Público
Público

Alimentación saludable Consumo prevé que el etiquetado de alimentos Nutriscore reduzca un 3% la mortalidad por obesidad

El ministro Alberto Garzón argumenta que la implantación del etiquetado nutricional "evitará miles de muertes al año".

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, comparece a petición propia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso para informar sobre el etiquetado nutricional fontral NutriScore.
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, comparece a petición propia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso para informar sobre el etiquetado nutricional fontral NutriScore. Chema Moya / EFE

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha defendido este miércoles el etiquetado Nutriscore que da información sobre el valor nutricional de los alimentos. "Podría evitar miles de muertes al año", ha dicho el político de Unidas Podemos, en referencia a la capacidad que tendría esta herramienta para modificar hábitos de consumo más dañinos para la salud. Esta medida podría reducir un 3,4% la mortalidad asociada a la obesidad y el sobrepeso, según los estudios utilizados por el Ministerio.

En una comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso, Garzón ha defendido el etiquetado frontal, un semáforo que informa a los ciudadanos del valor nutricional de los productos, como una herramienta necesaria para garantizar "el derecho de las personas a saber qué es lo que están consumiendo" a través de un sistema que "simplifique la información". Según los datos del Ministerio de Consumo, en la actualidad hay un 23% de niños y niñas con prevalencia de sobrepeso y un 17% de menores con problemas de obesidad. Es por ello que el ministro ha hecho hincapié en impulsar Nutriscore como elemento capaz de modificar los hábitos de consumo y rebajar los malos datos nutricionales que derivan en enfermedades como la diabetes o en una mayor vulnerabilidad ante la covid.

El ministro ha reconocido que el sistema "no es perfecto", pero ha señalado que su implementación "salvará miles de vidas". Además ha lamentado la oposición que en los últimos meses ha generado Nutriscore en algunas empresas, pues se trata de una herramienta que todavía no es obligatoria. En la actualidad el semáforo nutricional es voluntario, sin embargo, el Gobierno pretende desarrollar una regulación que evite que las marcas utilicen de forma arbitraria su uso, pues algunas lo utilizan "como estrategia de marketing" poniendo el etiquetado nutricional únicamente en los productos que obtienen un resultado positivo. Garzón ha explicado que la intención del Ministerio es que todas las empresas que apuesten por implementar Nutriescore estén obligadas a hacerlo en todos sus productos. 

"O juegas y juegas con todo, o no juegas. Esto es lo que propone el Ministerio de Consumo, no parece que sea algo demasiado revolucionario", ha dicho Garzón, para anunciar que el Ejecutivo aspira a desarrollar un etiquetado "obligatorio" que incorpore otras dimensiones como el impacto ecológico, la trazabilidad o las condiciones laborales que hay detrás de la producción. La Comisión Europea trabaja para que este tipo de etiquetados nutricionales sean obligatorios a partir de 2022.

Desde el PP han cargado duramente contra Alberto Garzón, a quien han acusado de "alinearse con los franceses". Según el Grupo Popular, el semaforo nutricional perjudicará gravemente a los intereses de las empresas españolas y favorecerá los intereses de los productores galos. 

Cs, por su parte, han tendido la mano al ministro de Consumo, aunque han pedido que modifique algunos criterios de Nutriscore, al interpretar que algunos productos españoles que sí son saludables podrían salir perjudicados. Además, la formación naranja ha pedido que incorporen criterios de bienestar animal en el mecanismo de etiquetas nutricionales.


Más noticias