Público
Público

Seguridad Social El incierto futuro de la subida de las pensiones con el IPC del Pacto de Toledo

El acuerdo de todos los grupos parlamentarios, excepto ERC, para recomendar al Gobierno la revalorización de las pensiones en función del IPC real corre el riesgo de no llegar a plasmarse en una medida concreta

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5

La presidenta del Pacto de Toledo, Celia Villalobos (c), en una reunión de la comisión parlamentaria. E.P.

Ayer fumata blanca en el Pacto de Toledo. Por fin todos los grupos parlamentarios, excepto ERC, como ocurrió en 2011, se pusieron de acuerdo en que hay que proteger el poder adquisitivo de los pensionistas y que la manera de hacerlo es ligando su revalorización a la subida del IPC de cada año.

La mesa de la comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo se las prometía felices y confirmaba a Público que a partir del acuerdo creían posible aprobar, en el Pleno del Congreso, las 23 recomendaciones antes de los turrones navideños. Es decir, que el Pacto de Toledo cerrara el acuerdo completo antes de final de año.

Después llegó la rueda de prensa de los grupos parlamentarios con la que anunciaban "el preacuerdo" y ahí ya empezó a torcerse el asunto. Algunos partidos, como el PP, avisaban de que tal y como está redactado el texto podrían incluirse otras variables distintas al IPC para calcular la revalorización de las pensiones.

Los periodistas nos pusimos a leer con lupa la letra pequeña del texto que habían consensuado todos los grupos y efectivamente es ambigua y llegó el momento de la hermenéutica (técnica o método de interpretación de textos). 

¿Es interpretable el texto pactado por los partidos?

Sí. Ningún grupo parlamentario niega que el texto para la revalorización de las pensiones consensuado en el Pacto de Toledo está redactado de manera confusa.

Uno de los portavoces parlamentarios se atreve a afirmar que el texto es como "las salchichas, que están muy buenas pero que no conviene saber cómo las hacen", parafraseando a Bismarck. Justifica la poca claridad porque dicen que su imprecisión ha sido la manera de conseguir un texto que pudiera ser apoyado por todos.

Fuentes del PdeCat tratan de minimizar las ambigüedades. Fuentes del PSOE, directamente desafían a que algún grupo se salga ahora de la revalorización de las pensiones con respecto al IPC, por muy confuso que sea el texto, "a ver si no se los comen en la calle".  

¿Cuánto le falta por negociar al Pacto de Toledo? 

Prácticamente, todo. De las 23 recomendaciones previstas, llevan 15 negociadas y les faltan por discutir otras 8Sin embargo, no se ha votado ninguna y todas las recomendaciones, incluso las ya acordadas, pueden ser revisadas a petición de cualquier grupo en cualquier momento. 

Un grupo de pensionistas ha vuelto a cortar el tráfico en las puertas del Congreso pese a que el pleno de la Cámara se encuentra reunido, acción que ha provocado el malestar de algunos de los organizadores de la protesta, que alertan de posibles sanciones por parte de la Delegación del Gobierno. EFE/Emilio Naranjo

Además, todos los partidos reconocen que falta lo más difícil: definir cómo se van a financiar y cómo se va a resolver un agujero que ya es de casi 20.000 millones de euros de la Seguridad Social.  La recomendación número 1, sobre la estructura financiera del sistema de pensiones no se ha cerrado.

Ante esta realidad, fuentes del PSOE confirman a Público que a lo máximo que se puede aspirar es a que este Pacto de Toledo deje marcada "una hoja de ruta". Los socialistas consultados no creen que vaya a dar tiempo a cerrar el Pacto en lo que queda de legislatura, pero "esperan" que el Gobierno llegue a modificar la reforma de las pensiones del Rajoy de 2013.

Esa ley que el PP aprobó en solitario, desoyendo las recomendaciones del Pacto de Toledo, aprobadas por la Cámara baja en enero de 2011. Si no se modifica esa ley quedarán a mano del siguiente Gobierno el futuro del Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social, es decir, la subida anual de las pensiones del 0,25% y el llamado factor de sostenibilidad que bajará todas las pensiones a partir de 2019, si nadie lo impide. 

¿Y qué hará el Gobierno? 

En principio, ya se ha comprometido a que, vía presupuestos o vía decreto, las pensiones de 2018 y de 2019 se revaloricen en función del IPC sí o sí.  El resto es una entelequia.

Las pistas que deja el Gobierno son confusas, por decir algo. Este miércoles, el mismo día del gran anuncio del acuerdo en el seno del Pacto de Toledo , el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, en la presentación de un estudio sobre pensiones del Consejo General de Economistas, hizo declaraciones demoledoras. El secretario de Estdo, que ya fue responsable de la Seguridad con Rodríguez Zapatero, dijo que el sistema de pensiones "tiene arreglo" solo para los próximos 10 años y que vincular la revalorización de las pensiones a un único indicador, como lo que se acababa de acordar sobre el IPC, "causa siempre efectos perversos".

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en el Congreso. EFE/Chema Moya

Por su parte, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha asegurado este jueves que las recomendaciones de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, que ayer consensuó volver a indexar las pensiones a la inflación, "no son vinculantes", en lugar de anunciar que ya que hay acuerdo van a aplicarlo, tranquilizando a los pensionistas que siguen manifestándose. 

Suenan cada vez más los informaciones y los rumores que afirman que Bruselas "ha recomendado" a Pedro Sánchez que no cambie la reforma de las pensiones de Rajoy, es decir, que mantenga la subida anual del 0,25% y el factor de sostenibilidad. 

Las fuentes socialistas consultadas por Público afirman que de ser así ésta sería una gran oportunidad para Pedro Sánchez de marcar agenda social en Europa no siguiendo "estas recomendaciones". Además, hay una proposición de ley de Unidos Podemos en ciernes, que llegará al pleno en las próximas semanas, que sencillamente obligará al pleno a retratarse a favor o en contra de la revalorización de las pensiones en función del IPC real y a favor o en contra del factor de sostenibilidad, que está por venir.  Así que el Gobierno de una manera o de otra tendrá que posicionarse.

¿Y cuál es el futuro del Pacto de Toledo?

Algunos portavoces consultados se atreven a afirmar que lo ven muy negro: "si los políticos no somos capaces de ponernos de acuerdo, la próxima vez harán las recomendaciones los tecnócratas, que no atienden a las dimensiones sociales de los números". Otro portavoz intenta sembrar una esperanza. Cree que  "se trata de poner en valor la política".

Más noticias en Política y Sociedad