Público
Público

Pablo Casado PP Aznar y la órbita de FAES cuestionan el liderazgo de Casado en el PP

El expresidente del Gobierno cree que su pupilo encadena errores desde hace meses y no está sabiendo defender con firmeza la posición del PP. Entre esos errores está la destitución de Álvarez de Toledo como portavoz del PP en el Congreso.

El presidente del PP, Pablo Casado (i), y el expresidente del Gobierno, José María Aznar, en el Congreso. Fuente: Europa Press
El presidente del PP, Pablo Casado (i), y el expresidente del Gobierno, José María Aznar, en el Congreso. Fuente: Europa Press

marta monforte

El liderazgo de Pablo Casado al frente del Partido Popular encuentra resistencias hasta en sus mayores aliados. El expresidente del Ejecutivo, José María Aznar, uno de los padrinos políticos de Casado, aseguró que "ganarse los galones es responsabilidad de cada uno", en un evento telemático celebrado el pasado lunes, bajo la atenta escucha de dos de los miembros de la dirección nacional del PP: el vicesecretario de Territorial, Antonio González Terol, y el de Comunicación, Pablo Montesinos.

Aznar evitó afirmar que Pablo Casado es el líder que la formación conservadora necesita. "Es el líder que tiene el PP en este momento", respondió cuando fue preguntado por esta cuestión. Según ha podido saber Público por voces cercanas al expresidente, Aznar cree que su pupilo encadena errores desde hace meses y no está sabiendo defender con firmeza la posición del PP. "Su liderazgo es débil para la gran tarea de luchar contra quien quiere destruir las instituciones", señalan las citadas fuentes. 

Entre esos errores se encuentra el hecho de haber apartado a Cayetana Álvarez de Toledo de la portavocía del PP. La todavía diputada está muy vinculada al expresidente del Gobierno y a la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que éste preside. Actualmente, ella es la directora del Área Internacional del think-thank libertal-conservador. La exportavoz del PP tampoco disimula su decepción con la actual dirección y señala como uno de los motivos de la caída del PP en las encuestas su cese el pasado agosto.

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar (d), participa en un acto de campaña del Partido Popular, junto a la número uno al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo. EFE/Toni Albir

El líder del PP también está cuestionado por quienes ven en Aznar un referente, enmarcados en la órbita de FAES. "Aznar se ha dado cuenta de que con la salida de Cayetana y el desplante a sus afines, él también ha perdido influencia", señala una fuente de la dirección popular a Público. Lo cierto es que el peso de la fundación ha ido creciendo desde que Casado accedió a la presidencia del partido, en julio 2018, hasta hace apenas un mes. Tras la destitución de Álvarez de Toledo se produjeron cambios en el organigrama directivo, que dejaron fuera a miembros como Gabriel Elorriaga, Pilar Marcos o Alfredo Timmermans.

El propio Casado trabajó en FAES a las órdenes de Aznar en calidad de director de gabinete, recomendado por la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Una relación que continuaron cultivando a lo largo de los años. "Si alguna vez me tiene que renovar alguien, que sea Pablo Casado", dijo Aznar en un mitin electoral en 2015, en una clara advertencia a Rajoy. 

"A Casado le quieren mover la silla"

El mensaje oficial de Génova 13 es que Casado respeta a sus dos predecesores por igual y mantiene una excelente relación con ambos. "No hay ningún problema", aseguran fuentes cercanas al presidente. Sin embargo, un destacado parlamentario popular considera que "a Aznar hay que darle la importancia justa". En el equipo de Casado no quieren estar tutorizados e insisten en que su objetivo primordial en el futuro es tratar de unir a las formaciones a la derecha del PSOE entorno a una misma candidatura. "En eso él lo tuvo más fácil".

"Aznar quiere seguir siendo influyente a través de los suyos"

"A Casado le quieren mover la silla", apunta otro miembro del PP, preguntado por Publico. A su juicio, hay una estrategia por parte de Aznar para "seguir siendo influyente a través de los suyos". En respuesta, desde la dirección nacional señalan que Casado lleva poco más de dos años al frente del PP y ha sido el único presidente elegido mediante primarias. Además, no hay previsto ningún congreso extraordinario ni existe un corriente interna que le desafíe.

Hay quien señala al actual gobierno de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso, como el contrapeso a la dirección nacional de Génova 13, pese a que Casado siempre ha situado a la región como el "ejemplo a seguir" si llegara a La Moncloa. En una de las consejerías más destacadas, en Hacienda, está Javier Fernández Lasquetty, exsecretario general de FAES y miembro del patronato, el "presidente de facto" de la Comunidad de Madrid según sus compañeros de partido. Sin embargo, ahora le ven "completamente desdibujado".

Los frentes abiertos del PP de Casado

La dirección nacional de la formación lleva semanas lidiando con un incesante goteo de informaciones que vinculan a su formación con tramas delictivas como el caso Kitchen, que se ha saldado con la imputación por parte de la Audiencia Nacional del exministro del interior Jorge Fernández Díaz por el espionaje ilegal a Luis Bárcenas. A ello se le suma la caótica gestión de la segunda ola de coronavirus de Ayuso, que ha situado a Madrid como la región más afectada de Europa, y ha desencadenado continuos choques con su socio de gobierno, Ciudadanos.

Asimismo, el impulso que pronosticaban los sondeos hacia el Partido Popular -que les llegó a situar en los 121 escaños en julio- desciende según la última encuesta electoral de GAD3 para el diario ABC, perdiendo 18 escaños respecto al trimestre anterior. Esta caída es aprovechada por Vox, que ganaría 13 escaños. A estos frentes abiertos se le suma la celebración de una moción de censura dirigida por la formación ultraderechista contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que el PP ya anunció que no apoyará.

 "Su liderazgo se tambalea todavía más con esta moción. Debe ser él quien defienda la posición del PP", señala una voz de FAES. En la dirección popular todavía no han decido si se abstendrán o votarán en contra, pese a que la segunda opción sonaba con fuerza desde hace semanas. Aznar votaría que no si fuera diputado, según aseguró el lunes. Mientras que Esperanza Aguirre y Cayetana Álvarez de Toledo abogan por la abstención.

Más noticias de Política y Sociedad