Público
Público

Los socialistas amenazan con votar contra la nominación de Guindos en el pleno de Estrasburgo

El ministro español recibe el visto bueno de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento tras una descafeinada audiencia, con la abstención de los socialistas

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

El todavía ministro de Economía, Luis de Guindos, se prepara para responder a las preguntas de los miembros de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, en su examen para ocupar la vicepresidencia del BCE, en Bruselas, Bélgica, el 26 de febrero del 2018. EFE/Stephanie Lecocq

La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo ha dado luz verde este martes a la nominación de Luis de Guindos como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE). Una nominación, sin embargo, que debe ser aún confirmada en el pleno de Estrasburgo en marzo y que los socialistas, que hoy se han abstenido, condicionan a que el Consejo de garantías de mejorar el proceso de selección.

Todos los ojos estaban en la bancada de los socialdemócratas en la Comisión parlamentaria. De su abstención dependía el apoyo oficial del Parlamento Europeo a la candidatura del todavía ministro Luis de Guindos a la vicepresidencia del BCE. Y esa abstención se ha confirmado. El voto es secreto pero no la posición socialista. “(El Parlamento Europeo) emite una opinión favorable sobre la recomendación del Consejo para nombrar a Luis de Guindos como vicepresidente del BCE”, reza el texto de la resolución que ha sido aprobada con 27 votos a favor, 14 en contra y 13 abstenciones.

Pero antes, la eurodiputada francesa Pervenche Berès ha advertido que o el Consejo da pasos para garantizar un cambio en el proceso de selección que tenga en cuenta la opinión del Parlamento Europeo o en el pleno, los socialistas votarán en contra. “Dado que el Parlamento Europeo expresa preocupaciones sobre el equilibrio de género, el procedimiento de selección, el momento del nombramiento y la independencia política, solicita al Consejo que inicie un diálogo con el Parlamento sobre cómo mejorar proceso para los nombramientos", subraya el texto que los socialistas han añadido a la resolución.

Los socialistas de la Eurocámara expresan sus "preocupaciones sobre el equilibrio de género" en el procedimiento de selección para el BCE

El pasado 14 de febrero la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios evaluó a los dos candidatos, el gobernador del Banco Central Irlandés, Philip Lane y el ministro de Economía española, Luis de Guindos. Tras la audiencia, Roberto Gualtieri, presidente de la Comisión, emitió un comunicado que destacaba la candidatura de Lane como “más convincente” y recalcaba las “reservas” de algunos grupos respecto a Guindos. Después, transmitió la evaluación de los eurodiputados por teléfono al presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, de cara a la reunión de los miembros de la Eurozona, que tenían que tomar la decisión en lunes 19.

Las reservas expresadas por los eurodiputados respecto a la candidatura se referían por un lado, al perfil político evidente de un candidato que se presenta siendo aún ministro y miembro del Eurogrupo y, por otro, a la falta de experiencia en política monetaria de Luis de Guindos. Pero esa evaluación no ha sido tenida en cuenta por los Estados miembros que, tras la retirada del candidato irlandés de la carrera por el puesto, dieron un apoyo unánime a la candidatura de Guindos. A los socialistas no les ha gustado además que los Estados miembros hayan ignorado la petición expresa del Parlamento Europeo de presentar una lista de candidatos paritaria.

Críticas de la izquierda

Para el eurodiputado de ICV (grupo de los Verdes) Ernest Urtasun, “el resultado de la votación en el Parlamento muestra que las dudas que el comité mostró hace dos semanas en la comparecencia a puerta cerrada siguen sin disiparse”. Urtasun valora positivamente además la enmienda presentada por los socialistas que invita al Consejo a negociar, o habrá cambio de voto. Pero en cualquier caso, lamenta la abstención en la votación de hoy. “Si estábamos de acuerdo en que queríamos a una mujer, que Guindos era mal candidato y que no queríamos facilitar la llegada de Weidmann (actual gobernador del Bundesbank) a la presidencia, está abstención no tiene ningún sentido", ha sentenciado.

El respaldo a la nominación de Luis de Guindos “ha enfurecido” también a la Izquierda Unitaria Europea. Para la eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López, la más dura con el todavía ministro en la evaluación previa, Guindos “tiene cero independencia” y es un candidato “sesgado políticamente”. Su nominación, ha subrayado López, “es mala para los europeos”.

Por su parte, el portavoz de Podemos en la Eurocámara, Miguel Urbán, ha lamentado la nominación de Guindos por su “experiencia cero en política monetaria” pero sobre todo, porque es el resultado, dice, de un intercambio de cormos entre Estados miembros. "Una vez más, el mito de la supuesta independencia del Banco Central Europeo se ha expuesto como una mentira", ha sentenciado el eurodiputado de la formación morada.

Urbán destaca que el aprobado de Guindos en la Eurocámara “ha sido justito”, ya que los votos negativos y las abstenciones suman lo mismo que los positivos. Ataca además el portavoz de Podemos a los socialistas pues, entiende, es su abstención la que ha permitido salir airoso del lance al todavía ministro. “No sólo es una cuestión de procedimientos, lo principal es la cuestión política”, ha querido recalcar el eurodiputado. Y a quienes han defendido la candidatura de Luis de Guindos “por patriotismo”, les advierte Urbán, “ser patriota no es meter a un español como Guindos en el BCE. Es conseguir que el BCE no siga empeorando la vida de la gente con sus políticas de austericido”.

La opinión del Parlamento es meramente consultiva, como lo es la que está previsto la propia institución bancaria emita el próximo 8 de marzo. En cualquier caso, no sería la primera vez que el Parlamento Europeo empaña la elección de un miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo. En 2012, la Eurocámara ya votó en contra de la nominación de Yves Mersch, retrasando el proceso. Si no hay acuerdo de aquí al 14 de marzo, cuando se espera el voto en el pleno de Estrasburgo, De Guindos podría pasar por el mismo mal trago.