El malestar generado aún pervive en el centro”.

La inspección nunca aclaró por escrito antes de que Educación nombrase a Dolores Moreno cuál fue ese “grave problema”, según la documentación a la que ha tenido acceso Público. Es decir, que la delegación apartó a Utrera, tras las indicaciones de la inspección, sin tener –en un documento– una exhaustiva y profunda relación de los pormenores de aquel conflicto.

Solo después de que el caso saltase a los medios de comunicación –lo avanzó la periodista Eva Saiz en el diario El País en agosto pasado– y los partidos de la oposición –PSOE y Adelante Andalucía– empezasen a moverse para saber qué había sucedido, el jefe del servicio de inspección de Educación en Málaga expresó –ya en un escrito producido después del nombramiento para lectura de los grupos– en septiembre pasado, que los “problemas” a los que alude el informe del inspector fueron una denuncia “por falta de consideración y abuso de autoridad” presentada por una profesora contra Utrera cuando dirigía el conservatorio en el año 2004 que fue “desestimada por el inspector del centro por falta de pruebas”.

A esto, el jefe del servicio añade otra denuncia, no contra Utrera, sino presentada por ella misma hace 14 años contra otro profesor “por graves desconsideraciones hacia su persona”. Luego, remacha que él mismo también ha tenido la ocasión de hablar con el inspector jubilado y que este le “insistía una y otra vez que Utrera no era adecuada para el cargo, que cuando lo fue causó muchos problemas y que no era bien aceptada por los compañeros”.

El procedimiento seguido

El jefe del servicio de la Inspección Educativa explica en ese mismo escrito –posterior al nombramiento– que la prueba para comprobar los méritos –la que era innecesaria con la ley en la mano– la convocó el inspector por indicación de alguien a quien no se identifica.

Una vez que se supo de la jubilación del anterior director, “siguiendo el procedimiento habitual, se solicitó al inspector que hiciera las actuaciones oportunas a fin de informar a la delegada territorial sobre qué profesor o profesora estaría dispuesto a ejercer la dirección durante lo que restaba de curso 2018/2019. […] Se le indicó que en el caso de que hubiera varios candidatos debía hacer una valoración de sus circunstancias y capacidades profesionales, valorar su idoneidad al cargo y proponer uno”.

Así relata el jefe de la Inspección el proceso seguido para el nombramiento: “El 5 de junio el inspector emite informe en el que propone como directora a Dolores Moreno. […] Desde esta Jefatura de Servicio se traslada a Gestión de Recursos Humanos para que se lleven a cabo los trámites de nombramiento”. “En el informe, el inspector –prosigue el jefe de la Inspección– […] justifica su decisión basándose en la información recibida de su antecesor como inspector del centro, en las conversaciones mantenidas con las candidatas y en la experiencia vivida como inspector del centro durante los último 5 meses”.

El jefe de la Inspección recuerda que entre las funciones atribuidas a los inspectores está recogida la de elevar informes, cuya finalidad es “proporcionar a los órganos competentes datos, valoraciones y recomendaciones necesarios para la adopción de decisiones”.

Un tercer informe

Entre la documentación a la que ha tenido acceso Público existe otro informe, elaborado por el mismo inspector que recomendó a Dolores Moreno el 9 de julio, casi un mes después de que la delegada la nombrase directora provisional. En él, explica cómo decidió recomendar a la hermana del presidente y saltarse los méritos.

Dice así: “La jefatura del servicio de Inspección de Málaga solicitó a este inspector un informe que incluyera información relativa a la formación académica, experiencia profesional, capacidad de gestión y liderazgo, conocimiento del conservatorio e idoneidad de los interesados”. […] Como criterio objetivo para obtener conocimiento de la formación y experiencia, por analogía al procedimiento regulado de selección de directores, solicité méritos académicos y profesionales”.

“Recibida la documentación, –prosigue– una vez comprobados sus méritos, la candidata que obtuvo mayor puntuación fue Esperanza Utrera, con un total de 49,5 puntos, seguida de Dolores Moreno, con 38,2” –otras dos candidatas se presentaron también y sacaron menor puntuación–.

“Paralelamente, recabé información de inspectores del servicio de Málaga, de la persona que mejor conoce el conservatorio por haber sido inspector durante los últimos 20 años, jubilado recientemente, así como de las personas interesadas. Diferentes fuentes desaconsejaron la propuesta de Esperanza. Debido a su talante y capacidad de liderazgo, especialmente en su última etapa como directora, en el curso 2004-2005, fecha desde la que no ha vuelto a ejercer ningún cargo directivo. Ninguna fuente recomendó su propuesta de nombramiento”, agrega.

“La información sobre Dolores Moreno fue, en general, favorable, cabe destacar la buena valoración en lo referente a capacidad de gestión y conocimiento del centro, aunque alguna fuente desaconsejaba su propuesta”, continúa.

Y, finalmente, “el 5 de junio, este inspector elevó un informe”, al que se agarra Educación, en el que se refiere a Dolores Moreno de esta manera: “Cuenta con una sólida formación académica, incluyendo un doctorado, catorce cursos impartiendo docencia en el conservatorio. Y un curso académico com jefa de estudios en la Escuela de Arte Dramático. Y. Danza de Granada (curso 1991/1992)”. Luego añade que “conoce la realidad del centro” y que posee todos los requisitos normativos para ser directora.

El currículum de Utrera, según Educación, es el siguiente: “Dos cursos vicerrectora de un centro de enseñanzas artísticas en Granada, seis cursos directora en el conservatorio profesional de danza de Málaga y un curso directora en el conservatorio [en cuestión]”.

El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo (PP), manifestó ayer tras conocerse la investigación de la Fiscalía: “Es el procedimiento habitual cuando se pone una denuncia. Hay que respetar la acción judicial”. Luego, añadió, ante la petición de explicaciones del PSOE: “No hay caso, [es una] cortina de humo”.

Más noticias en Política y Sociedad