Público
Público

El Iniesta del fútbol para ciegos se estrena en su primer Mundial

Dieciséis selecciones nacionales disputarán en junio en Madrid el campeonato del mundo. La selección española confía mejorar el tercer puesto conquistado hace cuatro años: “Estamos preparándonos para ganar”, asegura su seleccionador.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La selección española de fútbol 5 para ciegos en el sorteo del Mundial. PRENSA ONCE

Sergio Alamar tiene 17 años, está estudiando bachillerato, es ciego y juega al fútbol. Los expertos le señalan como el Iniesta (el jugador que marcó el gol con el que La Roja ganó su primer mundial en 2010) del equipo español que participará en el mundial de fútbol para ciegos que se celebrará en Madrid del 7 al 17 de junio próximo, bajo la organización de la Federación Española de Deportes para Ciegos y con el apoyo de la ONCE y del Consejo Superior de Deportes.

Es su primer Mundial y lleva jugando al fútbol con la selección solo dos años. “Empecé con atletismo. Quería apuntarme a fútbol pero mi madre me dijo que era muy pequeño y no me dejaba porque en la ONCE solo hay una y si eres pequeño no puedes ponerte a jugar con gente de 30 años, así que hasta los 15 no te dejan jugar”.

Junto a Sergio Alamar, hay una decena de jugadores que componen la selección. Jesús Bargueiras, seleccionador del equipo, destaca a Adolfo Acosta, Vicente Aguilar, Antonio Martín y Miguel Ángel Sánchez como la columna vertebral del equipo. Alamar afirma que no puede destacar solo a uno, aunque admite que “el más estrellita es Antonio Martín”.

Sergio Alamar en el entrenamiento de la selección española de fútbol para ciegos. MARÍA LOZANO

Vicente Aguilar es el más veterano de la selección. En el año 1985 jugó su primer torneo internacional y ahora tiene 48 años. “En este deporte se necesita que estés bien físicamente, que te cuides y que te respeten las lesiones. Yo, por suerte, no he tenido lesiones graves y me suelo cuidar. Entre eso y que hay poca gente, pues aquí estoy”, declara Aguilar.

Adolfo Acosta es otro de los jugadores destacados del equipo. Tenía 15 años cuando empezó a jugar y ahora tiene 37. Al igual que Aguilar, compatibiliza el trabajo de vendedor del cupón de la ONCE con el fútbol, ya que el deporte para ellos no es una actividad profesional. “Trabajo vendiendo cupones y también entreno en el equipo de Madrid”, afirma Acosta.

No todos los componentes de la selección son ciegos. Los porteros y guías sí ven. Pedro Gutiérrez es el portero de la selección y lleva 10 años jugando al fútbol para ciegos. Al no ser una actividad profesional, "en el trabajo lo compatibilizas como puedas: pidiéndote días libres o de vacaciones". 

Un centenar de ciegos participan en España una liga nacional de fútbol. Se trata de una competición de ida y vuelta con 8 equipos que disputan los partidos cada 15 días. Cada equipo suele estar compuesto por 10 o 12 jugadores. Este año el equipo ganador ha sido el de Alicante, al que pertenece Sergio Alamar.

El seleccionador del equipo también trabaja en la cantera del Real Madrid

Este deporte tiene características muy diferentes al fútbol tradicional. La más importante es el balón, que “cuenta con unos cascabeles en su interior que hacen ruido y permiten que los jugadores lo puedan ubicar”, explica Jesús Bargueiras, que también trabaja en la cantera del Real Madrid. El campo tiene las mismas medidas que el de fútbol sala, pero ha de situarse al aire libre “para una mejor acústica”. Además el campo cuenta con unas vallas a los laterales que delimitan el campo para que la pelota no salga del terreno de juego continuamente.

El equipo se compone de cinco personas, cuatro jugadores ciegos y un portero que sí ve. Algo llamativo de este deporte es que se juega con antifaz, ya que “hay ciegos que tienen cierto resto visual y todavía perciben algo de luz, cosa que para nosotros no parece muy importante, pero para ellos es una diferencia abismal”, afirma el seleccionador.

Perro guía de uno de los jugadores de la selección de fútbol para ciegos que observa el entrenamiento detrás de las vallas que delimitan el campo. MARÍA LOZANO

Para ayudar a los jugadores, cada equipo tiene tres guías repartidos por el campo. El entrenador se encuentra en el centro del terreno de juego, un guía se sitúa detrás de la portería del contrincante para indicar cómo deben chutar y el portero es el guía de la defensa.

"Es muy importante que la grada no hable mientras el balón está en juego; cuando está parado no hay ningún problema en que la gente grite”

Sergio Alamar explica que “en el partido es muy importante que la grada no hable mientras el balón está en movimiento, aunque cuando el balón está parado no hay ningún problema en que la gente grite”, ya que necesitan escuchar el balón y al guía para poder orientarse.

Sobre el Mundial que se disputa este mes de junio en Madrid en el Colegio Sagrado Corazón de Chamartín, Jesús Bargueiras afirma que “nosotros estamos preparándonos para ganar”.

En la última competición del mundo, España quedó la tercera por detrás de Brasil y Argentina. A nivel europeo estamos en segundo lugar porque en la final de la Eurocopa del pasado año el equipo español perdió contra Rusia”.

Guía, portero y jugador en un entrenamiento de la selección española de fútbol para ciegos. MARÍA LOZANO

Se trata de la primera vez que juegan 16 países en un mundial de fútbol para ciegos, que por segunda vez se celebra en España. Hay cuatro grupos en el campeonato. La selección española pertenece al grupo A en el que se encuentra Tailandia, Turquía y Marruecos. Estos dos últimos “son bastante buenos”, según el seleccionador. Brasil, Argentina y China también son los grandes favoritos en el Mundial.

De cada grupo se clasificarán 2 selecciones. Si la española lo consigue, le tocaría enfrentarse en encuentros eliminatorios a los países del grupo C, donde se encuentran China, Rusia, México y Corea del Sur. La gran final tendrá lugar el 17 de junio.

El seleccionador destaca que “en los países desarrollados cada vez hay menos ciegos totales, lo que reduce el número de jugadores”. En países subdesarrollados hay más personas ciegas, por lo que la competitividad a la hora de entrar en la selección de estos países suele ser mayor y esto les da ventaja.