Público
Público

Covid-19 La creación de una 'tasa covid' a las grandes fortunas, propuesta fiscal clave para superar la crisis

La Plataforma por una Fiscalidad Justa presenta un documento con 15 paquetes de medidas para garantizar que se supera la recesión desencadenada por la pandemia sin empeorar las condiciones de vida de la ciudadanía. En conjunto deben permitir una recaudación anual adicional de 34.300 millones. La llamada tasa covid grabaría a los patrimonios de más de un millón de euros y en diez años permitiría financiar el gasto generado por coronavirus.

Los paneles informativos situados en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/ Altea Tejido
Los paneles informativos situados en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. EFE/ Altea Tejido

La fiscalidad puede jugar un papel clave en la recuperación de la enorme crisis económica desencadenada por la pandemia de la covid-19. Las medidas que se pongan en marcha pueden ensanchar las desigualdades sociales o, en cambio, reducirlas e intentar garantizar un nivel de bienestar mínimo para el conjunto de la población.

Con la voluntad de acercarnos a este último objetivo, la Plataforma por una Fiscalidad Justa ha presentado 15 paquetes de medidas fiscales para "responder con liderazgo público y social" a la nueva crisis económica, que permitirían conseguir una recaudación extra adicional a medio-largo plazo de un mínimo de 34.300 millones de euros anuales.

El documento tiene por título "Rescate Fiscal", ha sido acordado por las diversas plataformas para una fiscalidad justa de todo el Estado

El documento tiene por título "Rescate Fiscal", ha sido acordado por las diversas plataformas para una fiscalidad justa de todo el Estado y también ha contado con la colaboración del sindicato de técnicos de Hacienda Gestha.

Combina medidas urgentes de choque, como el establecimiento de una renta garantizada, con propuestas fiscales a corto plazo para financiar la recuperación y otras de estructurales que permitan consolidar un sistema fiscal más justo y progresivo. Entre las medidas fiscales propuestas a corto plazo destacada la creación de una tasa covid, que gravaría los patrimonios de más de un millón de euros y tendría una enorme capacidad recaudatoria.

Otras apuestas son la eliminación de beneficios fiscales, la equiparación de la tributación de las rentas del trabajo y del capital, la supresión de los privilegios vinculados a sociedades inversoras, el incremento del IRPF para las rentas altas, la subida en tres puntos del IVA para bienes suntuarios o garantizar una tributación mínima efectiva del Impuesto de Sociedades del 15% sobre el resultado contable y del 18% para grandes empresas y los sectores de hidrocarburos y banca.

La plataforma justifica la necesidad de los cambios fiscales por la caída en la recaudación de impuestos y en las cotizaciones que generará la crisis, y que las primeras previsiones sitúan entre 25.700 y 42.000 millones, lo que comportará incrementos del déficit y deuda públicos "que no pueden trasladarse de nuevo a un empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo de la ciudadanía", como ya ocurrió en la anterior recesión.

En este sentido, considera que los paquetes de medidas deben permitir "movilizar la mayor cantidad posible de ingresos grabando beneficios extraordinarios, la riqueza de quien más tiene, productos financieros de carácter especulativo y las actividades que generen un impacto negativo en el medio ambiente". Y recuerda que el Estado español tiene margen para ejecutar una reforma fiscal de este tipo, ya que su presión fiscal está claramente por debajo de la media europea.

Un impuesto a la riqueza

Probablemente la medida más ambiciosa que plantea es la creación de la llamada tasa covid, que la definen como "temporal y extraordinaria con recaudación finalista para paliar los efectos de la covid-19, tanto en el ámbito sanitario como en el económico y social". El nuevo impuesto debería gravar a los patrimonios a partir de un millón de euros con tipos impositivos de entre el 1% y el 3%.

Según los cálculos de la plataforma, permitiría recaudar el 1,05% del PIB de la Unión Europea anualmente, por lo que en una década "se financiaría todo el gasto causada" por la pandemia. El documento plantea que este impuesto debería ser consensuado en toda la Eurozona, pero mientras no se cree "cada estado debería empezar a aplicarlo en su ámbito territorial respectivo". A medio plazo, propone consolidar la tasa creando un "impuesto permanente sobre las grandes fortunas".

El nuevo impuesto debería gravar a los patrimonios a partir de un millón de euros con tipos impositivos de entre el 1% y el 3%

Las otras medidas fiscales a corto plazo son rebajar a 350.000 euros el mínimo exento en el Impuesto sobre el Patrimonio y suprimir las bonificaciones a la cuota que hay en algunos territorios; limitar o suprimir bonificaciones en el impuesto sobre sucesiones y donaciones; crear un impuesto sobre las ganancias empresariales excepcionales para las grandes empresas que mejoren los resultados durante la crisis y fijar una tributación efectiva en el impuesto de sociedades del 15% sobre el resultado contable, que se elevaría al 18% para grandes empresas y los sectores de la banca e hidrocarburos; crear tres nuevos tramos de la cuota estatal del IRPF a partir de los 60.000 euros, una medida que permitiría aumentar la recaudación en 4.500 millones anuales, y equiparar la tributación de las rentas del capital con las del Trabajo

En el IVA se apuesta para subirlo en tres puntos por los "bienes suntuarios", fijar un tipo cero para determinados productos sanitarios y de higiene personal y uno del 10% para productos de primera necesidad y consumo habitual para rentas bajas.

El resto de medidas fiscales a corto plazo son aumentar del 0,03% actual a un mínimo del 0,06% el impuesto sobre depósitos de las entidades créditos; acelerar la recaudación de la llamada Tasa Google, que afecta a las grandes tecnológicas, y aumentar el gravamen del 3% al 4%; crear, finalmente, el impuesto a las transacciones financieras -la famosa Tasa Tobin- y extenderlo a los productos "más especulativos y tóxicos", y prohibir la contratación y las ayudas públicas a empresas que tienen sedes en paraísos fiscales.

Cambios estructurales

Finalmente, las plataformas por una fiscalidad justa consideran que el momento debe servir para reflexionar sobre qué modelo tributario queremos como sociedad y, por tanto, más allá de las medidas de choque y a corto plazo, hay otras que se deben fijar de manera estructural. Aparte de la creación del impuesto sobre la riqueza a partir de la tasa covid, plantean la creación de una autoridad fiscal europea, que tenga competencias en la lucha contra la evasión fiscal y el dumping fiscal intracomunitario, y el reconocimiento de los paraísos fiscales dentro de la UE.

También suprimir determinados beneficios fiscales, como las reducciones de base imponible en el IRPF por aportaciones a planes de pensiones, o la revisión del régimen fiscal que tienen las sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, las Socimi; garantizar la progresividad del conjunto del sistema fiscal y aumentar y mejorar la fiscalidad verde.

Más noticias de Política y Sociedad