Público
Público

Una guía del Gobierno valenciano sobre educación sexual para adolescentes indigna a un colectivo feminista

La Plataforma Front Abolicionista del País Valencià ha pedido la retirada de la guía Els nostres cossos, els nostres drets (nuestros cuerpos, nuestros derechos), un manual afectivo-sexual para jóvenes y adolescentes publicada en 2018 por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. La asociación la cataloga de "perniciosa para la comunidad educativa". La Consejería defiende su uso. 

Imagen guía educación sexual valencia
Críticas del Front Abolicionista a la guía sobre educación sexual del Gobierno valenciano

La Plataforma Front Abolicionista del País Valencià ha puesto el grito en el cielo con Els nostres cossos, els nostres drets (nuestros cuerpos, nuestros derechos), la guía de educación afectivo-sexual para jóvenes y adolescentes publicada en 2018 desde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. La asociación no solo la cataloga de "perniciosa para la comunidad educativa", sino que denuncia que "se aleja del enfoque feminista, que no ha sido redactada por profesionales y que sus contenidos no son nada apropiados para la etapa del proceso madurativo del alumnado al que va dirigida”.

El texto según la Plataforma valenciana "se pronuncia, entre otras cosas, a favor de la pornografía sin considerarla como la escuela de violencia sexual hacia las mujeres, carece de referencias sobre la prostitución como violencia sexual hacia la mitad de la población, es favorable a los vientres de alquiler, trata de forma confusa el sistema sexo-género y fomenta la hormonación temprana y modificaciones corporales a menores sanos". Por ello acaba de dirigir una carta a Vicent Marzà i Ibáñez, Conseller de Educación, Cultura y Deporte para pedir su retirada urgente y pide una reunión urgente con él.

La plataforma describe con las palabras "preocupación, malestar, consternación e indignación", su visión de esta guía, a la que acuasa de "hacer una aproximación negativa y cero respetuosa hacia la sexualidad y las relaciones sexuales igualitarias entre hombres y mujeres. Nuestra denuncia, como feministas, es de carácter social y político", tal y como resume Cèlia Chofre Rico, una de sus integrantes.

Tras un pormenorizado estudio de la misma -realizado por 21 mujeres de dicha asociación- la Plataforma ha enviado un informe a Vicent Marzà i Ibáñez, Conseller de Educación, Cultura y Deporte, para pedirle su retirada inmediata y explicaciones que aclaren cómo ha sido posible que en 2018 se diera luz verde a la misma y que desde dicha fecha se esté difundiendo a todo el profesorado a través de los CEFIREs y a los centros educativos de toda la Comunidad Valenciana. "Es muy grave y pésima noticia, la promoción y difusión de contenidos que, en lugar de proporcionar herramientas para identificar y combatir la desigualdad entre mujeres y hombres, así como la violencia machista, la fortalecen por activa y por pasiva", señala dicha feminista.

Además, la Plataforma ha enviado su denuncia y el informe a Marzà i Ibáñez ya que considera "que la máxima responsabilidad debe recaer en el responsable de la Consellería de Educación, en última instancia. Es su obligación conocer cada detalle de las acciones que surgen de los organismos que dirige, más cuando escribe la introducción y suscribe su presentación", dice Rosana Valero Muñoz, integrante de la Plataforma. "Esta guía es incongruente con el discurso que tiene la misma Administración respecto al feminismo y, a su vez, hace de esta incompetente respecto a las delegaciones y supervisión de las líneas de trabajo que salen de las diferentes Consellerías, principalmente de la Consellería de Educación, Cultura y Deporte, que ha sido la encargada de su elaboración y difusión", añade.

Preguntada Cèlia Chofre Rico qué le parecería el supuesto de que el Conseller y la institución que representa hubiese suscrito un texto que desconocía en profundidad, su respuesta es tajante. "Si lo desconocen nos encontramos frente a un caso de total incompetencia y dejación de funciones, porque implicaría que la Administración Pública está dando su aval a documentos sin conocer su contenido, con el riesgo de que esos documentos, como es este caso, sean perniciosos para la comunidad educativa, en particular, a nuestras niñas, niños y adolescentes. Lo grave y alarmante es que la guía está circulando desde 2018 y ningún colectivo ni nadie de la comunidad educativa se ha percatado de su carácter pernicioso. Que no haya ni control ni vigilancia de su aplicación y sus efectos, nos preocupa muchísimo, ya que puede haber más materiales como éste en otros niveles educativos, como por ejemplo universitarios, que no estén siendo revisados y ni controlados".

Páginas que promocionan la desigualdad

"Hemos estudiado, analizado y debatido el contenido de esta guía y la conclusión es que no es un material adecuado para los fines y objetivos para los que ha sido elaborada. Es perniciosa para la comunidad educativa", destaca Chofre Rico. "No solo brilla por su ausencia la coeducación en las bases teóricas, sino que en su elaboración no ha habido una colaboración participativa de la comunidad educativa ni de personas expertas en sexualidad humana. Además, apuesta por la diversidad y no por la igualdad entre mujeres y hombres, por la reivindicación de deseos en lugar de derechos y por la subjetividad individual en lugar del interés colectivo", apostilla Valero Muñoz, también del Front.

La guía según las denunciantes "trata de forma confusa el sistema sexo-género, contrario a como la teoría feminista propone interpretarlo y abordarlo, carece de una base científicamente rigurosa y la mayoría de sus contenidos no son apropiados para la etapa del proceso madurativo del alumnado al que va dirigido. Se habla de estereotipos de género, no en el sentido de estereotipos machistas o sexistas del sistema patriarcal, sino que los llama "heteronormativos", priorizando los requerimientos o deseos de un grupo social determinado minoritario ubicándolos por encima de los derechos de las mujeres, que conformamos el grupo humano mayoritario, no hegemónico. Toma especial relevancia dicho concepto en su acepción "identidad de género", negando la categoría sexo, al considerarlo un constructo cultural, cuando no lo es. Además, afirma que el sexo biológico es una asignación arbitraria que se nos impone al nacer. Esto es falso: el sexo se constata, se da fe de él con fines de seguridad jurídica y sanitaria".

Según ambas feministas Els nostres cossos, els nostres drets se pronuncia a favor de la pornografía ya que no la ve como una escuela de violencia sexual. "No hay ninguna actividad que trate de hacer reflexionar al alumnado sobre las consecuencias del consumo de la pornografía ni del peligro de ser su referente de sexualidad. En lugar de presentar ejercicios que prevengan su consumo induce al alumnado a verla y practicarla llegando a aparecer el concepto de "porno vengativo" como empoderante. Además, se presenta la idea de hacer sexting o desnudo en las redes sociales a través de fotografías o videos, como algo normal sabiendo el riesgo que corren y como les puede afectar en su presente y futuro. En los apartados donde hablan de diversidad funcional se introduce el término del porno inspiracional que es el hecho de videograbar cómo se masturba de una persona con algún tipo de discapacidad cognitiva", añade Valero Muñoz.

Por lo que respecta a la prostitución el texto no da pista alguna de la violencia sexual que implica. "Desafortunadamente, en la guía no hay ninguna actividad en la que se analicen las causas de la existencia de la prostitución y sus graves consecuencias en las mujeres prostituidas, en el conjunto de las mujeres y en la sociedad. Al contrario, se posiciona a favor, proponiendo algunas actividades, mayoritariamente lecturas, que los induce a normalizar la prostitución. Una de ellas es un texto donde se exponen opiniones favorables a la prostitución de los prostituidores, de los proxenetas y de las mujeres prostituidas. Sitúa en el mismo plano a los agresores y a la víctima, en una armonía perfecta, refiriéndose a ésta como 'trabajadora sexual' y siempre eludiendo la parte central: la condición de desigualdad estructural en la que sucede la prostitución y el perjuicio que causa en la salud física y psicológica de las mujeres, en la conciencia social y en la calidad democrática de la sociedad, lo cual hace que ninguna actividad relacionada con la prostitución debe ser considerada como trabajo", subraya Valero Muñoz.

Así mismo propone el visionado del documental Yes we fuck, donde "además de presentar contenido pornográfico, se concluye entre otras cosas, que la prostitución es considerada un trabajo de gran valor social y empoderante, por dar 'asistencia' a personas con discapacidad. En esta misma línea se proponen lecturas donde se aborda la situación de estas personas, a la vez que hablan de la 'asistencia sexual', que es un eufemismo de la prostitución", recalca Chofre Rico.

Por otro lado, la asociación feminista también denuncia la respuesta inadecuada que se da a la coacción masculina. "Por ejemplo, en una narración se cuenta que dos chicas de dieciséis años acuden al centro de salud para consultar qué pueden hacer porque sus respectivos novios las coaccionen para tener relaciones sexuales coitales, pero ellas piensan que aún son demasiado jóvenes para ello. El consejo que se les da la práctica del petting (magreo), sin hacer mención alguna al hecho de ser coaccionadas. La actividad propuesta debería haber hecho hincapié que la coacción es inaceptable y que las y los jóvenes deben de aprender a construir relaciones basadas en la igualdad, respeto y confianza mutuas".

Aunque la plataforma abolicionista reconoce que la existencia de este texto, y mucho menos su contenido, aún no es conocida por todas las familias, "ahora está llegando la información al profesorado que participa en cursos organizados por los CEFIREs que nos han alertado sobre la gravedad de los contenidos. Otra voz de alarma vino precisamente de mujeres feministas que son madres y docentes que nos han ido comunicando su gran preocupación al Front Abolicionista País Valencià".

Desde la Plataforma Front Abolicionista del País Valencià esperan que el Conseller tome cartas en el asunto lo antes posible y se reúna con ellas. "Demandamos la retirada de esta guía siendo necesaria que se remita una orden a todos los centros educativos de la Comunidad para su no aplicación. También queremos la formulación de una nueva elaborada, por personal experto en esta materia y, además, que se cuente con la participación social tanto desde las AMPA´s como del movimiento feminista. Sabemos que, como todos los objetivos del feminismo, costará esfuerzo, diálogo, mucha pedagogía, pero al final confiamos que se conseguirá. Deseamos que se respete lo que está recogido en los tratados internacionales y propios de nuestro país: una educación afectiva y sexual basada en la igualdad y el respeto a la diversidad, con perspectiva feminista y de los Derechos Humanos".

Para dicha asociación feminista esto es clave ya que lo que está en juego es "la educación de niñas, niños y adolescentes y el tema tratado es muy sensible, que puede implicar consecuencias a lo largo de su crecimiento y desarrollo posterior. El texto de la guía es diametralmente opuesto al de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación y a la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), ambas leyes educativas están en vigor. Aunque el Gobierno Autonómico tiene la competencia en materia de Educación, nunca debe descartar los principios básicos de leyes estatales, como la Coeducación, que funciona desde hace treinta años y se ha demostrado su gran valía y efectividad en la educación afectiva y sexual de niñas, niños y adolescentes".

La versión de la Consejería

Por su parte Raquel Andrés, directora general de Inclusión Educativa, niega las críticas. "Avalamos esta guía ya que no es un manual de uso obligatorio ni tiene carácter prescriptivo". Afirma que el texto "no tiene un posicionamiento concreto" sino que simplemente "abre un debate entre los estudiantes sin posicionarse ni en un feminismo ni en otro. Hay múltiples feminismos y de la misma manera que estamos viendo en las redes sociales estos días que hay diferentes corrientes, mostramos lo que hay ya que nosotros no estamos para posicionarnos ni en una corriente ni en otra. Hay personas que defienden la asistencia sexual a personas con diversidad sexual y otras que piensan lo contrario. Los materiales son para que se trabajen y que sirvan de debate y reflexión, por eso hay total libertad para opinar sobre los diferentes aspectos que se plasman en los mismos".

Según recalca esta responsable, "prohibir o censurar en este sentido materiales con los que se puede estar de acuerdo o no, no es tarea de la Administración. Otra cuestión es que haya algún colectivo que no esté de acuerdo con los enfoques de todo el contenido de un material. Decir que la guía se pronuncia a favor de la pornografía es una acusación muy seria que no se corresponde con la realidad. En ningún momento se pronuncia a favor de esto. Se plantean tareas para abrir debates entorno a varios temas, pero un pronunciamiento a favor de la pornografía, insistimos, es completamente falso".

Además, Andrés alude a la madurez del alumnado para sacar conclusiones. "La guía va dirigida a chicos y chicas que ya está preparados y maduros para debatir sobre cada tema. Creemos que es mejor abrir el debate que esconder por ejemplo la pornografía que ya consumen a los ocho años o no hablar de la prostitución".

En cuanto a la queja del Front Abolicionista del País Valencià sobre la falta de preparación de las autoras para encarar la redacción de la misma Andrés considera "que tienen una trayectoria muy reconocida. Incluso han contado con muchos profesionales dentro de la redacción de la misma que así lo refrendan. Su prestigio y la calidad del texto es tal que la guía ha sido replicada con gran éxito en otras comunidades autónomas".

La responsable valenciana también explica que "todas las colaboraciones o la elaboración directa de protocolos y materiales didácticos para trabajar en el aula que se encargan a expertos de las áreas a desarrollar pasan por la evaluación y el rigor profesional que conlleva, entre otros aspectos, para que no se vulneren, por supuesto, valores relacionados con los derechos humanos y que se publiquen dentro de estos márgenes y marcos. Esta guía que tuvo un coste de 7000 euros fue supervisada por un Consejo de Revisión de Contenidos compuesto por 19 personas expertas, 13 mujeres y 6 hombres cuya composición puede verse en los créditos de la guía. Concretamente en la página 2".

Por último, Andrés comenta que el manual "de momento no será retirado", y que la reunión urgente que pide la asociación feminista no será inminente. "No tenemos ningún problema en recibirlas, pero no creo sea de inmediato ya que estamos con muchísimo trabajo y acabando muy tarde cada día. Tendremos que ver exactamente que piden y estudiar todo en profundidad. También estamos abiertas a valorar cualquier propuesta o texto que nos hagan llegar", finaliza.

Más noticias de Política y Sociedad