Público
Público

Presupuestos El debate político en Catalunya, de nuevo marcado por un posible adelanto electoral 

Quim Torra deslizó en una entrevista para ANC que podría dimitir si el govern no alcanza los acuerdos necesarios para aprobar los presupuestos de 2019. “Los gobiernos acostumbran a dimitir si sus presupuestos no son aprobados", declaró.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

El presidente de Catalunya, Quim Torra, ofrece una rueda de prensa junto a la exconsejera catalana Clara Ponsati en el Hotel Principal en Edimburgo (Reino Unido). /EFE

“Los gobiernos acostumbran a dimitir si sus presupuestos no son aprobados y me parece que esto es un mandato democrático de autoexigencia”, declaraba Quim Torra en una entrevista para la Agència Catalana de Notícies (ANC). Unas palabras que vuelven a introducir en el debate político la idea de un posible adelanto electoral en Catalunya.

De esta forma, se desprende de las declaraciones del presidente de la Generalitat que, de no alcanzar los acuerdos pertinentes para sacar adelante los presupuestos del 2019, los catalanes tendrán que regresar a las urnas.

Después de que Torra hubiera abierto la puerta a especulaciones sobre un posible adelanto electoral, el vicepresidente del Govern y conseller de Economía y Hacienda, Pere Aragonès, evitó situarse en ese escenario: "Las reflexiones del president siempre son interesantes, pero yo creo que no hará falta que se lo tenga que llegar a plantear, porque tendremos presupuestos aprobados por el Parlament, seguro".

"Estoy convencido de que los presupuestos se aprobarán, porque el Parlament estará a la altura de la responsabilidad y el Govern, también", afirmó Aragonès, para añadir después que "plantearse a día de hoy qué pasaría en caso de que no pudiese haber un apoyo parlamentario sería demasiado prematuro por mi parte".

David Bonvehí, presidente del PDCaT, también tuvo que intervenir para apagar el fuego causado por las palabras de Torra en ANC, apostando por la capacidad del Govern a la hora de encontrar acuerdos para la elaboración de los presupuestos.

Por su parte, la CUP, partido clave para que los presupuestos salgan adelante, ha dejado claro que "no se sacrificará para hacer autonomismo con políticas liberales", poniendo en relieve las dificultades que existen para que los partidos independentistas alcancen un acuerdo.

"La postura de la CUP es absolutamente contraria a la criminalización de los CDR, al acatamiento y sometimiento al Estado español y a las resoluciones de una justicia que no tiene nada de justa, y, por tanto, si no vemos un giro de 180 grados delante de esta política que impera en el Parlament, con nosotros que no cuenten y que no nos piden sacrificios para hacer autonomismo con políticas neoliberales", informó Laia Estrada, portavoz del secretariado nacional de la CUP.

Más noticias en Política y Sociedad