Público
Público

VENTA DE ARMAS El lobby armamentístico español busca reforzar sus negocios en América Latina

España figura como “invitada de honor” de Expodefensa 2019, la principal feria en el ámbito de Seguridad y Defensa que se celebra cada dos años en Bogotá. El ICEX ofreció ayudas económicas a las empresas interesadas en participar.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

Imagen de la última edición de Expodefensa, celebrada en 2017 en Bogotá. EXPODEFENSA

Es la hora de Bogotá. Cada dos años, la capital colombiana se convierte en un auténtico polvorín de oportunidades para quienes viven de las armas. Por allí desfilan expositores de distintas procedencias, deseosos de participar en Expodefensa, un evento que se ha consolidado como el principal evento de Seguridad y Defensa para América Latina y el Caribe. La cita bianual tendrá lugar del 2 al 4 de diciembre y contará esta vez con España como “invitada de honor”.

La feria de este año promete ser “una plataforma única para citas de negocios y compras entre grandes contratistas industriales y subcontratistas y entre compradores y proveedores”, señalan los organizadores, entre los que figuran el Ministerio de Defensa de Colombia, Corporación de Alta Tecnología para la Defensa (Codaltec), el Centro Internacional de Negocios Corferias y la compañía francesa COGES International, dirigida por un general retirado de las fuerzas armadas galas.

La Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio (TEDAE, considerada la patronal del armamento) tiene a su cargo la coordinación del pabellón de España en esa feria. En el listado oficial de expositores figura casi una veintena de empresas españolas, entre las que también se encuentran Navantia, SAES, ITP o Indra. Se trata de las principales compañías del lobby armamentístico nacional. 

“La industria española asiste agrupada bajo un Pabellón nacional, lo cual incrementa su representatividad y visibilidad para todas las empresas que lo integran”, explicaba el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) en una convocatoria lanzada en julio pasado.

En ese mismo documento se detallaba que el precio por metro cuadrado para las empresas expositoras ascendía a 1.340 euros, lo que incluía “contratación del suelo y uso de zonas comunes”, “inscripción”, “decoración” o “material de promoción. “Este coste no incluye el transporte del material individual de los expositores, azafatas para su uso exclusivo en el stand o material extra en la decoración”, añadía.

El ICEX tenía previsto aportar para el “desarrollo de la actividad” un máximo de 45.000 euros. En esa línea, se especificaba que “las empresas que hayan expuesto entre 2 y 5 ediciones en esta feria con apoyo ICEX contabilizando a partir del año 2008, recibirán un 35% máximo de apoyo”.

Por su parte, las empresas que participen por primera vez en Expodefensa “recibirán un apoyo de 5 puntos adicionales sobre el porcentaje general de apoyo a la feria, hasta un máximo del 40%”. Mientras tanto, “las empresas que hayan recibido apoyo ICEX para esta actividad cinco ediciones sucesivas o no a partir del año 2008 no recibirán apoyo en 2019”.

Potenciales clientes

No se trata de un evento cualquiera, o al menos eso busca transmitir el Gabinete de Prensa de Expodefensa, en cuyos dossieres se destaca que entre los visitantes –y potenciales clientes– se encontrarán “gobiernos, instituciones y organismos públicos que equipan fuerzas armadas, fuerzas de seguridad y unidades de respuesta de emergencias”, así como “fabricantes, operadores logísticos y compañías de servicios en busca de contratos y alianzas”.

“La finalidad es impulsar la asimilación de nuevas tecnologías y el desarrollo científico en áreas de interés del Ejército, las Fuerzas Armadas y las Fuerzas Policiales. Cada dos años, este importante evento, gracias a su exitosa trayectoria y desarrollo, se ha convertido en una excelente oportunidad de negocios para los más importantes fabricantes y productores de elementos de defensa”, destacaba por su parte el ICEX y la patronal española de empresas armamentísticas.

Recientemente, el ICEX animaba a las compañías que trabajan en ese ámbito a aprovechar las oportunidades de negocios que existen en Brasil, gobernado ahora por el ultraconservador Jair Bolsonaro. De hecho, uno de los aspectos que el instituto dependiente de la Secretaría de Estado de Comercio ponía de relieve era, precisamente, la presencia de militares en el actual Gobierno brasileño. 

Más noticias en Política y Sociedad