Público
Público

La retribución del presidente de Indra se reduce en dos terceras partes en 2018

La brecha salarial de la empresa de tecnología se reduce al 2,79%, casi un punto menos que un año antes.

Fernando Abril Martorell, presidente de Indra. E.P.

EUROPA PRESS

La retribución bruta del presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, se ha reducido desde los 7,39 millones de euros que recibió 2017 hasta los 2,12 millones en 2018, debido en parte a que en 2017 percibió el total de la retribución por acciones del plan a tres años.

Abril-Martorell también ha renunciado a cobrar parte de la variable en metálico que le correspondía por cumplimiento de objetivos, para que el conjunto del comité de dirección pueda cobrar el máximo importe de variable, según ha informado la compañía en su Informe de Remuneraciones de los consejeros remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Con ello, la retribución bruta en metálico de Abril-Martorell se redujo de 1,819 millones de euros en 2017 a 1,425 millones en 2018, de los que la retribución fija bruta se mantuvo invariable en 775.000 euros.

Por sus funciones ejecutivas, los consejeros ejecutivos de Indra cobran un 70% retribución variable anual en metálico y un 30% en acciones, que se entregan por terceras partes iguales en tres años. En el caso de Abril-Martorell, percibió acciones por un valor equivalente de 211.000 euros como retribución variable en acciones; 465.000 euros por el Plan Prejubilación y Ahorro a largo plazo (15% de su retribución total target anualizada); y 26.000 euros en especie.

El Informe de Remuneraciones recoge que, en total, las retribuciones brutas del consejo de administración de Indra se rebajaron de 12,94 millones de euros de 2017 a 8,17 millones en 2018. El importe total devengado en 2018 por el conjunto de los consejeros en su condición de tales (por su pertenencia al consejo y comisiones) ascendió a 1,64 millones de euros, muy por debajo del límite máximo anual (2,25 millones) aprobado por la junta general de accionistas y previsto en la Política de Remuneraciones.

Informe de Responsabilidad Social Corporativa

De otro lado, la brecha salarial de Indra, calculada entre conjuntos de profesionales homogéneos, se redujo en 2018 al 2,79%, entendido como el porcentaje que las mujeres cobran menos que los hombres, considerando posiciones y responsabilidades análogas, frente al 3,64% registrado en 2017, según ha informado la compañía en su Informe de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

La empresa que preside Fernando Abril-Martorell señala que en esta diferencia influye la composición histórica de la compañía y la menor antigüedad del colectivo en la empresa, entre otros motivos.

Indra ha calculado la brecha salarial comparando retribuciones entre segmentos de profesionales equivalentes, es decir, aquellos que realizan la misma función o tienen la misma posición y además pertenecen a la misma unidad de negocio y se encuentran dentro de la misma región o área geográfica. En este cálculo se ha tenido en cuenta alrededor del 90% de la plantilla y no se incluyen los segmentos en los que no existe al menos un ocupante femenino y uno masculino.

Sobre estos datos, destaca que, en el comité de dirección, la media de mujeres cobró más en 2018 que los hombres (un millón de euros de media frente a 812.000 euros). Además, no existe diferencia entre consejeros directores generales y sí en responsables de áreas y mercado. Los hombres cobran de media 631.000 euros y las mujeres 338.000.

Más noticias de Economía