Público
Público

Mito de San Vicente ¿La propiedad de la Mezquita de Córdoba tiene relación con el mito de la basílica? Te lo explicamos en 7 claves

¿Por qué se aferra la jerarquía eclesiástica a la leyenda de la basílica? ¿Tiene el mito de San Vicente relación con la titularidad del monumento y la polémica de las inmatriculaciones?

Foto de archivo de la Mezquita de Córdoba. / EFE
Foto de archivo de la Mezquita de Córdoba. / EFE

La Mezquita de Córdoba es el conjunto monumental de arte hispanomusulmán más importante de Occidente. La vieja controversia sobre la mítica basílica de San Vicente enterrada bajo el templo omeya ha recobrado el pulso tras las reveladoras conclusiones de los arqueólogos de la Iglesia, que descartan que los restos del subsuelo pertenezcan a un templo visigodo. Pero, ¿por qué se aferra la jerarquía eclesiástica a la leyenda de la basílica? ¿Tiene el mito de San Vicente relación con la titularidad del monumento y la polémica de las inmatriculaciones? Te lo explicamos en 7 claves.

1. ¿Cuándo arranca el mito de la basílica bajo la Mezquita?

Las primeras referencias sobre una hipotética basílica visigoda bajo la Mezquita de Córdoba aparecen en dos textos árabes tardíos descubiertos por el arabista holandés Reinhart Dozy en el siglo XIX. Los documentos fueron escritos por dos compiladores, Ibn Idari y Al Maqqari, en los siglos XIV y XVII y, según su versión, los árabes destruyeron en su conquista todas las iglesias cristianas de Córdoba salvo la de San Vicente, situada intramuros. Durante años, compartieron el templo musulmanes y cristianos, hasta que la población islámica creció y Abderramán I compró a los mozárabes el edificio, sobre el cual construyeron la Aljama que hoy todos conocemos.

2. ¿Qué se encontró en las primeras excavaciones arqueológicas?

Aunque el primer conservador de la Mezquita, Ricardo Velázquez Bosco, efectuó prospecciones en el subsuelo a principios del siglo XX, la primera campaña arqueológica dirigida a buscar la basílica enterrada la emprendió el arquitecto Félix Hernández. Buceó en las entrañas del oratorio primitivo (la Mezquita tuvo tres ampliaciones más) durante casi cinco años y solo halló muros de pobre calidad, mosaicos tardorromanos y estructuras difícilmente asimilables a una planta basilical. Algunos expertos subrayan que los autores mozárabes coetáneos a la construcción de la Mezquita, como Eulogio de Córdoba, no mencionan basílica alguna y que los documentos de Ibn Idari y Al Maqqari sobre San Vicente reproducen leyendas propagandísticas importadas de Siria.

Vista de la Mezquita de Córdoba desde el aire. WIKIPEDIA

3. ¿Hay restos cristianos bajo la Mezquita?

En el yacimiento aparecieron ladrillos con la inscripción de su fabricante y un crismón sobreimpresionado. El crismón es un monograma con las letras X y P entrelazadas en alusión al nombre de Cristo. ¿Es una señal inequívoca de un espacio religioso? El arqueólogo Pedro Marfil, que excavó durante 18 años bajo la Mezquita a las órdenes del Cabildo catedralicio, cree que sí. El investigador del CSIC Fernando Arce Sainz considera que se trata de una mera marca comercial del fabricante, que vendía ladrillos a cualquier cliente, no necesariamente para construir iglesias. Marfil también identifica la crátera floreada del mosaico como prueba de un edificio cristiano. Arce indica que se trata de motivos decorativos tardorromanos. Además, asegura que la orientación del edificio enterrado no concuerda con la disposición tradicional de las iglesias.

4. ¿Basílica cristiana no, complejo episcopal sí?

El equipo actual de arqueólogos de la Iglesia acaba de desestimar la posibilidad de que los restos estén vinculados con ninguna basílica cristiana. Tras un riguroso estudio de los trabajos de Félix Hernández y excavaciones parciales en 2017, discrepan de la interpretación arqueológica de Pedro Marfil. Pero sí participan de su teoría sobre un supuesto "complejo episcopal" bajo la Mezquita. ¿Qué es un complejo episcopal? Según sus defensores, un conjunto de edificios interrelacionados, de función administrativa y residencial, cuya construcción fue ordenada intramuros por el obispo en el siglo VI para protegerse de los ataques visigodos del rey Agila. La mítica iglesia de San Vicente, en esa nueva lectura, no estaría en las tripas de la Mezquita sino en algún punto del complejo episcopal.

Mezquita de Córdoba. / PIXABAY (Gerhard Bögner)

5. ¿Por qué se aferra la Iglesia al mito de San Vicente?

Pese a las desmitificadoras conclusiones de Félix Hernández hace ya casi 90 años, la Iglesia católica ha mantenido vivo el mito de la basílica cristiana. ¿Por qué? El poder episcopal ocupa su cátedra en Córdoba sobre un templo islámico. Es un hecho excepcional en la historia milenaria de la Iglesia católica. La Mezquita omeya es además un monumento de alcance universal que eclipsa la presencia de la Catedral construida sobre su eje en el siglo XVI. Los jerarcas eclesiásticos hubieran preferido derruir el oratorio musulmán, pero ni los Reyes Católicos ni Carlos V lo permitieron. Y han tenido que convivir a duras penas en un edificio de arte islámico, cuyas señas de identidad han camuflado sistemáticamente a lo largo de la historia. El mito de San Vicente les permite reivindicar el solar y cerrar el círculo de la identidad cristiana del templo. Tanto es así que, pese al informe contrario de sus propios arqueólogos, sigue divulgando la existencia de la iglesia visigoda a millones de turistas. Justo esta semana, la Plataforma Mezquita Catedral, Patrimonio de Todxs ha presentado un escrito ante la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para pedir que se retiren los letreros y se ponga en marcha un Plan Director en el conjunto monumental que frene las "continuas arbitrariedades" del Cabildo eclesiástico.

6. ¿La supuesta basílica es un título de propiedad?

El obispo de Córdoba inmatriculó la Mezquita en 2006 como "Santa Iglesia Catedral". Utilizó el antiguo artículo 206 de la Ley Hipotecaria, que le permitía inscribir bienes inmuebles con la sola certificación diocesana y sin aportar documento alguno de propiedad como si se tratara de un funcionario público. En el registro, adujo como prueba de titularidad la consagración católica del templo en 1236. Luego, al vuelo de la polémica, ha alegado la presunta donación del edificio a la Iglesia por Fernando III, conquistador de Córdoba, y la usucapión, que es la forma de adquirir bienes por la posesión en el tiempo. La Plataforma Mezquita Catedral argumenta que ni la consagración es una forma de adquirir en derecho ni es posible usucapir bienes de dominio público. ¿Refuerza el mito de la basílica la propiedad de la Iglesia? En un eventual litigio por la titularidad, lo que hubiera en el solar de la Mezquita en el siglo VIII es irrelevante a efectos jurídicos. Debajo de la Catedral de Sevilla pervive la antigua Mezquita almohade y nadie osaría defender el disparate de otorgar títulos de propiedad a la dinastía bereber marroquí. La de San Vicente es más bien una batalla propagandística alentada por la Iglesia para fortalecer la percepción de dominio histórico sobre el monumento.

Mezquita de Córdoba. / PIXABAY (Makalu)

7. ¿Va a dar pasos el Gobierno para la recuperación de la Mezquita?

La Mezquita de Córdoba se ha convertido desde 2014 en la bandera de las inmatriculaciones en España, cuyas inscripciones por la Iglesia podrían alcanzar los 100.000 bienes desde que Franco promulgó en 1946 la controvertida Ley Hipotecaria. El Gobierno de Pedro Sánchez anunció en su discurso de investidura que iba promover las "modificaciones legislativas oportunas para recuperar los bienes indebidamente inmatriculados por la Iglesia". Su número dos en el Ejecutivo, la cordobesa Carmen Calvo, es profesora de Derecho Constitucional y participó como jurista en la redacción del informe municipal que determinó que la Mezquita de Córdoba era un monumento de titularidad pública. La coordinadora Recuperando, que agrupa a una veintena de asociaciones ciudadanas, exige la nulidad de todas las inmatriculaciones y el blindaje del legado cultural como bienes de dominio público. ¿Dará el Gobierno los pasos legislativos para recuperar todo ese patrimonio histórico? Lo veremos en los próximos meses.

Más noticias de Política y Sociedad