Público
Público

Racismo en el fútbol El jugador del Valencia que denunció insultos racistas: "Es intolerable"

"Eso no puede pasar en la vida normal y tampoco en el fútbol que es un deporte de respeto", explica el central francés Mouctar Diakhaby en un vídeo publicado en sus redes sociales.

Mouctar Diakhaby, en el vídeo que ha difundido a través de las redes sociales.
Mouctar Diakhaby en el vídeo que ha difundido a través de las redes sociales. Twitter

El central del Valencia Mouctar Diakhaby dio este martes su versión de lo ocurrido el pasado domingo en el campo del Cádiz y reiteró que, tal y como le trasladó al árbitro, un jugador local le profirió un insulto racista y desveló que compañeros de éste trataron de que volvieran al terreno de juego ofreciendo la posibilidad de que Juan Cala se disculpara.

"En Cádiz el domingo hay una jugada en la que un jugador me insulta y sus palabras son "negro de mierda". Eso es intolerable, no puedo consentir eso. Todos visteis mi reacción. Eso no puede pasar en la vida normal y tampoco en el fútbol que es un deporte de respeto", explicó el jugador francés en un vídeo publicado en sus redes sociales.

"Yo y mis compañeros decidimos irnos al vestuario. Fue una buena decisión. Luego nos preguntó un jugador de ellos a un jugador nuestro si volveríamos al campo si Cala se excusaba. Dijimos que no, que las cosas no son así, que no puedes hacer algo y excusarte y pasar así", apuntó. Diakhaby dijo encontrarse ya bien pero también que el insulto le dolió "muchísimo".

"Es la vida y hay cosas así en la vida. Espero que la Liga va a hacer cosas y soluciones para tener pruebas y que se vea y se aclare y ya está" señaló el central, que agradeció la respuesta de su equipo. "Quiero dar las gracias al Valencia, a mis compañeros y a los entrenadores por la solidaridad, el cariño y el apoyo que me han dado y a toda la afición", concluyó.

Juan Cala niega el insulto racista

Por su parte, el jugador del Cádiz Juan Cala ha manifestado este martes que "nunca, nunca" le dijo "negro de mierda" al jugador francés del Valencia Mouctar Diakhaby en el duelo del pasado domingo en el Ramón de Carranza. Visiblemente enfadado por lo que considera "un circo mediático" y un "linchamiento" hacia su persona, el zaguero lebrijano ha negado de manera taxativa unos hechos que considera que no se han producido, que "en un estadio vacío y sin público nadie escucha nada" y por los que, tanto él como el club, según apuntó, emprenderán acciones judiciales.

Juan Cala, de 31 años, explicó que el origen de estos hechos radican en un lance del juego con Diakhaby y que, a raíz de un choque, el central galo le "increpa" y, tras un intercambio de palabras entre ambos, es cuando se desencadena la reacción del zaguero valencianista y la posterior retirada temporal del conjunto ché del césped del Carranza.

Compromís pide que se esclarezcan los posibles insultos racistas

Compromís ha instado al Gobierno a abrir una investigación para esclarecer el presunto episodio de racismo que sufrió este domingo el jugador del Valencia CF Mouctar Diakhaby por parte de Juan Cala, así como a adoptar medidas para acabar con esta "lacra en el deporte". 

El francés denunció ser objeto del insulto "negro de mierda" por parte del futbolista del Cádiz durante el partido de este domingo, que estuvo detenido durante media hora y se reanudó sin su presencia. Este lunes, el presidente del Valencia CF, Anil Murthy ha prometido defenderlo "hasta el final" y el de LaLiga, Javier Tebas, ha confirmado la apertura de un procedimiento interno de investigación.

Tras este incidente, el diputado nacional de Compromís, Joan Baldoví, ha presentado dos preguntas en el Congreso para saber si el Gobierno abrirá una investigación y qué medidas va a adoptar para que estos actos de vejación no vuelvan a ocurrir. 

También el senador de la coalición, Carles Mulet, ha registrado unas preguntas sobre si el Gobierno va a instar a la Comisión Antiviolencia a abrir un expediente sancionador o sobre qué medidas piensa adopta para impulsar una normativa de "clara lucha contra el racismo y la xenofobia" tanto en los deportes como en el resto de ámbitos.

"¿Piensa el Gobierno interesar a la Fiscalía General del Estado investigar este caso, visto la enorme repercusión que tienen comportamientos de este tipo?", se pregunta además el parlamentario castellonense. 

Iglesias: "Ya está bien de blanqueamiento cómplice"

Este domingo, tras el partido, varios políticos mostraron su repulsa en redes sociales. El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, defendió que no se pueden aceptar ni insultos ni agresiones racistas "ni el deporte, ni en la calle, ni en los medios de comunicación".

"Y ya está bien del blanqueamiento cómplice de los que dicen 'ni nazis, ni judíos, ni fascistas ni antifascistas'. Toda nuestra solidaridad con Diakhaby", reivindicó en Twitter el también candidato a presidir la Comunidad de Madrid y exvicepresidente del Gobierno.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, advirtió que "no hay excusas ni término medio: una sociedad democrática debe reprobar los insultos o agresiones racistas". "No al racismo en todos los espacios, en el deporte, en la calle o en cualquier situación. Toda mi solidaridad con Diakhaby", escribió en su tuit.

"Esta es su casa, su tierra" 

En clave valenciana, el president de la Generalitat y líder del PSPV, Ximo Puig, apuntó a la igualdad y al rechazo al racismo como "el partido más importante", además de enviar un abrazo al defensa del Valencia CF. "Esta es su casa, su tierra", manifestó en valenciano.

La vicepresidenta portavoz y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, rechazo en una conversación en Twitter que la normativa "en vez de sancionar al equipo cuyo integrante profiere insultos racistas, sanciona a quien abandona el campo como condena al racismo", aunque reconoció en un mensaje posterior que el club "podía haber ido más allá".

"Ni el racismo ni ninguna otra manifestación de odio tienen cabida en nuestra sociedad, ya sea en el fútbol o en cualquier otro ámbito social o político. Y el debate no debe ser qué hace o deja de hacer la víctima. Simplemente, esto no puede suceder. Hace falta una condena enérgica. Lamentable. #StopRacism", enfatizó el alcalde de València, Joan Ribó.

Tanto su partido, Compromís, como PSPV y Unides Podem condenaron los hechos a través de sus perfiles oficiales y de algunos de sus representantes. 

Más noticias de Política y Sociedad