Publicado: 10.10.2013 12:06 |Actualizado: 10.10.2013 12:06

El Congreso aprueba la ley Wert, que será "la más efímera de la historia", según la oposición

Todos los partidos, excepto Foro y UPN, votaron en contra de una reforma educativa que consideran "partidista, mercantilista, segregadora y elitista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"A punto de finalizar en el Congreso la tramitación de la ley Wert sin cambios sustanciales y sin que el Gobierno escuche a la comunidad educativa, este partido se ratifica en su intención de derogarla en cuanto cambie la actual mayoría parlamentaria". Con esta frase, todos los grupos parlamentarios, excepto UPyD y Foro, han mostrado hoy su rechazo a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) que hoy ha aprobado el pleno del Congreso sólo con los votos del PP y la abstención de Foro y UPN. Y es que para la oposición, una ley que nace sin consenso y sin la aprobación de padres, alumnos y profesores, sólo está abocada al fracaso.

Una vez más, la oposición parlamentaria, que aseguró que la Lomce será "la ley breve, la más efímera de la historia", volvió a tildar la normativa de "partidista, mercantilista, segregadora y elitista", a lo que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, respondió argumentando, como siempre, que su reforma educativa logrará "reducir el abandono escolar".  

El nuevo modelo de FP Dual, las reválidas, la recuperación de la asignatura de Religión como evaluable y el blindaje de los conciertos a centros que segregan por sexo centraron el debate sobre la reforma educativa. Aunque fue el "ataque" del ministro a los sistemas de inmersión lingüística en las comunidades con lenguas cooficiales lo que se convirtió, de nuevo, en el punto insalvable de la discusión.

Así, los diputados catalanes y vascos le aseguraron a Wert que, aunque la Lomce llegue a aprobarse definitivamente (el texto va ahora al Senado y luego vuelve al Congreso), no llegará a aplicarse de forma efectiva en sus respectivas comunidades. "Nos tendrá enfrente, no pasarán, no le vamos a permitir que siga poniendo en jaque la cohesión social y robando el futuro de nuestros niños; en Catalunya no aplicaremos la Ley", le espetó el diputado de ERC Joan Tardà al ministro. "Franco intentó matar nuestra lengua y no lo consiguió. Usted, tampoco", añadió. 

"Mis padres no pudieron estudiar el catalán; mis amigos y yo, sólo una hora a la semana; mis alumnos dominan exactamente igual el castellano que el catalán y mis hijos llegarán a dominar por igual castellano, catalán e inglés", expuso, por su parte, Martí Barberà. "Y eso lo vamos a conseguir con la Llei d'Educació, que nació con la aprobación del 85% de nuestros diputados, y no con la Lomce, que busca soluciones a problemas que no existen", apostilló el diputado de CiU, que tildó de "grave atentado" la alianza de PP y UPyD para aprobar una enmienda transaccional en la que se establece que "la lengua castellana es la lengua vehicular de todo el Estado". "Son ustedes los que no respetan que el catalán sea igual que el castellano y no al revés", protestó.

Tardà, a Wert: "Franco intentó matar nuestra lengua y no lo consiguió. Usted, tampoco"

Al "no pasarán" se unió también Xabier Mikel Errekondo, que se preguntó "¿quién es el Gobierno de Madrid para imponernos la educación de nuestros hijos?". El diputado de Amaiur tildó la Lomce de "españolizadora, recentralizadora y adoctrinadora" y, con una performance ejemplificó la "vuelta a hace 40 años" que pretende Wert. Con los brazos en cruz, callado y con la mirada fija en el suelo, Errekondo cumplió el "castigo" típico de las escuelas de antaño tras haber sido llamado al orden por el presidente del Congreso, Jesús Posada, por hablar en euskera. "¿Ven? Esta es la educación que quieren: imponer y callar", concluyó.

De "centralizadora, sectaria y segregadora" también tildó la Lomce Isabel Sánchez Robles, del PNV. "Un ley propia de la política más conservadora de la derecha española", añadió. Para ella, la "eufemísticamente denominada ley de mejora de la calidad educativa" sólo llevará al país a "más España cañí y menos Europa, más paro y menos competitividad y menos Estado del Bienestar; en definitiva, a la España de hace 40 años".

Desde las filas de Izquierda Plural —cuyos diputados acudieron al pleno vestidos con la camiseta que representa a la marea verde—, Caridad García también habló de "vuelta al pasado" con la creación de un sistema "de calidad para quien pueda pagarla". Dejando a un lado la inmersión lingüística, la diputada de IU criticó la hipocresía del titular de Educación cuando defiende su nuevo modelo de Formación Profesional. "La FP no sale muy bien parada en los presupuestos de 2014 y miles de estudiantes se han quedado sin plaza este curso; en Madrid, más de 20.000", argumentó. "Ustedes lo que quieren es mano de obra barata y cuanto más débil, mejor", añadió García, haciendo alusión a la FP Dual que promueve los denominados "mini jobs".

Wert: "Mi confianza en la ley es limitada, porque la Lomce marca las reglas del juego, pero si los jugadores no juegan, no hay partido"

Wert, por su parte, respondió que la Lomce sigue el modelo instaurado en países vecinos que han visto cómo "los sistemas que suavizan la transición entre formación y trabajo" mejoran sus resultados. En este sentido, insistió en la necesidad de reducir el abandono escolar temprano y el fracaso escolar para justificar su reforma. Además, repitió su argumento más reiterado en las últimas semanas: una "elevada tasa de repetidores entre Primaria y Secundaria" que encarece el sistema en unos "24.000 millones de euros".  No obstante, el ministro reconoció que "una ley educativa no resuelve todos los problemas de una sociedad". "Mi confianza en la ley es limitada porque la Lomce marca las reglas del juego, pero si los jugadores no juegan,no hay partido", metaforizó, lanzando un órdago a los estudiantes. En la tribuna del Hemiciclo, donde se encontraban algunos jóvenes y representantes de Ceapa, de sindicatos de profesores y del Sindicato de Estudiantes, no cayeron en la provocación. Sin embargo, sí responderán al titular de Educación el próximo día 24, fecha en la que han convocado huelga general en todos los sectores.

Pero no serán los únicos que protesten contra la Lomce. La normativa, ya conocida —muy a pesar del ministro— como ley Wert, no convence siquiera a quienes no suscribieron el pacto de derogarla en cuanto cambie la mayoría parlamentaria. "Si el voto fuera secreto, si no fuera por la disciplina de partido, muchos diputados del PP también se abstendrían en esta votación", aseguró Enrique Álvarez Sostres, de Foro Asturias, para quien la reforma debería ser todavía más dura e incluir, por ejemplo, la ampliación del Bachillerato a tres años, "como prometió Rajoy en su día". También para UPyD la Lomce se queda corta en cuanto a recentralización: "La ley no corrige la dispersión y el aislamiento que produce el hecho de tener 17 sistemas autonómicos de Educación", lamentó Carlos Martínez Gorriarán.

Otro de los debates colaterales durante el pleno del Congreso fue el relacionado con los resultados del primer informe "PISA para adultos", que sirvió de excusa al Gobierno para culpar a la LOGSE socialista de la mala educación de la población española

"Es una radiografía muy precisa de la naturaleza del problema del sistema educativo", opinó Wert. "El PIAAC pone de manifiesto que tras haber conseguido una mejora con la universalización de la Educación en la época de la Transición, después no se han hecho esfuerzos comparables en términos de extensión de la calidad", sentenció.

Bedera: "La LOGSE y la LOE se debatieron y se socializaron; no eran leyes de partido como la suya"

"Usted tiene problemas de comprensión lectora", bromeó el portavoz socialista en la Comisión de Educación, Mario Bedera. "Entre los más mayores y los más jóvenes hay 37 puntos de diferencia, pero usted nos quiere hacer creer que cualquier tiempo pasado fue mejor y no es cierto", añadió.  Y en respuesta al ataque directo con respecto a la LOGSE y a la LOE —ambas, leyes socialistas— sentenció: "Es cierto que salieron de Moncloa [con Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, respectivamente], pero luego se socializaron, se debatieron y se enriquecieron. Así se convirtieron en leyes de país, no de partido, como la suya", concluyó.

Rosana Pérez, del BNG, que criticó a Wert por "pasar por encima de quien haga falta para defender los intereses de la patronal de la escuela privada, de la jerarquía eclesiástica y de los sectores más reaccionarios del PP", también aludió al informe de la OCDE. "Yo le voy a citar otro documento internacional que se acaba de publicar" —anunció— "uno en el que la Comisión Europea advierte a España y al Gobierno del PP en que los recortes están provocando la degradación de los Derechos Humanos". "Y la Educación es uno de ellos", concluyó.