Público
Público

Resultados anuales El beneficio de Caixabank crece casi un 18% en 2018 hasta rozar los 2.000 millones

El banco catalán espera alcanzar un acuerdo con los sindicatos sobre el ERE para más de 2.000 empleados, y niega que se esté contemplando una rebaja de sueldo a los trabajadores.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de CaixaBank en la sede el banco en la avenida Diagonal de Barcelona. REUTERS/Albert Gea

CaixaBank ha obtenido en el ejercicio de 2018 un beneficio atribuido de 1.985 millones de euros, lo que representa un aumento del 17,8%, apoyado en el aumento de ingresos core, la mayor aportación de su filial portugeusa BPI y la reducción de las dotaciones, según la información comunicada este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

El resultado del banco en España ha alcanzado los 1.605 millones de euros, un 6,4% más, mientras que el portugués BPI ha contribuido al beneficio con un total de 380 millones, frente a los 176 millones de euros en el ejercicio 2017.

Los ingresos core (margen de intereses, comisiones y seguros) crecieron un 4,2% hasta 8.217 millones de euros y el margen de intereses (la diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos), aumentó un 3,4% hasta 4.907 millones de euros. El margen bruto se ha situado en 8.767 millones de euros (+6,6%) por la fortaleza de ingresos básicos del negocio bancario.

En el trimestre estanco, el resultado neto ascendió a a 217 millones, frente a los 335 millones previstos por los analistas, mientras que el margen de intereses alcanzó los 1.236 millones, cerca de los 1.239 previstos por los analistas.

El tercer mayor banco español, que en el tercer trimestre se deshizo de su participación en Repsol con una pérdida de 453 millones de euros, tuvo una aportación positiva de participaciones de 54 millones de euros, gracias fundamentalmente a los dividendos de su participada Telefónica.

En un contexto de mayores requisitos de solvencia, el banco redujo en 1,3 puntos su ratio de morosidad al 4,7% mientras que el ratio de capital CET1 fully loaded bajó al 11,5 por ciento al cierre del año desde el 12,9 por ciento de septiembre.

Dividendos en abril

El consejo de administración de CaixaBank ha acordado un cambio en su política de dividendos para el ejercicio 2019 conforme a la cual la remuneración al accionista se realizará mediante el pago de un único dividendo en efectivo, en lugar de dos como hasta ahora, que se abonará en torno al mes de abril.

La entidad dijo que propondrá a la junta de accionistas el pago de un dividendo complementario de 0,10 euros por acción con cargo a los beneficios de 2018 a pagar en abril, elevando la remuneración con cargo a dicho ejercicio a 0,17 euros por acción, un 51% del beneficio neto consolidado, en línea con el Plan Estratégico 2015-2018.

A pesar de esto, la entidad presidida por Jordi Gual ha reiterado su intención de remunerar a sus accionistas distribuyendo un importe en efectivo superior al de ejercicios anteriores, fijando el importe máximo a distribuir con cargo al ejercicio 2019 en el 60% del beneficio neto consolidado.

El presidente de Caixabank, Jordi Gual (d), junto al consejero delegado, Gonzalo Gortázar (i), al comienzo de la rueda de prensa en la que ha presentado los resultados de Caixabank correspondientes al ejercicio 2018. EFE/Manuel Bruque

Durante la presentación de resultados en la sede del banco en Valencia, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha señalado que la situación en España es "compleja políticamente", pero de "relativa estabilidad", "puesto que se cumplen todos los parámetros constitucionales de la evolución regular de las instituciones y los distintos poderes del Estado".

Para Gual, todas las sociedades occidentales pasan por "momentos sociopolíticos complejos", lo que ha argumentado que puede incidir en la estabilidad del mercado financiero, y ha puesto como ejemplo los casos de Reino Unido y el Brexit, Italia, y la relación entre Estados Unidos y China.

Preguntado por la incidencia del contexto político en el desarrollo de la economía catalana, Gual ha respondido que "es difícil especular" lo que sucedería en escenarios que no contemplan y que los contrafactuals (en argot financiero) son ejercicios que son hipotéticos y no entran en ellos. Gual ha explicado que la economía catalana presenta históricamente una alta correlación con la economía española, pero que suele registrar subidas algo más fuertes cuando la española crece y un poco más débiles cuando ésta baja.

Por su parte, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha asegurado que "se dejarán la piel" para alcanzar un acuerdo con los sindicatos sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que está previsto que afecte a 2.157 trabajadores (más del 7% de la plantilla), de los que 1.913 empleados son de la red de oficinas y 244 de servicios de apoyo.

Gortázar ha indicado que las negociaciones transcurren por "los cauces propios" de una negociación, pese a que la empresa y los sindicatos presentan posiciones "muy diferentes", y ha rechazado que se esté contemplando una rebaja de sueldo a los trabajadores. Preguntado por los costes que puede acabar teniendo esta reestructuración, Gortázar ha señalado que no están aún en situación de hacer una estimación: "Es prematuro avanzar cifras".

Para el consejero delegado, es prioritario cerrar un acuerdo satisfactorio con los sindicatos "lo antes posible", pese a que ha defendido que los representantes de los trabajadores necesitan tiempo para entender la justificación de las medidas que plantea la compañía.

El presidente de la entidad ha enmarcado el ERE dentro el Plan estratégico 2019-2021 como un "ejercicio de prudencia" con el objetivo de anticiparse a los acontecimientos futuros y tomar decisiones ahora para estar en una mejor situación en el futuro, que estará marcado por el cambio digital, un escenario de tipos de interés bajos y un mercado en crecimiento reducido.

Los objetivos de negocio del banco pasan por cerrar 821 sucursales urbanas, hasta contar con un total de 3.640 en 2021, desde las 4.461 actuales, y avanzar hacia una transformación de su red que permita ampliar el número de oficinas de asesoramiento urbanas (Store) hasta las 700, desde las 285 actuales, así como mantener la red de sucursales en pequeñas poblaciones (red AgroBank) y desarrollar sus servicios digitales.

Más noticias de Economía