Público
Público

Listeriosis Un adolescente compró carne con listeria un día después de que la Junta de Andalucía declarara la alerta sanitaria

El padre afirma que en la tienda le dijeron que la tenían a la venta porque el proveedor les había asegurado que el producto no estaba contaminado. FACUA se querellará contra la empresa responsable por un delito contra la salud pública.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Un usuario navega,por la página web de Magrudis. EFE/José Manuel Vidal

El caso de un adolescente de La Rinconada, un pueblo situado a 15 kilómetros de Sevilla, que compró un bocadillo de carne mechada infectada de listeria el viernes 16 de agosto viene a confirmar que un día después de que la Junta de Andalucía hubiera activado la alerta sanitaria aún había productos de la marca ‘La Mechá’ a la venta y fuera de control en el mercado.

Este caso ha sido dado a conocer por la organización de consumidores FACUA, que ha pedido la dimisión del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, por la “nefasta” gestión de esta crisis y que va a presentar una querella contra la empresa responsable, Magrudis, por un delito contra la salud pública.

Sergio Ramírez Alcalde, que es socio de FACUA, asegura que su hijo de 15 años compró un bocadillo de carne mechada la mañana del viernes 16 en una tienda de La Rinconada antes de irse a la piscina con sus amigos. Luego, por la noche empezó a encontrarse mal del estómago, aunque no fue hasta la mañana siguiente que su padre pudo averiguar el origen de su malestar.

En la tienda le confirmaron que la carne que contenía el bocadillo que se había comido su hijo era de la marca ‘La Mechá’, origen del brote de listeriosis que ha causado la muerte de una mujer de 90 años en Sevilla, varias decenas de hospitalizaciones, abortos en mujeres embarazadas y más de 500 casos pendientes de diagnóstico.

“En la tienda me dijeron que habían seguido vendiendo la carne porque el proveedor suyo les había dicho que la partida que ellos vendían no estaba contaminada, que no había riesgo”, afirma Sergio Ramírez. Eso, según su testimonio, se lo dicen el sábado 17 de agosto, dos días después de que la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía hubiese activado la alerta por el brote de listeriosis y asegurado, según FACUA, que ya no había ningún producto de la carne infectada en el mercado.

El hijo de Sergio Ramírez empeoró el sábado y su padre lo llevó al hospital Fátima en Sevilla. Como en ese momento no tenía fiebre y por su edad no era un paciente de riesgo, le dieron el alta con un tratamiento de antibióticos. Sin embargo, al llegar a casa empezó a empeorar con una subida repentina de la fiebre y tuvo que volver al hospital, donde ya quedó ingresado hasta el domingo, cuando ya recibió el alta definitiva.

Lo que se pregunta ahora su padre es qué hubiera pasado si hubiese sido otra persona quien hubiera comido la carne mechada contaminada, su suegro, por ejemplo, que está trasplantado de pulmones o cualquier otra persona de riesgo, como la anciana de 90 años que falleció el pasado lunes en la capital hispalense. “Ahora podríamos estar hablando de una desgracia”, dice.

Polémica gestión

Los tiempos en la gestión de lo que se considera la mayor crisis por listeriosis registrada hasta el momento en España son los que están originando una mayor polémica.

El consejero de Salud ha asegurado que hasta el 14 de agosto no recibieron el informe del laboratorio municipal del Ayuntamiento de Sevilla que confirmaba que el producto causante del brote era la carne de la marca ‘La Mechá’, cinco días después de que desde ese mismo laboratorio le hubiesen advertido de que habían detectado la listeria, retraso en la activación de la alerta que se ha achacado a un fallo en el etiquetado de los productos analizados, ya que en un principio se creía que el artículo contaminado era de una empresa de Málaga.

Pero, además, los tiempos siguen bailando porque ahora se ha sabido, por un informe interno de la propia Consejería de Salud, que la Junta ya tenía conocimiento desde la segunda quincena de julio de un incremento de los casos de listeriosis en Andalucía.

El caso de Sergio Ramírez es uno de los 150 que se han adherido a una plataforma de afectados por este brote de listeriosis que ha creado FACUA, cuyo portavoz, Rubén Sánchez, manifestó ayer: “Nunca he visto tal sucesión de mentiras y aberraciones en una crisis alimentaria en los 25 años que llevo en esta organización”.

Esta federación de consumidores va a presentar una denuncia contra la empresa que comercializó la carne mechada con listeria en representación de una mujer que ha sufrido listeriosis, aunque no descarta emprender otras medidas legales en función de lo que vayan aportando las investigaciones sobre este brote.

Más noticias en Política y Sociedad