Público
Público

Violencia de género Juana Rivas pide a la justicia italiana medidas de protección urgentes hacia sus hijos

Las abogadas de Rivas presentaron este viernes una demanda en la que exigen medidas cautelares inmediatas ante los "nuevos hechos conocidos". El escrito incorpora un informe de una pediatra forense italiana que asegura que los menores corren un "grave riesgo en su integridad psico-física" y que puso los hechos en conocimiento del Ministerio Fiscal Italiano.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 22

Juana Rivas en su casa de Maracena / Marisa Kohan Público

Las abogadas de Juana Rivas en Italia han presentado este viernes ante el tribunal de menores de la localidad de Cagliari (Cerdeña) una demanda por la que exigen la adopción de medidas urgentes para la protección de los hijos de Juana Rivas, y que éstas sean tomadas de forma inmediata utilizando la fórmula "inaudita parte", es decir, la adopción de medidas cautelares sin previa notificación a la parte implicada.

En el escrito, las abogadas Debora Amarugi y María Eugenia Álvarez exigen al tribunal que retire la custodia de los menores al padre (Francesco Arcuri), así como la aplicación de medidas cautelares de protección para los menores, que pueden incluir la entrega de los mismos a la madre o, "subsidiariamente a una institución".

La demanda está motivada, según el escrito, por el conocimiento reciente de nuevos hechos "muy serios que requieren la adopción de una disposición urgente para la protección de la salud física y moral de los menores, dada la actualidad y la gravedad de la situación".

Los episodios a los que se refiera la demanda están explicados en un escrito de la pediatra forense y especialista en violencia de género Maria Serenella Pignotti, que analizó diferentes audios recientes del hijo mayor, además de los partes médicos de los menores emitidos en diversas fechas por hospitales de Cagliari y que relatan posibles casos de malos tratos hacia los menores por parte de su padre. Estos episodios habían motivado diversas denuncias por parte de Rivas contra su expareja por posibles malos tratos hacia los menores, que fueron presentadas ante la policía y la fiscalía.  Hace unos días, todos estos documentos y fotografías fueron entregados por Rivas a Pignotti para su evaluación.

La pediatra describe en su escrito algunas grabaciones. Una se trata de una conversación muy acalorada entre Arcuri y su hijo mayor en la que "hay arrebatos de ira y ofensas al niño" con "repetidas y continuas ofensas contra él y contra la madre". En la pelea el hijo le pide al padre repetidamente que se calme, le dice que le está haciendo daño en el brazo y le pide que no le escupa a la cara.  Según la pediatra el padre "pierde totalmente su compostura, amenazando con golpear a su hijo".  Otra es una breve conversación telefónica del menor con su madre realizada a escondidas, en la que le dice que cuando pidió a su padre poder llamarla, éste le respondió insultándolo, "mientras que entre sollozos le dice que el padre lo llamó hijo de puta, gilipollas, pequeña mierda, eres como tu madre", entre otras cosas, según afirma la pediatra en el escrito.

"Debido a la gravedad de las pruebas presentadas" afirman la abogadas de Rivas, este mismo viernes, Pignotti remitió un escrito a la Procura de la República (equivalente al Ministerio Fiscal) en Florencia (lugar de residencia y trabajo de la experta), poniendo de manifiesto los hechos, tal como le exige la legislación. En este documento, al que ha tenido acceso Público, la pediatra forense explica a la fiscalía que, "a la luz de lo que se ha presentado, parece que nos enfrentamos a un padre que, incluso en situaciones triviales con sus hijos, no es capaz de mantener el control ni contener su ira", lo que le lleva a realizar "actuaciones y manifestaciones muy serias que pueden poner en grave riesgo su integridad psico-física".

En su informe, la pediatra afirma que muchas de las fotografías de las lesiones atendidas en los hospitales en diversas fechas "no son compatibles con una génesis espontánea (autoinflingidas, por ejemplo, mediante juegos infantiles)", sino que son "compatibles con una génesis de traumatismo inducido por golpes o palizas."

"Estas observaciones, junto con los informes de los hospitales del Servicio Nacional de Salud y lo que ha declarado repetidamente sobre todo el hijo mayor con respecto a las palizas y los castigos infligidos por su padre, hacen necesario, en opinión de esta autora, informar esta situación a la Autoridad judicial competente", afirma la pediatra en el escrito que presentó a la fiscalía.

Esta especialista ha seguido de cerca caso de Rivas. Hace unos meses, junto a otros dos expertos psicólogos, firmó un documento que se entregó al tribunal civil de Cagliari que debía decidir sobre la custodia de los dos menores. En él se desmontaban los argumentos de la perito oficial del juzgado, Ludovica Iesu, que recomendaba otorgar la custodia a Arcuri basándose en una actuación pericial "sin base científica", que los expertos consideraron que estaba basado en el Síndrome de Alienación Parental (SAP), una pseudociencia que, tal como explican diversos expertos, no está reconocido por ninguna institución psicológica internacional. Incluso el propio Consejo General del Poder Judicial español, advierte sobre su utilización.

El pasado mes de marzo el juzgado de lo civil concedió la custodia de los menores a Francesco Arcuri.

En su demanda de este viernes, las abogadas de Rivas en Italia recuerdan que en la única oportunidad en la que el hijo mayor de Juana Rivas fue escuchado ante un tribunal (en el que estaban presentes el juez el fiscal y la perito oficial), el menor ya "informó de circunstancias que constituían episodios de maltrato y violencia a los que está expuesto tanto él como su hermano pequeño". Según la transcripción realizada por el juez de esa vista, informa el escrito de las abogadas, el menor había afirma que "me temo que no quiero vivir con mi padre, no entiendo por qué no quieren ayudarme a todos". Y agrega: "Pido cualquier cosa, siempre que no esté con él, temo que me estrangule, tengo miedo de morir".

La demanda pide al tribunal que, "debido al riesgo que corren los menores", es urgente que "la Corte declare la confiscación o limitación de de la responsabilidad parental del Sr. Francesco Arcuri" en favor de los intereses de los menores.

Petición al Ministerio de Exteriores

Paralelamente a esta demanda, el Centro de la Mujer del Ayuntamiento de Maracena, (donde Juana Rivas y sus hijos fueron atendidos como víctimas de violencia de género), ha remitido un escrito al Ministerio de Asuntos Exteriores para que tome cartas en el asunto. En él su responsable, Francisca Granados, exhorta al ministerio a que "a tenor de lo previsto en Ley 40/2006 del Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior" sean puestas en marcha "de forma urgentísima las actuaciones previstas en el Protocolo de Actuación para la atención de las mujeres españolas y sus hijos víctimas de violencia de género en el exterior, tutelando y protegiendo a la Sra. Rivas y a sus hijos frente a lo que consideramos una gravísima situación de riesgo y un atentado a sus derechos fundamentales".

No es la primera vez que se pide la intervención del Ministerio en este caso. En octubre pasado el Cónsul General de España en Roma, Luis Fernández Cid, se desplazó a Cerdeña para reunirse con Rivas y sus abogadas e interesarse personalmente por el estado de los menores. De esta reunión, fuentes cercanas al caso afirman que se impulsó la vista del mayor de los hijos de Rivas ante el tribunal.

Recursos pendientes

Rivas tiene pendiente aún varios recursos. Por un lado sus abogadas italianas presentaron un recurso ante el Tribunal de Apelaciones de Cagliari, en contra de la sentencia del tribunal de lo civil que el pasado marzo otorgó la custodia de los menores a Arcuri. Por otro lado, el equipo jurídico de Rivas en España ha presentado esta semana el recurso de casación ante el Tribunal Supremo, en contra de la sentencia que la condenó a cinco años de prisión por dos casos de sustracción de menores y a seis de inahabilitación de la patria potestad.

Además, el próximo 3 de julio un juzgado de investigaciones preliminares de Cagliari decidirá sobre el archivo o no de las numerosas denuncias que Rivas presentó contra Arcuri entre 2016 y 2019 por malos tratos continuados hacia ella y hacia sus hijos. El pasado mes de febrero (casi un mes antes de que el tribunal de lo civil decidiera otorgar la custodia de los menores a Arcuri), la fiscalía de Cagliari propuso el archivo de las siete denuncias que estaban en su poder sin haber entrado en el fondo de las mismas, tal como denuncian las abogadas de Rivas.

Entre estas denuncias está la que Rivas interpuso en Granada al poco de haber llegado con sus hijos huyendo de una situación de malos tratos y que lleva desde esa fecha sin ser investigada. También están en este paquete otras seis denuncias que Rivas presentó ya en Italia y que todas tienen que ver con los supuestos malos tratos de Francesco Arcuri hacia sus hijos.

Más noticias en Política y Sociedad