Público
Público

Resultados anuales Bankia gana 703 millones en 2018 tras sanear su balance en el último trimestre

Goirigolzarri asegurado que no se está planteando ninguna operación de fusión con otra entidad en los próximos años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre utiliza un cajero automático de una sucursal de Bankia en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

La nacionalizada Bankia anunció el lunes un aumento del 39,2% en su resultado atribuible en 2018 hasta 703 millones de euros, contando el efecto de la integración de BMN, según ha informado este lunes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin contar la fusión, el beneficio se situó en 788 millones, lo que supone un descenso del 3,4% respecto a los 816 millones ganados en el ejercicio anterior.

En el último trimeste, las cuentas del banco nacionalizado (el Estado, a través del FROB, controla un 61,4% del capital) muestran una pérdida trimestral de 40 millones de euros, tras la limpieza del balance: la venta a finales de diciembre de una cartera de activos tóxicos por importe de 3.000 millones de euros restó 85 millones al resultado.

En este último ejercicio, Bankia ha dado por cerrado el proceso de fusión con BMN, ha seguido limpiando su balance, conteniendo gastos y aumentando clientes, pero sus resultados siguen impactados por unos márgenes que no consiguen levantar cabeza por los tipos de interés. En un contexto de tipos de interés ultrabajos, el banco vio crecer ligeramente en el cuarto trimestre su principal caballo de batalla, el margen de intereses.

La diferencia entre lo que el banco cobra por los préstamos y paga por los depósitos generó 2.049 millones de euros en el año (un 9,6% menos que lo registrado contando con la fusionada BMN) mientras que entre octubre y diciembre la magnitud alcanzó los 507 millones de euros, un 2,4% más que en el tercer trimestre en un contexto de competencia feroz en el mercado de créditos.

Los bancos españoles, muy expuestos al negocio crediticio, están luchando por mejorar el beneficio que extraen de los préstamos en un momento en el que hay pocas señales de que los tipos de interés vayan a subir sostenidamente en la zona euro.

Bankia, cuya cartera crediticia está dominada por las hipotecas, trata de responder a esta coyuntura poniendo el foco en el crédito al consumo y a las empresas, un negocio más rentable y en el que está creciendo.

Privatización en 'stand by'

Bankia, que fue rescatada con fondos públicos de 22.400 millones de euros en 2012 para recuperarse de las pérdidas de sus hipotecas en el punto más álgido de la crisis financiera en España, ha aplicado duros recortes de costes y mejorado sustancialmente sus activos morosos y eficiencia, pero su cotización no acaba de despegar, dificultando la prevista privatización.

El Gobierno español aprobó a finales de año extender en dos años, hasta finales de 2021, el plazo para completar la privatización a fin de encontrar métodos y momentos más propicios en unos mercados que no han reconocido la transformación de la entidad preocupados por las adversas condiciones del mercado.

Las mejoras en la gestión permitieron a la entidad elevar un 5 por ciento el dividendo con cargo a estas cuentas de 2018, por lo que el Estado ingresará 219 millones de euros destinados a devolver ayudas. Contando con los dividendos y colocaciones, el Estado habrá recuperado en abril con dos colocaciones y dividendos algo más de 3.000 millones de euros.

Pero en la cruz de la moneda, la persistencia de los bajos tipos y su proyección llevaron a la entidad a perder en 2018 más de un tercio de su valor bursátil. Su cotización ronda los 2,6 euros frente a los 4,06 euros a los que el FROB colocó acciones por última vez hace algo más de un año, cuando vendió un 7 por ciento por 818 millones de euros.

En el cuarto trimestre del año, la entidad redujo sus activos improductivos (NPA por sus siglas en inglés) en 6.000 millones de euros en el año, bajando la tasa de morosidad al 6,5% desde el 7,8% de finales de septiembre.

La entidad cerró el año con un ratio de capital tier-1 fully-loaded (la medida más estricta de solvencia) del 12,51%, frente al 12,46% de septiembre y por encima del 12% que se ha fijado como objetivo en su plan estratégico para el periodo 2018-2020.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la rueda de prensa en la que presenta los resultados de la entidad de 2018. EFE/J.J. Guillén

En la presentación de resultados, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha asegurado que no se está planteando ninguna operación de fusión con otra entidad en los próximos años, frente a los rumores surgidos en las últimas semanas que apuntan a que el banco podría optar por esta fórmula para acometer su privatización.

Goirigolzarri ha defendido que la idea de Bankia es cumplir con su plan estratégico y con la distribución de 2.500 millones de euros a sus accionistas "sea cual sea el entorno de tipos de interés". "Cuando hablábamos de una distribución de 2.500 millones de euros a los accionistas dejábamos claro que eso era mejor que cualquier proceso de integración y mantenemos esa posición. No hay una operación encima de la mesa ni sobrevolando la mesa; la idea es cumplir nuestro plan con el perímetro actual", ha asegurado.

Más noticias de Economía