Público
Público

Defensa Una nueva iniciativa en el Congreso busca poner en evidencia la postura socialista en la venta de armas a Arabia Saudí

El delicado asunto de la venta de armamento y material de doble uso a Arabia Saudí podría volver al Congreso de los Diputados en forma de Proposición No de Ley, en esta ocasión presentada por PDeCat, en la que se insiste en pedir al Gobierno que interrumpa ese comercio con el régimen de Riad.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Un yemení posa junto a los escombros de un edificio destruido tras un supuesto ataque de la coalición liderada por Arabia Saudí, en Saná (Yemen), la pasada semana. EFE/ Yahya Arhab

Como un arma política más, la controvertida venta de armamento a Arabia Saudía vuelve al Congreso de los Diputados, en esta ocasión en forma de Proposición No de Ley (PNL), en la que el PDeCat (Grupo Mixto) busca forzar una respuesta de los socialistas sobre el asunto. El Gobierno de Pedro Sánchez ya ha dicho varias veces que la venta de armas no se va a anular, una posición distinta a la que defendía el PSOE cuando estaba en la oposición.

Para ello, los independentistas han presentado en esta ocasión un texto en el que se exige al Gobierno "suspender inmediatamente las exportaciones de material de defensa, el otro material o los productos y tecnologías de doble uso de armas a Arabia Saudí". La iniciativa podría entrar a ser debatida en la próxima Comisión de Defensa.

La diputada Míriam Nogueras (PDeCat) confirma a Público que esta PNL se basa en otra, aprobada el pasado mes de febrero de este mismo año con los votos del PSOE —entonces, en la oposición—, y que instaba al Gobierno a "denegar las exportaciones de material de defensa, otro material y productos y tecnologías de doble uso a países en los que pudieran ser utilizados para la comisión de violaciones de los Derechos Humanos o del Derecho Internacional".

"Nosotros teníamos la intención de presentar esta iniciativa antes del debate sobre el asunto que tuvo lugar hace dos semanas", comenta por teléfono la mencionada diputada, a quien le llama mucho la atención que el argumentario de los socialistas para continuar con la venta de armamento a Arabia Saudí sea la defensa de los trabajadores de Navantia. "Queremos poner al Gobierno socialista delante del espejo", afirma.

"Para mí esto es un ejemplo de la incapacidad de cualquier gobierno al frente del Estado español para reinventarse, para abordar una reconversión industrial", afirma esta diputada, que añade: "Para mí, que la excusa para no dejar de vender armas a países que están denunciados por no respetar los derechos humanos sea mantener los trabajos de la industria bélica es terrorífico".

"Por cosas así es por las que estamos apostando por una república independiente del Estado español"

"Al final, pensamos que existe un fondo negro de intereses que es más fuerte que la voluntad política de cambiar el país y, en la medida que podamos, mejorar el mundo, y cualquier excusa que se ponga encima de la mesa nos parece poco creíble", comenta Nogueras, que concluye: "Por cosas así es por las que estamos apostando por una república independiente del Estado español".

Las ventas seguirán

Pese a la presión social para que terminen la venta de armas a Riad, el Gobierno ya ha expresado en varias ocasiones su postura respecto de la trasferencia de armas y material de doble uso a dicho régimen. Las ventas proseguirán. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha declarado que en este caso "prioriza" las relaciones con Arabia Saudí y los puestos de trabajo de Navantia. Lo hizo en la propia Cámara Baja y lo hizo anteriormente en televisión.

Todo ello después de que el propio Ejecutivo forzase una rectificación de las postura de la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien a principios del mes de septiembre había anunciado la paralización de la venta de 400 bombas de precisión láser del Ejército español que podrían ser utilizadas para bombardear Yemen. Finalmente esa venta y posterior envío sí tuvieron lugar, y la propia Robles tuvo que desvincular ese contrato de las cinco corbetas que fabricará Navantia para el reino saudí.

La venta de armamento ha provocado ya varias protestas por parte de partidos de la oposición debido a que Arabia Saudí es un país inmerso en una ofensiva en Yemen en la que ha sido acusado de violaciones de los derechos humanos por los ataques contra población civil. Sin embargo, el Gobierno ha asegurado reiteradamente que "no tiene conocimiento" de que material de defensa exportado por España haya sido utilizado en esta guerra.

El espinoso asunto de las relaciones bilaterales entre España y Arabia Saudí, por tanto, continúa encima de la mesa de la agenda pública. Y el reciente escándalo por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul hizo arreciar las críticas de Unidos Podemos y de los independentistas, así como de las principales ONG, a la venta de armamento. La propia Eurocámara también insta a los Gobiernos a dejar de vender armas no sólo a Riad, sino a todos los países involucrados en el conflicto de Yemen

Desde hace un tiempo, un nutrido número de organizaciones civiles unidas por el control de la venta de armas vienen alertando de que, con las normas internacionales de derecho Humanitario en la mano, el Gobierno se está arriesgando a terminar siendo cómplice de crímenes de guerra, hecho que también valora esta última PNL registrada en el Congreso.

BOCG-12-D-445 by Público.es on Scribd

Más noticias en Política y Sociedad