Público
Público

Toros Ofensiva animalista para abolir los correbous en Catalunya

La plataforma Prou Correbous insta al Govern a revisar la actual legislación con el fin de erradicar los espectáculos festivos en los que aún se maltrata al animal.

Un toro atrapado. / Plataforma Prou Correbous.

El 1 de septiembre, 19 personas resultaron heridas en el municipio gerundense de Vidreres después de que un toro saltara la valla de protección y los embistiera antes de ser abatido por los disparos de la policía local. Una semana más tarde, en el tradicional Correbous de Cardona, tres personas sufrieron contusiones y fracturas mientras corrían delante del animal. Estos episodios se añadían a los ocurridos en verano durante unos festejos que, en los últimos años, han perdido apoyo por el peligro que representan para los participantes, pero también, y sobre todo, por el maltrato al que se ve sometido el toro

Dos circunstancias que, a raíz de los incidentes de Vidreres y Cardona, ha empujado a los animalistas a constituir la Plataforma Prou Correbous con el objetivo de conseguir la prohibición legal de esta tradición en Catalunya. Por medio de un manifiesto, la plataforma señala que el correbous es la última muestra del maltrato del que ha sido históricamente víctima el toro. En particular en la modalidad de bou embolat, donde se le coloca una estructura metálica en cada cuerno con dos bolas de alquitrán encendidas en la parte superior. Y luego en el bou capllaçat, en que es atado con una cuerda delantera y una detrás sujetada por los corredores. Según advierten los veterinarios, tanto en una como en otra modalidad el animal sufre un elevado nivel de estrés, lesiones cutáneas y de otra índole. 

El bou embolat y el bou capllaçat se celebran aún en una treintena de municipios de las Terres de l’Ebre, como son Amposta, la Cava, San Carlos de la Rápita o Alcanar, mientras que las modalidades más minoritarias -como el bou a la mar o el bou en corda- han quedado prácticamente extinguidas y sólo tienen lugar en algunas localidades del País Valencià. 

Una carrera de fondo

La Plataforma Prou Correbous agrupa las nueve entidades animalistas más importantes de Catalunya, entre ellas ADDA, nacida en 1976; AnimaNaturalis, dedicada a denunciar los abusos que sufre el animal; la Fundación Fauna, que lideró la campaña contra la celebración del correbous en Olot; la Fundación Franz Weber, que impulsa varios proyectos de estudio sobre maltrato animal; además de FAADA y Libera !, que en 2010 lideraron la Plataforma Prou, mediante la cual se logró el fin de las corridas de toros en Catalunya. 

La prohibición de las corridas de toros que desplegó la Generalitat a través de la Ley de fiestas tradicionales con toros de Catalunya (Ley 3/2010)- amparada por la ley de protección de los animales (Ley 22/2003)- representó un punto de inflexión para la supresión de los festejos en los que se tortura del animal. Pero, con todo, esta conquista no incluyó ninguna regulación referente a los correbous, sólo estipuló una serie de recomendaciones y de buenas prácticas a fin de velar por la seguridad y el buen desarrollo de los espectáculos. 

La norma también establecía multas de entre 60.000 y 150.000 euros más la inhabilitación para el ejercicio de la actividad ganadera si se incumplían estas recomendaciones, pero "no ha impedido que se registraran abusos en la organización de los festejos", según explican desde la Plataforma Prou Correbous. Al margen de la suspensión de un par de celebraciones, el movimiento animalista asegura que "en el bou embolat el animal continúa sufriendo el lanzamiento de objetos, patadas y un martirio superior a los 15 minutos de duración que fija el reglamento". 

Representantes de la Plataforma Prou Correbous en el Parlament. / PROU CORREBOUS

Además de eso, los animalistas añaden la ambivalencia que se estableció en cuanto a la participación de los niños, ya que si bien se prohíbe la presencia de menores de 14 años, su participación es habitual. Así lo denuncia AnimaNaturalis, que los últimos años ha registrado en las Terres de l’Ebre decenas de correbous donde se incumple este precepto. 

Rechazo ciudadano

La Plataforma Prou Correbous surge con el propósito de que la Generalitat endurezca el reglamento, derivado de la Ley de 2010, y cumpla con la resolución que, a instancias de Catalunya en Comú Podem, el Parlament aprobó el 29 de septiembre pasado con el fin de suprimir las malas prácticas en los espectáculos taurinos. La resolución, aprobada por 51 votos a favor, 17 en contra y 61 abstenciones, emplaza al Govern a "realizar los cambios necesarios en la regulación de las fiestas tradicionales con toros y en la normativa de protección de los animales, a efectos de que las diferentes modalidades de correbous se dejen de celebrar en Catalunya". JxCat, ERC y PSC dieron libertad de voto a sus diputados. 

El 81,3% de los catalanes considera que los animales sufren abusos

A colación de este emplazamiento, la Plataforma ha presentado una reciente encuesta que evidencia el rechazo ciudadano al mantenimiento de los correbous. Realizada entre los pasados 11 y 20 de noviembre por el Instituto Opinòmetre, la encuesta revela que el 81,3% de los catalanes considera que los animales sufren abusos y el 92,2% cree injustificado que reciba vejaciones por el simple disfrute de la ciudadanía. 

Asimismo, de los 600 mayores de 18 años al que se ha dirigido el estudio, un 77% se muestra partidario de suprimir estos festejos, mientras que un 85,5% se opone a que la administración destine recursos. Actualmente cerca de un millón de euros sale del erario público para sufragar los 450 correbous que se realizan cada año en Catalunya. 

Según el movimiento animalista, los resultados de la encuesta son suficientemente concluyentes para que, en aras de garantizar la seguridad y proteger la salud de los animales, el Ejecutivo catalán reforme la legislación y prohíba definitivamente los festejos con toros: "Ha llegado la hora de dar un paso adelante y que la ley sea coherente y justa. Queremos una Catalunya 100% antitaurina". 

El próximo miércoles, día 15, la plataforma se presentará en una acción en la plaza Sant Jaume de Barcelona, por el que contará con el apoyo de activistas, políticos favorables a la iniciativa y asociaciones de prestigio internacional como Peta, Cas o Human Society International.

Más noticias de Política y Sociedad