Público
Público

Situación Catalunya Disputa entre los partidos sobre quién presidirá la Comisión Territorial

El PP vería con buenos ojos a José Enrique Serrano (PSOE), mientras que los socialistas quieren que esté al frente un diputado del PNV.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

José Enrique Serrano, jefe de Gabinete de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero.

La patata caliente de la presidencia de la Comisión sobe el modelo Territorial parece que no la quiere coger nadie, y este martes hubo todo tipo de conversaciones para decidir quién se pone al frente de la misma.

El Partido Popular se inclina porque sea el PSOE quien la presida y hasta proponen el nombre de José Enrique Serrano. Los conservadores ven en la figura del diputado socialista, jefe de Gabinete de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, una figura de entidad institucional y con alto sentido de Estado, además de con sobrada capacidad para dirigir los trabajos de dicha comisión.

Sin embargo, el PSOE no quiere presidir la comisión, y prefiere ser un grupo más en la Comisión sin esas responsabilidades. De hecho, en la reunión interna del Grupo Parlamentario Socialista se apuntó a que fuese un diputado del PNV quien llevara las riendas de los trabajos parlamentarios que se van a desarrollar en este órgano.

El PSOE ve oportuno implicar a un partido nacionalista al máximo nivel en el funcionamiento de dicha comisión, y da por hecho que sería visto con buenos ojos por el resto de partidos del mismo ámbito ideológico. Sin embargo, el PSOE no sabe todavía si los nacionalistas vascos van a aceptar su propuesta, o si el Partido Popular también estaría dispuesto a apoyarla.

Unidos-Podemos también da mucha importancia a quién presida dicha comisión, aunque ni entre populares ni socialistas se contempla ceder el puesto al partido morado.

El PSOE considera urgente despejar esta duda en el menor tiempo posible, ya que quiere que se empiece cuanto antes a trabajar dicha comisión, en la que tiene depositadas todas las esperanzas para intentar reconducir, al menos en una primera fase, el conflicto con Catalunya, y abrir de una vez una vía de diálogo entre todos.